Secciones
Policiales

Mató a la esposa con un destornillador y le dijo a la familia que había sido un ladrón

Se cree que su esposo ejercía violencia de género contra ella, y que en la mañana del 8 de julio de 2015 la asesinó en su casa.

El juicio por el crimen de Claudia Salgán, la instructora de fitness asesinada en el 2015 en la localidad platense de Gonnet, en la La Plata, comenzó este lunes y el único acusado es Marcelo Núñez, el esposo de la víctima.

Según se pudo reconstruir en la investigación, se cree que el sospechoso mató a su mujer con un destornillador, y que además le hizo creer a la familia que la fallecida había sufrido un violento robo. Por esto mismo, ante los jueces del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de La Plata, la mamá de Salgán declaró que su hija fue víctima de violencia de género durante todos los años de su matrimonio, y que junto a su esposo vivía un calvario.

El violento hecho ocurrió el 8 de julio de 2015 en una casa de las calles 493, entre 132 y 133, de Gorina, cuando Cabrera fue asesinada a golpes y puñaladas aplicadas con un destornillador. Luego de asegurar que la mujer había sido atacada por un ladrón, Núñez finalmente reconoció haber matado a su mujer por una presunta infidelidad, por lo que la estrategia judicial de su defensa busca demostrar que el hombre "estaba con las facultades mentales alteradas".

Salgán, quien trabajaba como profesora de fitness en un gimnasio y de manera personalizada, tuvo tres hijos con Núñez: dos que hoy tienen 25 y 11 años, respectivamente, y una hija de 16.

Sobre sus nietos, Florencia Cabrera, la madre de la víctima, aseguró que el niño más pequeño del matrimonio pensaba que su papá estaba preso porque había matado al ladrón que atacó a su mamá, ya que esa era la historia que Nuñez le había contado al niño.

"Él inventó que un ladrón la había atacado y que él la había defendido, pero durante años la maltrató y la golpeó. Él la celaba, era terrible, la celaba porque trabajaba y ganaba más que él", aseguró ante los jueces Cabrera, y en su declaración, incluso recordó que en el año 1997 su hija recibió "una golpiza feroz", la cual derivó en una internación y en una separación momentánea de la pareja.

"En ese tiempo de separados, Claudia vivió en mi casa y él nos hostigaba, se metía en mi casa, llorando a gritos; nosotros hicimos la denuncia pero no constan, no hay actas, seguramente las tiraban al tacho de la basura, pero mi hija estuvo internada y durante 20 días tuvo el ojo morado", precisó.

Por su parte, la defensa de Núñez, integrada por Pablo Cuomo y Pablo Conti, interrogó en varias oportunidades a Cabrera, y con sus preguntas quisieron demostrar que el acusado se ocupaba de las tareas hogareñas, con la intención de descartar que fuera un hombre machista que solía ejercer violencia de género.

"¿A qué hora llegaba a su casa Claudia? ¿A esa hora cocinaba?", cuestionaron los letrados, al mismo tiempo que le preguntaron a la madre de Salgán si era cierto que tenía un amante, cosa que fue negada. Antes de terminar su relato, Cabrera aseguró que su hija sufrió violencia de género durante los 23 años que duró su matrimonio, por lo que no tiene dudas de que Nuñez la mató.

El juicio a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 1 de La Plata, integrado por los Jueces Ramiro Fernández Lorenzo, Cecilia Sanucci y Hernán Decastelli, continuará este martes con la declaración de los policías que se trabajaron en la casa en la que ocurrieron los hechos y se espera que el miércoles sean leídos los alegatos de ambas partes.

 

Comentarios

Se cree que su esposo ejercía violencia de género contra ella, y que en la mañana del 8 de julio de 2015 la asesinó en su casa.