Secciones
Córdoba

Evalúan agravar la situación de la madre y el padrastro del nene asesinado a golpes

El menor había ingresado al hospital sufriendo convulsiones y con una lesión cerebral grave, por lo que se ordenó la detención de su mamá y el novio de ella. 

El pasado jueves, 48 horas antes de Navidad, falleció en el Hospital de Niños la Santísima Trinidad de la ciudad de Córdoba Emiliano Messa, el pequeño de tan solo dos años, por un supuesto “accidente doméstico”. El menor llegó al nosocomio sufriendo convulsiones y con una lesión cerebral grave, razón por la cual se ordenó la detención de su mamá Ana Yael Piedra, de 28 años, y el novio de ella, Jonathan Marcelo Fernández, de 26.

El fiscal de Instrucción del Tercer Turno, René Bosio, los imputó como presuntos autores de "lesiones gravísimas calificadas" contra el pequeño en la casa que compartía con su madre ubicada Colombia 924, en barrio Roque Sáenz Peña. “Llegó la noticia que nunca uno quiere saber. Escuchar a un hermano que te diga ME LO MATARON es lo peor que escuché en mi vida”, escribió su tía Natalia, hermana de José Luis Messa -el padre de la víctima- en Facebook.

Y agregó: “Emi nos dejaste con el alma destrozada y una familia arruinada. Vuela alto, muy alto y como dice Axel allá te va a estar esperando su papá Luis para cuidarte. Nada nos lo va a devolver, lo único que pido es que la justicia se encargue de hacer pagar a la o las personas responsables de que hoy ya no estés más con nosotros. ¡¡¡¡Te amamos mucho!!!!”. El fiscal Bosio está a la espera de la autopsia para acusarlos por delito de homicidio agravado por el vínculo.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Todo ocurrió el martes de la semana pasada. Las primeras versiones señalaron que Emiliano estaba al cuidado de su padrastro y fue ingresado en el Hospital Pasteur de Villa María, según indicaron su madre y la pareja de ella, por un supuesto accidente doméstico. A pesar de esto,  los investigadores aún no descartan responsabilidades en el crimen, por acción u omisión.

Por la gravedad de las lesiones del nene de dos años, los médicos optaron derivaron con urgencia al Hospital de Niños de la Santísima Trinidad, en la capital provincial. El informe que elaboró la Unidad Interdisciplinaria de Atención a la Violencia Infantil sostuvo que tanto su madre como el padrastro del menor dieron “un relato inverosímil y discordante” y que de ninguna manera justificaba las múltiples lesiones que tenía el niño.

Ese análisis señala que el maltrato fue “físico” y “grave” y que el pequeño sufrió un “traumatismo encefálico abusivo”. Analía Stadelman, la jefa de Pediatría del Hospital Pasteur de Villa María, contó que el nene “llegó en condición crítica, con convulsiones”, y una “lesión cerebral”, por lo que recibió asistencia inmediata, intubación y todo el tratamiento que intentó disminuir el edema en el cerebro. Finalmente, falleció al presentar muerte cerebral.

De acuerdo con la profesional, los pediatras dialogaron con "los padres" y en este relato "había una disociación con la causa que había originado la condición en la que llegó el niño". "Posteriormente eso se corrobora con la magnitud de lo que había en la tomografía”, agregó Stadelman, que confirmó que había importantes sospechas de maltrato infantil. Lo que originó la imputación y posterior detención de sus cuidadores.

Este lunes por la tarde, el fiscal Bosio le tomará declaración a José, el padre biológico del menor, que ayer prestó autorización para la donación de los órganos de su hijo. Los dos detenidos, en tanto, fueron trasladados  a un establecimiento penitenciario en Villa María. El fiscal aguarda los resultados de la autopsia y otros  peritajes médicos para conocer el tenor del maltrato al que fue sometido el nene y poder definir una imputación más grave.

 

La conclusión a la que arribaron los peritos médicos señala puntualmente que se “sospecha de maltrato infantil”, sobre todo por “el relato inverosímil y discordante” de Piedra y Fernández, “que no permitiría justificar la multiplicidad de las lesiones y la evolución de las mismas”, que se observaron en el niño. Se precisó que “el examen de fondo de ojos (realizado al menor) es revelador de hemorragias retinarias bilaterales en distintos estadios evolutivos”.

Además, el informe añadió que este examen permitió concluir, “en forma inequívoca”, que las lesiones fueron causadas en manera “no accidental”, por lo que se concluyó que todo fue producto “de maltrato infantil mediante la modalidad ‘física grave’, (que incluye) traumatismo encefálico abusivo, psicológico”, como así también “grave negligencia en el cuidado, existiendo alto riesgo de muerte”, episodio que finalmente ocurrió durante la víspera.

Se pudo saber, además, que el pequeño Emiliano, desde el momento que fue llevado al hospital “se hallaba con muerte cerebral”. El caso comenzó a ser investigado el miércoles pasado cuando, a las 14, ingresó a la Unidad Judicial la denuncia formulada por un familiar indirecto del nene, el cual contó que el menor había sido trasladado al Hospital Regional Pasteur de Villa María a raíz de un presunto “accidente hogareño” cuando se hallaba “al cuidado de la pareja de su progenitora”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!