Secciones
Policiales

El dolor del padre de una de las víctimas del choque en Tigre: "Está todo perdonado"

El conductor dio positivo al test de alcoholemia con 1,39 grados de alcohol en sangre y fue imputado por doble homicidio simple.

El pasado lunes, Joaquín Duhalde Bisi, el conductor de 19 años que en estado de ebriedad chocó el Audi A4 color gris, durante la madrugada del domingo, se negó a declarar al ser indagado por el fiscal de Rincón de Milberg, Sebastián Fitipaldi, quien pidió elevar la carátula a homicidio con dolo eventual, que tiene penas de hasta 25 años de prisión.

Durante la madrugada del domingo, un Audi A4  en el que iban cuatro adolescentes, de entre 18 y 19 años, impactó contra una columna metálica mientras viajaba a gran velocidad por Los Remeros y Avenida Santa María, de Rincón de Milberg, en Tigre. Como resultado del brutal impacto, dos jóvenes, Franco Rossi y Joaquín Alimonda, murieron en el acto, mientras que el conductor y un cuarto ocupante fueron hospitalizados.

El fiscal le formuló una imputación alternativa por "doble homicidio simple con dolo eventual" (con pena de 8 a 25 años) y subsidiariamente por "doble homicidio culposo agravado" (de 3 a 6 años). Para fundamentar la calificación más grave, argumentó la alcoholemia de 1.39 que registraba el conductor tras el accidente, el exceso de velocidad y la pluralidad de víctimas.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Desde la izquierda. Mateo "Colo" Lezama, quien sobrevivió al accidente, junto a Franco Rossi uno de los dos fallecidos.

En el interrogatorio previo a la indagatoria, el acusado contó que hace unos meses le retuvieron la licencia de conducir por circular sin VTV en otro vehículo. Al mismo tiempo, fuentes del caso advirtieron que "el imputado permanecerá detenido en el Destacamento de Rincón de Milberg", de la localidad bonaerense de Tigre.

Guillermo Rossi y su hijo, Franco.

El joven es hijo es Martín Duhalde, un reconocido cirujano, quien se desempeña como subdirector médico del Sanatorio San Lucas y jefe de Cirugía del Hospital Central de San Isidro. Del siniestro solo se salvaron el conductor y otro de los ocupantes, Mateo Lezama, también de 18 años, quienes sólo sufrieron heridas leves. Los cuatro jóvenes eran amigos desde el secundario.

Guillermo Rossi, padre de Franco, una de las víctimas, había pedido en Twitter que respeten el dolor de su familia y aseguró que su hijo no era el que manejaba. "Me están pegando como si los cuatro que viajaban eran asesinos o violadores. Mi vida se apaga", remarcó en las redes sociales el hombre que, desde el domingo, pide respeto ante los insultos y recriminaciones de algunos usuarios.

Según contó, Duhalde, el padre del conductor, lo llamó para, de alguna manera, disculparse por lo ocurrido, y Guillermo le aseguró que está "todo perdonado". “Hoy me llamó el padre del que manejaba y sólo le dije que cuide a su hijo hasta el último día. No tengo rencor. Es más, pido que salga. No era un mal pibe, tiene mi perdón. Ya está todo perdonado, eran amigos y no tengo ningún rencor”, detalló.

Su hijo Franco descansa en el Jardín de Paz y durante la ceremonia se hicieron presentes los padres del conductor. "Yo no lo pude ver. Seguramente mañana o pasado iré a su casa para apoyarlo. Su hijo está desconsolado y yo por él. Eran amigos, muy amigos. Nada de lo que ocurrió es culpa de nadie. Su padre vino al entierro a pedirnos su perdón y el mío ya lo tiene”, le aclaró a un usuario, que insultó al joven detenido.

En ese sentido, explicó que los cuatro amigos, y un quinto que no estaba en el vehículo, se habían juntado a jugar "al ping-pong" en la casa de uno de ellos. "El último mensaje con él y su madre fue una hora antes de la tragedia. Le dijo que lo pasaba a buscar, Franchu le dijo ‘no, me lleva Joaco’. No le tengo rencor, solo pasó. Lamento el escrache, mi hijo no tenía alcohol en sangre. Manchan su memoria”, concluyó.

El conductor Joaquín Duhalde Bisi.

Este lunes se conocieron los videos de las cámaras de seguridad del Municipio de Tigre donde se ve cómo el auto de alta gama circulaba a gran velocidad e impactó contra un guardarrail, primero, y continuó zigzagueando hasta impactar contra una columna metálica. Las protecciones de la banquina fueron arrancadas, al igual que una de las estructuras de la cartelería vial que quedó derrumbada sobre el asfalto.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!