Secciones
Policiales

El padre de Lucas, tras la condena al policía que mató a su hijo: “Otra vez la impunidad reina”

La autopsia confirmó que el disparo ingresó por el tórax y salió por la espalda.

La semana pasada, los ex policías Cintia Duarte y Ezequiel Benítez habían sido declarados culpables de homicidio en exceso del cumplimiento del deber por el asesinato de Lucas Verón durante la madrugada del 10 de julio del 2020 en la localidad de González Catán. Aquel día, la víctima se encontraba celebrando su cumpleaños y salió con su moto en compañía de un amigo, Marco Gonzalo Aguirre, a comprar una gaseosa en un kiosco cercano. 

Como no había nada abierto por el Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio (Aspo) por la pandemia de coronavirus, ambos decidieron regresar a la casa de Lucas. Ese momento se encontraron con un patrullero con las sirenas y luces apagadas que, según el joven que sobrevivió, los "quiso chocar". "No nos dieron una orden de alto, nos asustamos y aceleró, era la primera vez que nos pasó algo así", contó Aguirre en el debate.

Y siguió: "Nos subimos a la vereda y el patrullero nos persiguió tirando cuatro tiros". Según le explicó al jurado, primero hubo dos disparos y luego otros dos cuando cayeron de la moto. Según consta en la investigación, el patrullero impactó por detrás a la moto en la que iban los jóvenes. Tras el impacto, los adolescentes cayeron al piso y comenzaron a correr en dirección a la casa de Lucas.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

El policía Benítez, quien iba manejando, descendió del vehículo y efectuó entre dos y cuatro disparos con su arma reglamentaria, uno de los cuales impactó en la víctima. Lucas continuó corriendo, pero a unos 20 metros del lugar cayó al piso gravemente herido. Su amigo fue a avisarle a la familia de la víctima, que vivía a una cuadra y media del lugar, quienes lo llevaron al hospital, donde finalmente falleció.

La autopsia confirmó que el disparo ingresó por el tórax y salió por la espalda. Las detenciones de los policías se concretaron horas después del crimen de Verón y los peritos balísticos realizaron un cotejo de las dos pistolas 9 milímetros de los acusados con las dos vainas servidas secuestradas en la escena del crimen y que el mismo dio resultado positivo con el arma de Benítez.

De acuerdo a los médicos forenses de la Morgue Judicial de Lomas de Zamora, no se pudo obtener un proyectil o plomo del cuerpo de la víctima para sumarlo al cotejo balístico ya que el tiro atravesó al chico de adelante hacia atrás, con orificio de entrada en el tórax y de salida en la espalda. Los efectivos fueron imputados del "homicidio agravado por su condición de funcionarios policiales y por el uso de arma de fuego". 

La Comisión Provincial por la Memoria (CPM) pidió iniciar una investigación penal contra el fiscal original de la causa, Juan Pablo Tahtagian, quien fue apartado de la investigación luego de que los padres de Lucas lo acusaran de haber "apretado" junto a la Policía a un testigo para que dijera que el crimen del joven fue tras un robo. Ese testigo era el amigo que acompañaba a Lucas en la moto cuando fueron perseguidos por los policías.

 

Según la CPM, el adolescente fue "hostigado y amenazado" en una comisaría por compañeros de la fuerza de los imputados, ante la presencia del fiscal Tahtagian. El juez técnico del Tribunal Oral en lo Criminal N° 4 del Departamento Judicial de La Matanza, Gerardo Gayol, condenó a 21 años y 8 meses de prisión a Benítez luego de que un jurado popular lo declarara culpable por matar en exceso del cumplimiento de sus funciones a Verón.

Además, el juez le aplicó 4 años de cárcel a la otra policía que llegó al juicio por jurados solo por el homicidio de Verón en exceso del cumplimiento del deber. Durante la audiencia, Gayol explicó que en el fallo no advirtió ninguno de los atenuantes que habían pedido las defensas oficiales, tales como la ausencia de antecedentes penales, la edad de Duarte o los hijos que tienen en común ambos acusados, a quienes criticó su "desprecio en el actuar".

El juez señaló que la "conducta" de los ahora condenados que "huyeron del lugar" o "engañaron a sus superiores" sobre el hecho ocurrido constituían un "potenciante de pena". De esta manera, el magistrado condenó a 21 años y 8 meses de prisión a Benítez por ser "coautor de un homicidio en exceso del cumplimiento del deber" y "coautor de una tentativa de homicidio calificada" de Aguirre, todo ello en "concurso real".

 

Mientras que a Duarte le aplicó la pena de 4 años de cárcel como "coautora de un homicidio en exceso del cumplimiento del deber", tal lo había decidido el jurado popular la semana pasada. Cristian Verón, padre de Lucas, se mostró disconforme y aseguró estar “desilusionado con la Justicia”. Además, manifestó que “otra vez la impunidad reina” tras conocer la pena de 21 años y cuatro meses de prisión para el policía que mató a su hijo.

El hombre se manifestó “en total disconformidad” con la sentencia dictada por el juez Gayol. “A ella (Cintia Duarte) solamente la sentenciaron a cuatro años, ya tiene dos de hecho, así que en dos años está en la calle. A él (Ezequiel Benítez) le dieron 21 años y cuatro meses, ya lleva dos (preso), así que le quedan 19 años, con cincuentipiquito (Sic) de años sale, está en la calle de vuelta”, afirmó poco después de conocer el veredicto. 

En ese sentido, Cristian añadió: “Si antes estaba desilusionado con la Justicia, hoy más que nunca. Es un desastre, la verdad que no comprendo y no voy a comprender nunca”.“Estamos totalmente desilusionados, otra vez la impunidad reina sobre todos nosotros. Acá estamos con Graciela (mamá de Lucas), tratando de recuperar fuerzas y todavía no podemos caer”, concluyó el padre de la víctima. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!