Secciones
Policiales

“En el hotel te dejo lo que te merecés”: el mensaje del argentino que mató a su hijo en Barcelona

Se había separado de su mujer varios días antes. La noche del asesinato, le mandó diferentes textos amenazantes a la mamá del nene.

Una vez más, España está conmovida. Otro caso de filicidio sacude a la sociedad. Esta vez ocurrió en Barcelona. Y el culpable aún no apareció desde que huyó en la tarde del martes 24. Por estas horas, los nuevos datos y los allanamientos se suman minuto a minuto. 

Hacía 10 días, el argentino nacionalizado español, Martín Ezequiel Álvarez Giaccio, de 44 años, había dejado la casa que compartía con su mujer y su hijo de dos años y nueve meses. Después de varias crisis, la catalana había decidido ponerle un punto final a su matrimonio. Álvarez Giaccio no aceptó esa decisión. Pero se fue del hogar.

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Sin asumir que el amor se había terminado, pasó jornada tras jornada intentado hacer cambiar la decisión de la mujer. Cuando vio que ella no estaba dispuesta a volver, pareció darse por vencido. Nadie podía suponer lo que iba a suceder el martes 24. La violencia machista estaba a punto de aparecer.

 

Instalado en El Vendrell, en la casa de unos familiares, el economista argentino pasó varios días sin ver a su hijo. Hasta que el martes 24, llamó a su mujer y le dijo que quería salir a pasear con el pequeño. Ella aceptó su pedido. Una hora después, pasó por el departamento que había sido de la pareja y se lo llevó.

 

Dos horas más tarde, luego de recibir diversos mensajes agresivos y de amenazarla con quitarse la vida por parte de su ex esposo, la mujer se asustó. Hasta que ocurrió lo peor. El último texto que había entrado en su celular era terrorífico: “En el hotel te dejo lo que te mereces”. 

La mujer corrió hasta el hotel Concordia, en la avenida del Paral lel, en Barcelona. Sabía que ahí estaba viviendo su ex pareja. En la entrada del lugar le preguntó a los recepcionistas si ahí había entrado Álvarez Giaccio con su hijo. Le dijeron que sí. Que habían llegado tomados de las manos. Ella rogó que la dejaran subir a la habitación. 

 

No se lo permitieron. Ella les contó lo que había ocurrido. Desde el hotel dieron aviso a la Guardia Urbana. Los agentes de Policía subieron hasta la habitación 704 acompañados por un empleado. Golpearon la puerta. Nadie respondió. Abrieron. No se veía a nadie. Llamaron al nene por su nombre. No hubo respuesta. Revisaron el baño y el armario. Nada.

 

 

Hasta que uno de los policías miró abajo de la cama. Ahí estaba el chiquito. No se movía. Llamaron al servicio de emergencia médico. Mientras tanto, un agente hacía maniobras de Reanimación Cardio Pulmonar (RCP). Llegaron los médicos. Durante media hora hicieron todos los esfuerzos. Ya era demasiado tarde. 

Nadie olvidará jamás el llanto desgarrador de esa madre cuando le confirmaron la muerte de su pequeño. El chiquito fue asesinado por su propio padre. Las investigaciones determinaron que lo ahogó con una almohada y luego escondió el cuerpo. Después huyó. 

 

La fuga del argentino quedó grabada por las cámaras de seguridad. La Justicia de Barcelona desplegó un mega operativo para dar con el filicida. Los Mossos d’Esquadra lideran la búsqueda del economista. A partir de las imágenes, realizaron varios allanamientos en casas de amigos y familiares. También controlan estaciones de tres y de micros como aeropuertos.  

Los Mossos de Barcelona analizaron las imágenes que tomaron del asesino dentro del hotel. Se lo ve saliendo de la habitación luego del asesinato y saltando la pared que separa la pileta del hotel con un edificio de al lado. Así logró huir de la escena del crimen. 

 

 

“Ni puede haber ido muy lejos, ni tiene capacidad para hacerlo”, aseguraron los investigadores a los medios españoles. Estiman que él hombre se entregará porque su identikit ya está publicado en todos los medios de comunicación. 


Mientras continúa la búsqueda del asesino, las autoridades se solidarizan con la mamá del chiquito. La ministra de Igualdad, Irene Montero escribió en Twitter: “La violencia vicaria es una de las formas más crueles de violencia machista, para “dar donde más le duele” a una madre. Es también violencia directa contra la infancia. Desde Igualdad, mandamos todo el apoyo a la madre del niño asesinado en Barcelona”.

 

Por su parte, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau publicó en Instagram: "Una vez más, condenamos rotundamente la violencia machista, que no tiene cabida en una ciudad feminista y democrática como es Barcelona. No hay que normalizar ninguno de estos crímenes". 

Mientras el crimen aún indigna a España, en Barcelona se le pidió a la ciudadanía a que se sumen a un minuto de silencio en rechazo a la violencia y para expresar su apoyo y el pésame a la mamá del pequeño. Un horror que, lamentablemente, se volvió a repetir. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!