Secciones
Policiales

El triste último adiós a Juan Roldán, el policía asesinado en Palermo por un paciente psiquiátrico

Hoy fueron velados y enterrados los restos de Juan Roldán.

La familia, ex compañeros de la Policía Federal (PFA) y funcionarios de la cartera de Seguridad despidieron hoy los restos del inspector Juan Pablo Roldán, asesinado el lunes de cuatro puñaladas en el barrio porteño de Palermo cuando intentó neutralizar a un paciente psiquiátrico que tenía una arma blanca. 

La ceremonia fue en el panteón policial del cementerio y la entrada habilitada para el ingreso de la prensa fue la de avenida Jorge Newbery y Caldas. Sus restos luego fueron llevados al cementerio de la Chacarita.

Fuentes de la Policía Federal informaron que al último adiós asistieron el jefe y subjefe de la institución, los comisario generales Juan Carlos Hernández y Osvaldo Rubén Mato y otros miembros de la plana mayor. Además, en la formación de honor estuvo "Místico", el caballo que tenía asignado Roldán como miembro del Cuerpo de Policía Montada.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Por la muerte de Roldán, el presidente Alberto Fernández decretó ayer una jornada de duelo nacional y envió sus "sinceras condolencias" a la familia del policía, al tiempo que reiteró su "compromiso con todos aquellos que desde las fuerzas de seguridad arriesgan su vida para cuidar a todos y a todas".

Roldán tenía 33 años -nació el 19 de julio de 1987 en Capital Federal-, era padre de un hijo de 4 años e ingresó a la PFA el 1 de febrero de 2006. En su paso por la institución pasó por los siguientes destinos: comisaría 52da., comisaría 5ta., Delegación San Martin, Ex División Prevención Conurbano San Martín, Subdelegación 25 de Mayo y el Departamento Cuerpo Policía Montada.

La esposa de Roldán, Carolina, aseguró que su marido "era feliz" con su trabajo, ya que "era su pasión”. En declaraciones a la prensa la mujer contó que nunca estuvo de todo de acuerdo con la profesión de su marido. "Siempre me daba miedo, nunca me gustó que fuera policía, él lo amaba, lo llevaba en la sangre, era su sueño. En algún momento pensó (dejarlo), pero no sabíamos, si dejaba no íbamos a tener de qué vivir, era su profesión, su todo", agregó.

Además, señaló: "Era lo que le gustaba hacer, él siempre quiso ser policía, mas no estaba conforme con las leyes y con que un policía no puede ejercer como debería ser porque termina preso, termina su carrera, pierde todo", dijo.

"Siempre me contaba su forma de trabajar, le gustaba mucho hablar y contar lo que vivía día a día en su trabajo. Él muchas veces, incluso acá en Saavedra, tuvo conflictos con gente de la calle que vive en las vías y estuvo apoyando a la Policía de la Ciudad, ser uno de los que hablaba para ayudar", indicó.

La mujer además contó que espera la llegada de su padre, que vive en Colombia, luego de que el Gobierno autorizó su ingreso al país en el medio de la cuarentena como consecuencia de la pandemia del coronavirus. 

En esa misma entrevista explicó que su esposo era "el sostén de la familia, era todo" y aseguró que, salvo el grupo de psicólogos del Hospital Churruca que la visitó anoche, "nadie más ha venido, ni ha hecho nada", aunque sí indicó que desde el Ministerio de Seguridad le había llegado "una carta de condolencias". Sin embargo, la mujer contó esta tarde que habló con la ministra de Seguridad y con el embajador de Colombia, quienes se pusieron a su "disposición".

Sobre el trabajo de Roldán, Carolina dijo que ganaba "muy poco" y que "hacía adicional todo el tiempo para que pudiera alcanzar el sueldo".

La mujer contó que su hijo de 4 años ya sabe lo que sucedió y dijo que "no quiere ver a nadie, esta en la habitación, enojado", e imploró una vez más que alguien la ayude económicamente para que su padre o su madre puedan venir al país desde Colombia a acompañarla y ayudarla en este momento.

El hecho ocurrió el lunes, cerca de las 16.30, en la esquina de la calle San Martín de Tours y la avenida Figueroa Alcorta, a metros del ingreso al Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba), donde por lo que registraron las cámaras de seguridad de la ciudad, un hombre con problemas psiquiátricos, identificado como Rodrigo Facundo Roza (51), vociferaba delante de unas personas que tomaban un café en la vereda.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!