Secciones
ramos mejía

El delincuente que mató al kiosquero le suplicó al fiscal: "¡No me pida la perpetua, por favor!"

La causa quedó a cargo del fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) Temática de Homicidios del Departamento Judicial La Matanza.

El crimen de Roberto Sabo, el kiosquero de 45 años asesinado de al menos seis disparos por una pareja de delincuentes armados que intentó robar en su comercio de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, sigue dando que hablar. Por el homicidio fueron detenidos Leonardo Daniel Suárez, quien estuvo seis años preso por robo y salió en libertad en agosto de 2020,y una adolescente de 15 años, de quien se reserva su identidad por ser menor de edad.

El hombre de 30 años cumplió una pena de seis años por el delito de "robo por escalamiento" en la Unidad 19 del Penal de Ezeiza, del Servicio Penitenciario Federal: ingresó al penal el 16 de noviembre de 2014 y egresó el 13 de agosto de 2020, tras cumplir la condena. Suárez quedó acusado de homicidio en ocasión de robo y, esta tarde, se negó a declarar ante el fiscal de la causa, Federico Medone. "No me pida la perpetua, por favor. Me quiero morir", le suplicó el delincuente.

 

El fiscal Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza lo imputó por "homicidio agravado criminis causae y por el arma", "robo calificado -dos hechos-", "hurto de vehículo", "portación ilegal de arma de fuego de uso civil", todo ello "agravado por la participación de un menor", un delito que prevé la pena máxima. Mientras tanto, permanecerá detenido a la espera de que avance la investigación.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Mientras tanto, la joven de 15 años -quien aparentemente sería la pareja de Suárez- fue trasladada a un instituto de menores con una medida de seguridad debido a que por su edad es inimputable. Sabo fue atacado por ambos durante un asalto en su comercio de avenida de Mayo y Alvarado, en la zona comercial de la citada localidad del partido de La Matanza.

 

Tanto Suárez como la adolescente de 15 años escaparon en un Ford Focus color negro que instantes antes habían robado a mano armada a un remisero que se encontraba por la zona, hecho por el que también están acusados en el marco de una causa que lleva adelante el fiscal de La Matanza, Pablo Insúa, alrededor de las 14 del domingo. Un testigo fue quien alertó a la Policía cuando el asesino salió del local y se fugó con su cómplice en el auto.

En medio de la huida, chocaron contra un árbol en el cruce de las calles Saavedra y Alvear e ingresaron a un supermercado para perder a la Policía: simularon hacer unas compras e intentaron cambiarse la vestimenta para no ser reconocidos. De allí, ambos huyeron en una moto robada a un repartidor, aunque fueron alcanzados por los efectivos de la comisaría 2da. de Ramos Mejía en avenida de Mayo y Rivadavia.

Al ser detenidos, los agentes secuestraron cinco teléfonos celulares, dinero en efectivo, un revólver calibre 22 con cuatro vainas intactas y una servida. Ayer por la tarde, tras conocerse el crimen del comerciante, un grupo de vecinos se concentró frente a la comisaría de Ramos Mejía para pedir justicia y más seguridad en la zona. Pedro Sabo, padre de Roberto, aseguró que “le arruinaron la vida” a él y a su familia, y pidió que los delincuentes “no salgan más”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!