Secciones
Policiales

El desgarrador relato del abuelo de Lucio: “Tenía quemaduras de cigarrillos y estaba todo desfigurado”

Entre lágrimas, Ramón Dupuy también contó: "Lucio era un ángel, era abrazos, besos, dulzura, besos. Que cambien las leyes, que no haya más chicos muertos".

El asesinato de Lucio Dupuy, un nene de cinco años, a manos de su madre en Santa Rosa, La Pampa, conmueve a todo el país. Mucho más aún cuando sus familiares comenzaron a contar el calvario que vivió el pequeño, las denuncias constantes de los vecinos que escuchaban el llanto y el desinterés de la Justicia ante los pedidos del papá del pequeño para que le otorgaran la tenencia. 

 

En este momento, la mamá del nene, Magdalena Espósito Valiente (24), y su novia, Abigail Páez (27)se encuentran detenidas por el homicidio del chiquito. Durante las últimas horas hubo marchas para pedir justicia, al tiempo que su familia pudo despedir al pequeño en el cementerio. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Tras una marcha con incidentes en el que destruyeron tres patrulleros, rompieron la comisaría y fueron detenidas 10 personas, la Justicia de la Pampa trasladó a Espósito y a Páez al Complejo Penitenciario I en San  Luis. 

 

En tanto, el abuelo de Lucio relató que su hijo, Chistian, el papá del nene, había hecho varias denuncias en la Justicia porque había visto signos de malos tratos en el cuerpo del chiquito. Pero no tuvieron respuesta. En una entrevista, Ramón Dupuy afirmó: "Me desperté pensando que era un sueño... Es muy triste todo esto para nuestra familia".

 

Y continuó sobre el comportamiento de la madre de Lucio durante los últimos años: "La relación con la madre era pura y exclusivamente económica. Mi hijo o nosotros teníamos que depositar para que nos dejara ver al nene". 

 

En ese sentido, Dupuy explicó que el padre de Lucio no tenía ningún derecho sobre el nene. "No había régimen de visitas. Hicieron un acuerdo a través de abogados donde Christian tenía que depositar y siempre depositaba mucho más de lo que estaba acordado, están los comprobantes de todo", relató.

 

Y agregó que, desde hace tiempo, la madre del nene, que enfrenta una causa por homicidio simple agravada por el vínculo, no quería vivir más con Lucio., “Ella había quedado con mi hijo que no lo quería tener más porque el nene era muy demandante, no la dejaba vivir en paz y ella no podía salir ni divertirse", relató el abuelo.

 

En tanto, sobre todas las denuncias que la familia paterna hizo en la Justicia de familia, explicó: "Hicimos exposiciones, pero nunca fuimos escuchados. Ella se junta con una mujer y ahí empieza todo el calvario. Cuando ella se deshizo del nene se lo dio a mi hijo mayor. Una vez me dijo: 'antes de dártelo a vos, lo mató', y lo mató".

 

También contó que él quiso hacerse cargo del nene porque a su ex nuera no le importaba el bienestar del chiquito. "Yo le rogaba que me lo dejara para criarlo. Venía golpeado. Una vez vino con un chichón enorme en la cabeza y nos dijo que justo se había caído en la terminal, pero era de tres o cuatro días atrás".

 

Y el abuelo de Lucio recordó, en shock y en un llanto que no encuentra consuelo por estar horas: "Hablé con un abogado, con un juez, les pedí que no me lo saquen, porque ese nene termina mal, muerto o vendiendo cosas en la calle, y me lo trajeron muerto".

 

Además, habló sobre los maltratos constantes a los que era sometido el nene por parte de su madre y de la novia: "Lo tenían encerrado dos o tres días y luego lo desnudaban y sacaban afuera de la casa”.

 

Y en llanto, dijo sobre el estado del nene:  “Cuando nos entregaron el cuerpo vimos todo. Lucio tenía quemaduras de cigarrillos, pisaduras de zapatillas por todos lados y estaba todo desfigurado. Lucio era un ángel, era abrazos, besos, dulzura, besos. Que cambien las leyes, que no haya más chicos muertos".

 

Por su parte, el médico forense Juan Carlos Toulouse, que fue quien realizó la autopsia, confirmó que Lucio tenía cicatrices y lesiones de vieja data, además de las recientes y remarcó la brutalidad de la violencia con la que fue asesinado: “No hablo de todo lo que tenía por respeto al nene y a la familia pero tengo 27 años de forense y 5 años en La Plata, he visto nenes y traumatismos, pero esto así no lo vi nunca”.

 

Y agregó: “Tiene cicatrices antiguas que es imposible determinar de hace cuánto. Este nivel de golpes y ensañamiento no lo vi nunca. Eran evidentes las lesiones, yo creo que alguien lo tiene que haber visto andando o por la calle y podía darse cuenta. No murió por un solo golpe sino que recibió muchos y de manera seguida”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!