Secciones
Policiales

El "viudo de Adelfa" irá a juicio por ser parte de una banda narco: lo habían detenido al inicio de la cuarentena

Reinaldo Wabeke había sido detenido el 8 de abril cuando transportaba 5 kilos de cocaína desde Rosario por la Autopista a Santa Fe.

Luego de que en plena fuese detenido por  la Policía de Seguridad Vial de la provincia (ASPV) mientras trasladaba, junto a su supuesto socio, cinco kilos de cocaína desde Rosario por la Autopista a Santa Fe, Reinaldo Wabeke deberá enfrentar un juicio por tenencia de cocaína con fines de comercialización. 

El aquella oportunidad, Wabeke  fue detenido cuando pasó por un operativo que se estaba llevando a cabo en el marco de un retén que realizaba la policía vial santafesina en la autopista a Santa Fe, a la altura del peaje de la localidad de San Lorenzo, en el marco del aislamiento social y obligatorio decretado a causa del coronavirus. 

El hecho ocurrió el último 8 de abril: Wabeke y la persona que viajaba con él quedaron detenidos y tras el hallazgo de la cocaína se dispuso varios allanamientos a cargo de la Policía de Santa Fe.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La causa quedó en manos del Juzgado Federal N°3 de Rosario y en la misma también están involucrados una curandera, un músico religioso, un limpiavidrios y un sargento de la Policía, entre otras personas.

Para la justicia, todos ellos, incluido Wabeke, integraban una organización narco delictiva que operaba en la capital santafesina y que fue desarticulada en noviembre del año pasado cuando les incautaron varios autos y 147 kilos de cocaína. 

El pedido de elevación a juicio fue realizado por el fiscal Jorge Gustavo Onel, quien acusó al grupo de haber creado una empresa criminal desde la cual planificaban, coordinaban y desarrollaban actividades de almacenamiento, comercialización y distribución de clorhidrato de cocaína en el ámbito de la provincia.

Según el fiscal, esta organización funcionó desde principios de agosto de 2019 hasta el 7 de noviembre del mismo año. La cabeza de la misma era Vanesa Marcela Saravia, apodada “Mae” o “Curandera”, y su pareja Martín Alejandro Albaristo. Para los investigadores, también participaban otras personas de su confianza que, mediante el uso de autos de alta gama y diversos inmuebles, fraccionaban, resguardaban y distribuían la droga.

Según se desprende de la causa, el limpiavidrios Álvaro Nicolás Juriol, de 28 años; el músico religioso Andrés Ángel Emanuel “Morocho” Aguiló, de 29; Kevin Leonardo Arce, de 27; el tejedor de maquinas textiles Guillermo Omar Paz, de 55; y el sargento Germán Héctor Dogañieri formaban parte de esa organización ostentando cada uno de ellos diferentes roles y desarrollando diferentes maniobras relativas al traslado de personas, cajas y bolsos con drogas en distintos horarios y hacia diferentes inmuebles utilizados por Saravia y Albaristo, en uno de los cuales funcionaba un templo umbanda.

De acuerdo al esquema que logró armar el fiscal, el changarín Leandro Javier Rivero, de 23 años, se dedicaba a la venta al menudeo y la uniformada Gabriela Guadalupe Cocuccio, de 39 años, alquiló un inmueble que usaban Saravia y Albaristo, por lo que les atribuyó facilitar el inmueble dónde se produjeron conductas compatibles con maniobras de abastecimiento, distribución y comercialización de estupefacientes de manera organizada; y además les achacó el delito de enriquecimiento ilícito.

En ese sentido, el fiscal explicó que Wabeke, tuvo en su poder 491 gramos de cocaína con fines de comercialización que le secuestraron  en una bolsa de nailon negro hallada en una casa de San José al 10.000 de la ciudad de Santa Fe, dónde residía. Esa propiedad, dijo entonces Wabeke, le fue facilitada por Saravia ya que él no tenía donde vivir.

Reinaldo Wabeke tenía 24 años cuando en 2007 decidió casarse con Adelfa Volpes, de 82.  La pareja, con 58 años de diferencia, duró solamente 24 días. En la luna de miel en Río de Janeiro, Adelfa sufrió un accidente cerebrovascular y murió. En aquel momento, el joven fue muy criticado porque se decía que se casaba con la señora para quedarse con toda su fortuna.

Finalmente, heredó los bienes de su difunta esposa y también su pensión. Pero años más tarde, reapareció en los medios porque, según denunció, le "sacaron" toda su herencia. "Adelfa me dejó 800 metros cuadrados de propiedad de Santa Fe, de los cuales 400 eran de unos parientes lejanos. El resto está usurpado por indigentes", había contado.

Y agregó: "Y cuando hice todo legalmente para sacarlos, un amigo me hizo firmar un papel en el que yo le cedía todos los bienes que tenía Adelfa”. Luego de la pérdida de Adelfa, Reinaldo reveló que era homosexual y se casó con un novio que, según él, le robó objetos personales de la casa que compartió con su ex mujer.

Desde entonces, se radicó en un pueblo cerca de Santa Fe, con sus cuatro perros, su gato y Emmanuel, su pareja, y -hasta fines de 2019- se mantuvo con la pensión de Adelfa de 40 mil pesos. Sin trabajo y con varios problemas de salud, el viudo de Adelfa había contado en un reportaje con Aire de Santa Fe que un amigo le sugirió que vendiera drogas para tener un mejor pasar económico.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!