Secciones
Dolor y bronca

El horror de la pornovenganza: murió la mujer policía que se disparó en la cabeza luego de que su ex viralizara un video íntimo

La joven de 26 años estuvo internada una semana, pero los médicos no pudieron salvarla.

Belén San Román, la joven policía de 26 años que se disparó en la cabeza después de que su ex viralizara imágenes y videos sexuales de ella en las redes sociales, murió en las últimas horas producto del impacto de bala.

Belén era madre de dos hijos y pertenecía al Comando de Patrullas Rural de la localidad de Bragado. El 30 de noviembre pasado se se pegó un tiro en la cabeza y al cabo de una agonía de varios días, finalmente falleció en las últimas horas en el hospital municipal San Luis.

Murió la policía que se quitó la vida luego de que su ex difundiera imágenes íntimas.

Según contó la familia de la joven, Belén se desempeñaba hacía pocos días en el Comando de Patrullas Rural, cuando su ex pareja, Tobías Villarruel, viralizó un video y fotos íntimas de ella para extorsionarla, motivo por el que Asuntos Internos de la Policía le abrió un sumario a ella.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La difusión del material con contenido explícito de la víctima hizo que ella tomara la drástica decisión de dispararse en la cabeza, algo que le comunicó a algunos de sus compañeros por mensaje antes de apretar el gatillo.

Preocupados, estos colegas que recibieron el aviso fueron a buscarla, y la encontraron desvanecida en su casa, por lo que la trasladaron de urgencia al Hospital Municipal San Luis, donde llegó con signos vitales débiles.

En base a lo informado por el medio La Razón de Chivilcoy, la ex pareja de la víctima se encontraba detenido al momento del hecho, ya que había sido denunciado en 2017 por el robo cometido a un una vecina de esa ciudad cuando tenía 21 años. En el 2018 también fue acusado de participar en el asalto a una panadería, y finalmente tras escapar, quedó aprehendido.

La joven estuvo internada una semana.

Graciela Álvarez, la mamá de la policía que murió, denunció en su cuenta de Facebook que había sido Villarruel el que viralizó las fotos y videos de su hija, con el fin de hostigarla y amenazarla.

En ese posteo, Álvarez contó que Belén tenía “dos pequeños hijos" que amaba con todo su ser, al igual que su trabajo. “Tan culpable esta lacra, como todos aquellos que viralizaron. El ser humano es la peor de las especies en este mundo enfermo. Ojalá sus sucias conciencias no los dejen vivir en paz”, sostuvo.

Luego de la muerte de la joven, familiares y allegados de Belén San Román participaron de una marcha junto a un colectivo feminista para exigir el urgente tratamiento de un proyecto de ley que propone penar la difusión de material no consentido de desnudez, sexual o erótico.

El acusado de haber difundido el material se encuentra detenido.

Por este motivo, iniciaron una campaña para pedirle a la presidenta de la Comisión de legislación penal de Diputados, Ana Carolina Gaillard, que de tratamiento urgente al proyecto de ley contra la “pornovenganza”, que cuenta con media sanción en el Senado desde julio pasado.

La iniciativa, cuya autora es la senadora santiagueña Claudia Ledesma Abdala, modifica los artículos 155 y 169 del Código Penal, y propone penar la difusión de contenidos no consentidos de desnudez, sexual o erótico, incluso si se han obtenido con autorización de la víctima.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!