Secciones
josé ignacio

Entraron a robar en la casa de Lanata en Uruguay: "Revolvieron todo, imagino que buscando guita"

El periodista contó que la propiedad estaba vacía, que los ladrones eran dos y que uno de ellos fue atrapado, aunque luego fue liberado. 

A un mes de enterarse que había sido estafado por 45 millones de pesos al comprar tres cuadros del reconocido pintor Juan Melé que resultaron ser falsos, Jorge Lanata volvió a sufrir un disgusto: esta vez, el periodista sufrió el robo de su casa en José Ignacio, Uruguay. "Entraron por la cocina, revolvieron todo, imagino que buscando guita y no encontraron porque no iba a guardar guita ahí”, contó el conductor en Lanata sin filtro.

El periodista detalló que al momento del robo no había nadie en el inmueble y aclaró que la policía uruguaya pudo detener a uno de los involucrados al poco tiempo. “Hay un señor que va en horario diurno. Eran dos tipos, los tenemos en las cámaras, y mirá: la policía uruguaya, a la hora y pico, detuvo a uno (de los ladrones). No creo que hayan sabido que era mi casa. Porque yo, chorro, si entro a robar una casa, prefiero que sea la de otro porque al no ser conocido es más fácil que no me busquen. Era obvio que si agarraban mi casa, a los 10 minutos estaba todo el mundo”, remarcó sobre el ingreso de los ladrones a “The Old Man and The Sea”, como llamó a su casa en alusión a la novela de Ernest Hemingway.

Recordemos que Lanata se convirtió en 2013 en un coleccionista de cuadros. Los comenzó a comprar de a poco, tanto en Argentina como en el exterior. Y, claro está, algunas de esas muy valiosas obras se encuentran en esa casona de José Ignacio, aunque la gran mayoría está en su propiedad de Buenos Aires. De acuerdo con varios medios locales, los ladrones rompieron uno de los vidrios de la cocina y activaron la alarma de seguridad de la casa. Por esa razón, decidieron huir asustador y no llegaron a robar nada del domicilio. De acuerdo a declaraciones del intendente de Maldonado, Enrique Antía, el detenido contaba con “antecedentes penales”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

El ex director del diario Crítica destacó que el robo no pasó a mayores gracias a que no se encontraba nadie en el domicilio, la activación de la alarma y el rápido accionar de las autoridades.  “No pasó nada. Cortaron las cámaras y la alarma sonó, vino gente de la empresa. Mirá vos la policía uruguaya: a la hora y pico detuvieron a uno. Y obviamente, si tienen a uno, están a nada de detener al otro”, resaltó. Sobre el asalto, la prensa uruguaya reveló que las autoridades están "enojadas" por lo sucedido, porque “toda esa zona, al igual que Punta del Este, cuenta con 1200 cámaras del Sistema CCU de Maldonado, que es el sistema de Comando Unificado”.

Este sistema permitió durante el verano “brindar más seguridad durante la temporada”, explicó el especialista, pero parece que en este caso no sirvió para prevenir el hecho. “En este caso intentaron robar, sonó una alarma y la persona fue directamente localizada por parte de la policía. Una vez que llegaron al lugar, detuvieron al sospechoso y se dieron cuenta que tenía antecedentes penales, pero más tarde la fiscalía departamental que está ubicada en San Carlos y a la que le correspondía actuar en este caso decidió liberarlo”, detalló el periodista y destacó que ya hubo otros episodios con damnificados argentinos en esa zona, pero “todas cosas menores”.

 

En diálogo con América, un periodista uruguayo remarcó que la fiscal optó por "liberar" al delincuente "porque no fue encontrado en flagrancia, no se lo vio directamente en el lugar sino que por los datos aportados y lo que se logró después conseguir se determinó que fue quien hizo esto”. Según la infomración de Uruguay, el intendente de Maldonado, Enrique Antía, estaba muy enojado porque el robo fue en la casa de Lanata. “Fijense de quién se trata. Después este hombre va a salir a hablar”, reprodujo el periodista las palabras del funcionario. ”Pero va a hablar muy bien de la policía y muy mal de la fiscalía uruguaya”, sentenció.

Ubicada en José Ignacio, el pueblo más exclusivo y caro de las playas esteñas, la residencia bautizada como “The Old Man and The Sea” -en honor a la obra de Ernest Hemingway- es el refugio del periodista en verano. Tiene piscina –obra de la arquitecta–, un jardín que tiene la mano experta de la letrada, y una decoración que combina arte clásico uruguayo con muebles de diseño, cuya autoría se adjudica el conductor. “Elegí los muebles a ojo”, había dicho el periodista.

 

El mes pasado, Lanata había quedado en el medio de otro conflicto delictivo: quiso vender tres obras que estaban en su poder y que resultaron ser falsas. El periodista estaba listo para vender tres cuadros del pintor Melé, fallecido hace una década y cuyas obras son las más caras y requeridas en el país, que se caracterizan por ser abstractas, con objetos geométricos y colores bien marcados. Pero, cuando estaba a punto de deshacerse de ellas, se llevó un disgusto: le informaron que eran truchas. Las tres obras habían sido adquiridas por Lanata tras una transacción realizada con una galería de arte llamada Fundación Mundo Nuevo. 

Según detallaron en aquella oportunidad, el conductor del Trece había desembolsado 140 mil dólares por los cuadros hace dos años, uno había sido valuado en 50 mil dólares y los otros dos en 45 mil cada uno. Tras revisarlos, los pagó en efectivo y los exhibió con orgullo en su estudio. Tiempo después, los puso a la venta y un posible comprador terminó por notar que las obras en cuestión eran falsas. “Disculpame que te lo diga, pero estos cuadros son falsos. Estas no son pinturas originales, son tan truchas como si estuvieran pintadas con las temperas que usan los chicos", le dijo. Entonces, Lanata se sintió afectado y volvió a la fundación donde se los vendieron para hablar con Diana García Calvo. 

En el lugar le dieron 20.000 dólares y otra obra de arte, pero el periodista después volvió a comprobar que lo habían estafado. ¡O sea, lo estafaron dos veces! Con las primeras tres obras truchas, una cuarta que tampoco era original y 120 mil dólares menos en sus bolsillos, Lanata le pidió a su flamante esposa, la abogada Elba Marcovecchio que inicie una demanda contra la Fundación Nuevo Mundo por “estafas”. El reclamo asciende a los 45 millones de pesos. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!