Secciones
Policiales

Era policía, quería viajar a Disney y torturó y mató a un matrimonio: ahora la juzgan

La ex pareja de la agente también está acusado en la misma causa.

El miércoles, un tribunal comenzará a juzgar a la agente policial Sonia Soloaga, acusada de haber torturado y asesinado a balazos a un matrimonio, en Parque Avellaneda, para robarle entre 70.000 y 80.000 dólares con los que planeaba pagar un viaje a Disney para su hija. El hecho ocurrió en 2019.

La asesina, quien cumple prisión preventiva, será juzgada ante el Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) 7 de la Capital Federal como presunta autora del doble asesinato de Alberto ChiricoMaría Delia Speranza, ocurrido el 11 de junio de 2019.

La causa tiene como segundo imputado al también policía Diego Pachilla, en aquel entonces novio de Soloaga, quien permanece excarcelado e imputado de "encubrimiento doblemente agravado".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Al momento del hecho, ambos trabajaban en la comisaría 9C de la Policía de la Ciudad, fuerza de la que fueron separados luego de la acusación formal.

Soloaga, por su parte, está imputada por "robo agravado por haber sido cometido con un arma de fuego en concurso real con homicidio criminis causa, reiterado en dos oportunidades, cometidos mediante arma de fuego y alevosía, y falsa denuncia", delitos que prevén la pena de prisión perpetua.

La fiscal que investigó el caso, Estela Andrades, dio por probado que el 11 de junio de 2019, entre las 12 y las 14.30, Soloaga se aprovechó de "la relación que había logrado forjar" con el matrimonio ya que la casa en la que vivían era cercana a la parada donde, por meses, la policía prestó sus servicios de calle. Chirico le permitía usar el baño, y le solía servir café y comidas.

Para la funcionaria judicial, la agente "pergeñó un plan para así ingresar a la vivienda y apoderarse de dinero en efectivo". Las víctimas "fueron golpeadas fuertemente en sus cabezas" y luego ejecutadas con disparos en la cabeza aplicados "desde atrás mientras se hallaban indefensos boca abajo".

La clave para descubrir el crimen vino a través de una denuncia que la propia Soloaga hizo el 11 de junio en la comisaría 7A, en la que aseguró que fue asaltada y despojada de 300.000 pesos en efectivo y su arma reglamentaria mientras se dirigía a hacer un depósito para el viaje de 15 años de su hija. 

En su denuncia detallaba haber disparado su arma reglamentaria dos veces, al igual de lo ocurrido en la escena del crimen. La policía inspeccionó su vehículo y encontró 70.850 pesos guardados en la campera del uniforme de la acusada. 

Según Andrades, la falsa denuncia fue efectuada "con el propósito de cubrir su accionar, y en particular deshacerse de la pistola que fuera utilizada en la comisión del crimen".

En cuanto a Pachilla, la fiscal sostuvo que enterado del robo a mano armada y posterior asesinato, se decidió a ayudar a Soloaga para evitar que fuera descubierta.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios