Secciones
Policiales

El kiosquero fue asesinado de tres disparos, todos a quemarropa en el pecho: le perforaron el corazón

El kiosquero recibió tres disparos a quemarropa en el tórax que le perforaron ambos pulmones y el corazón.

Roberto Sabo, el kiosquero de 48 años asesinado por una pareja de delincuentes armados que intentó robar en su comercio de la localidad bonaerense de Ramos Mejía, recibió tres disparos a quemarropa en el tórax que le provocaron la muerte. “No quiere decir que los impactos hayan quedados alojados, sino que pueden tener orificio de entrada o salida. Todos los impactos fueron en la zona del tórax”, aclaró una fuentes judicial.

Según el resultado preliminar de autopsia, Sabo fue asesinado de tres balazos, a corta distancia y con un calibre .22: se hallaron seis orificios causados por tres disparos, todos en el pecho, que le perforaron ambos pulmones y el corazón. El fiscal Federico Medone, de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) de Homicidios de La Matanza, aguardaba la conclusión de la autopsia para agregar al expediente y avanzar con el pedido de prisión preventiva de Leandro Suárez.

Fuentes cercanas al fiscal afirman que “el caso está prácticamente cerrado”, ya que se reúnen todos los elementos para requerir la elevación a juicio de la causa en tiempo récord. Suárez fue indagado el lunes por el delito de "homicidio criminis causa agravado por el uso de arma de fuego" y también por "robo calificado -dos hechos-, hurto de vehículo, portación ilegal de arma de fuego de uso civil, portación ilegal de arma de guerra".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Todo esto, claro está, agravado por la "participación de un menor de edad". Cabe recordar que por el asesinato de Sabo también fue detenida una adolescente de 15 años, de quien se reserva su identidad por ser menor de edad. Tras cometer el crimen, ambos escaparon en un Ford Focus color negro que instantes antes habían robado a mano armada a un remisero que se encontraba por la zona.

 

 

En medio de la huida, chocaron contra un árbol en el cruce de las calles Saavedra y Alvear e ingresaron a un supermercado para perder a la Policía: simularon hacer unas compras e intentaron cambiarse la vestimenta para no ser reconocidos. De allí, ambos huyeron en una moto robada a un repartidor, aunque fueron alcanzados por los efectivos de la comisaría 2da. de Ramos Mejía en avenida de Mayo y Rivadavia.

Suárez cumplió una pena de seis años por el delito de "robo por escalamiento" en la Unidad 19 del Penal de Ezeiza, del Servicio Penitenciario Federal: ingresó al penal el 16 de noviembre de 2014 y egresó el 13 de agosto de 2020, tras cumplir la condena. “Por favor, no me pidan la prisión perpetua. Me quiero morir”, fueron las palabras que utilizó el acusado en su indagatoria ante el fiscal Medone.

Tras negarse a declarar, el juez de Garantías 5 de La Matanza, Gustavo Banco, ordenó que el acusado siga formalmente detenido por todos esos delitos. A su vez, la jefa de todos los fiscales de La Matanza, la fiscal general Patricia Ochoa, contó que en poder del acusado se secuestraron una pistola .765 semiautomática con la "numeración suprimida" y un revólver Italo calibre .22, con el que disparó contra el comerciante.

 

Por su parte, la adolescente de 15 años quedó a disposición del fiscal Pablo Insúa, del Fuero de Responsabilidad Penal Juvenil del mismo Departamento Judicial. A pedido del fiscal, el juez de garantías del Joven, Gustavo Indovino, dispuso que la chica quede alojada en el Instituto Centro de Admisión y Derivación de Jóvenes de San Martín como medida de seguridad ya que, por su edad, es inimputable y se le aplica un encierro preventivo por cuestiones de peligrosidad.

Pedro Sabo, padre de la víctima, aseguró que “pediría la pena de muerte” para los acusados del crimen. En diálogo con radio Rivadavia, el hombre lamentó lo ocurrido con su hijo y destacó el masivo gesto de los vecinos que acompañaron los pedidos de justicia y seguridad. “Me da un poco de alivio. Viste lo que era anoche. Eso quiero decir que querían a mi hijo. Hace 40 años trabajamos ahí. Todo el mundo nos conoce. Fue impresionante", dijo.

Y agregó: "Yo sabía que iba a ir gente, pero no esa cantidad. No lo podía creer. Era una multitud. Habría que organizar una marcha a Plaza de Mayo para hacerles ver a estos delincuentes (por los dirigentes y los funcionarios), que creen que está todo bien. Ellos están todos bien porque a la gente le dan una galletita y los votan. Pero ellos están en los countries. Manga de sinvergüenzas”.

Durante la charla radial, contó que el ministro de Seguridad bonaerense, Sergio Berni, se comunicó con él por la situación judicial de Suárez. “Berni me dijo que no zafa de la perpetua. Espero que pase eso porque muchas veces se dice y no se hace, pero yo pediría pena de muerte. ¿Por qué el Estado no puede aplicársela a esta gente si esta gente no sirve para otra cosa?”, concluyó Sabo.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!