Secciones
Policiales

Las imágenes de la masacre en la cárcel de San Pedro que terminó con decapitados e incinerados

Los presos acusados como responsables de la masacre en el penal de San Pedro fueron sentenciados a 40, 35 y 25 años de cárcel.

Finalmente un tribunal de sentencia de Paraguay condenó a 24 presuntos integrantes del grupo brasileño criminal Primer Comando Capital (PCC) por la masacre, tortura y muerte de diez reos del clan Rotela, vinculados al narcotráfico en el país, durante una riña ocurrida en 2019 en la cárcel de San Pedro de Ycuamandyyu. Los jueces Guido Marecos, Agapito Núñez y Karina Von Trumpling de Sosa, del tribunal de sentencia de la circunscripción judicial de San Pedro, dieron a conocer su decisión durante una audiencia en la Agrupación Especializada, una dependencia de la Policía Nacional, bajo una fuerte custodia policial.

En ese contexto, el tribunal condenó a 11 de los procesados a 30 años de prisión, más diez años como medida de seguridad, bajo cargos de tentativa de homicidio doloso agravado y motín de internos en grado de coautoría. Al menos otros seis acusados más fueron sentenciados a 20 años de prisión, más cinco años como medida de seguridad, tras ser considerados cómplices y coautores del motín.

El resto de los reos recibió una pena de cinco años de cárcel, acusados de motín. El 16 junio de 2019 fueron asesinados diez reclusos en un enfrentamiento entre miembros de grupos rivales en la cárcel paraguaya de San Pedro de Ycuamandyyu, en el departamento de San Pedro. Seis de los diez, fueron además torturados y decapitados, tres incinerados y otro asesinado con un arma blanca, de acuerdo a los datos de la causa. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Por aquel entonces había trascendido que los altercados dejaron varios heridos que habían sido trasladados al hospital de San Pedro, centro que fue desalojado para evitar complicaciones y más daños, ya que no se descartaba que las bandas quisieran rescatar a sus integrantes. La lucha entre reclusos del PCC y el clan Rotela, vinculado al narcotráfico, fue controlada horas después por la Policía Nacional, pero ya era tarde.

La presencia de estos criminales en los penales paraguayos ya había impulsado al Gobierno local a agilizar las expulsiones y los procesos de extradición a los países en los que eran requeridos por la Justicia. Ambos grupos operan en Paraguay, especialmente en las zonas fronterizas con Brasil, como la ciudad de Pedro Juan Caballero, donde controlan el tráfico de drogas.

Por esa razón, las autoridades habían incrementado su política de expulsiones a partir de noviembre de 2018 después de que el narcotraficante brasileño Marcelo Pinheiro, alias 'Piloto', del Comando Vermelho, asesinara a una mujer que lo visitó en su celda con el fin de evitar su extradición a Brasil. También expulsó a Brasil a cabecillas del PCC, como Thiago Ximenez, alias "Matrix", detenido en marzo de 2019 tras fugarse de un cuartel de Asunción.

 

Las autoridades paraguayas calculan que unos 400 integrantes de grupos criminales brasileños cumplen condena en Paraguay. Ante esta situación y al auge de los motines en los penales, el Gobierno dispuso la movilización de unidades de las Fuerzas Armadas para reforzar el perímetro de las prisiones del país. “Es la coronación de un titánico trabajo del Ministerio Público", sostuvo el fiscal Alejandro Cardozo tras la condena a los reos por el sangriento motín.

 

El funcionario se declaró satisfecho de que se alcanzaran “ejemplares condenas” en este caso. “Es la coronación de un titánico trabajo del Ministerio Público, conjuntamente con todos los colaboradores”, señaló sobre el juicio oral que se inició en mayo pasado y finalizó la semana pasada. Por su parte, la abogada Rossana Díaz, una de las defensoras, dijo que existe una “cantidad de nulidades” en el caso y consideró que “no hubo una defensa técnica real y efectiva”. "Acá desde un principio no se buscó quién era el autor del hecho, acá ellos fueron condenados por ser miembros del PCC”, agregó Díaz, quien se dijo dispuesta a acudir incluso a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

 

 

Los procesados son Fredy González Delvalle, Óscar Diosnel Villalba Bobadilla, Vagner Alexandre Knorst, Leonardo Alfonzo López Carballo, Lorenzo Benítez Sosa, Júnior Rolando Báez Garcete, Cristóbal Gamarra Martínez, Eligio García, Odair Mateus Cardoso, Celso Luis Alvarenga y Blas Antonio Villalba Sosa. También Edilson Silva da Cruz, David Andi Izquierdo Ibacache, Jorge David Centurión, Víctor Manuel Roa, Armando Cáceres Cañete, Ronaldo César Dos Santos, Roger Darío Delgado Molina, Hugo Vera Benítez, Christian Mareco, Andrés Rafael Escurra Mancuello, Hugo Ramón Pizzurno, Nicolás Salvador Muños Ramírez y Arturo Emanuel Ávalos López.

 

Durante el juicio, los fiscales mostraron videos que filmaron los propios presos durante los incidentes. Así fue como identificaron a Roger Darío Delgado Molina, quien aparece en la filmación gritando: "¡Acá no hay clan Rotela, acá manda el PCC en San Pedro! ¡El PCC! ¡El PCC!". Delgado Molina fue uno de los condenados a 40 años de prisión, mientras que otros reclusos recibieron 35 y 25 años de prisión, dependiendo de su participación en los hechos.

El Clan Rotela es liderado por Armando Rotela, y es uno de los líderes del tráfico de drogas en Asunción y en el resto de las ciudades del interior del Paraguay. Mientras que el PCC es la sigla de "Primer Comando de la Capital", una organización criminal dedicada al tráfico de armas, que tiene su origen en Brasil y que se ha diversificado a otros países de Sudamérica. En las imágenes divulgadas se puede ver cómo prender fuego a una de las víctimas.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!