Secciones
Policiales

Es policía, fue a bailar, un hombre la secuestró y la llevó a una quinta: fue violada por cuatro personas

La joven de 26 años denunció que un hombre a bordo de un auto de color blanco la interceptó y le inyectó un liquido que le hizo perder parcialmente el conocimiento. 

La ciudad de Chivilcoy está convulsionada y horrorizada a partir de la denuncia que hizo una oficial de la policía en último fin de semana: la joven de 26 años fue víctima de una violación grupal en la que habrían participado al menos cuatro hombres a la salida de un boliche llamado "Barbako's". Según trascendió, fue abordada a la salida del local bailable, drogada dentro de un auto y trasladada a una quinta ubicada a pocos kilómetros de ese lugar.

Todo ocurrió el sábado, cuando la agente policial ratificó en la Comisaría de la Mujer la denuncia por abuso sexual que había hecho su padre horas antes a través de un llamado al 911. Según contó, se encontró con amigas en el boliche llamado "Barbako's", donde tomaron alcohol, bailaron y se divirtieron. Al salir, comenzó a caminar hasta su casa por la Avenida De Tomaso hasta que un hombre a bordo de un auto blanco de alta gama la interceptó.

El sujeto, que aún no pudo ser identificado, se ofreció a llevarla hasta su casa y ante su negativa de la agente, le puso el auto a la par y la obligó a subir. Una vez dentro del vehículo, la joven denunció que le aplicó una inyección que le hizo perder parcialmente el conocimiento y cuando logró reaccionar, descubrió que la había llevado hasta una casa quinta ocupada por al menos cuatro hombres que habrían abusado de ella.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Perpetrado el ataque, la joven de 26 años contó que la dejaron tirada en las inmediaciones de la casa de su madre. De acuerdo con el registro de las cámaras, todo sucedió en el lapso de unas dos horas. El testimonio de la denunciante fue dado a conocer por el portal La Razón de Chivilcoy, el cual detalló que el ataque se dio a la salida de una fiesta que en el boliche Babako's suelen hacer los fines de semana.

De acuerdo con el registro de las cámaras de seguridad del local, la joven estuvo disfrutando de la fiesta hasta pasadas las 5 de la mañana. En ese momento, se dio cuenta que le habían sacado el celular, aunque aclaró que no sabe cómo ni quien se lo sacó. En la denuncia, explicó que un joven con el que había estado bailando se ofreció a llevarla hasta su casa, pero ella se negó y se fue sola caminando.

Si bien no recuerda cuántas cuadras caminó, si fueron una, dos o tres, detalló que minutos después de abandonar el boliche se le puso a la par un auto blanco, "de los nuevos", aunque no pudo dar precisiones de la marca, el modelo ni la patente del mismo. "Sólo me dí cuenta que era de los nuevos", contó. Si bien resaltó que no lo conocía, sorprende que la mujer denunció que el conductor la llamó por su nombre y le dijo "subí que te llevo". "Nunca lo había visto antes", aclaró.

Y agregó: "Ni sé quién es. El me insistía que subiera que me llevaba a mi casa. No quise. Pero, en un momento se puso intimidante 'te conviene subir'. Y ahí accedí". La víctima afirmó que el conductor estaba solo en el auto y lo describió como un joven de "unos 30 años, alto, delgado, de tez blanca y pelo corto" y llevaba "una camisa color blanca". "Habremos hecho unas dos cuadras cuando de golpe sacó de la nada una jeringa y me pinchó el antebrazo izquierdo", denunció. 

 

Si bien manifestó que no sabe bien qué era lo que le inyectó, agregó: "Me pinchó por encima de la campera que llevaba puesta. Ahí, el chico me dijo que antes de llevarme íbamos a pasar por otro lado donde había una 'joda'. Y que después me llevaría a mi casa. Le dije que quería irme a mi casa. Pero ella me respondió 'tranquila, en un rato te vas. Vienen muchas chicas como vos acá'".

De un momento a otro, llegaron a una quinta en una zona despoblada y allí se encontró con "una chica a la que había visto antes en el boliche" y denunció que fue abusada por el conductor del auto blanco y otros "tres o cuatro hombres" dentro de la vivienda. Tras la violación, el mismo hombre que la secuestró, la subió al auto de nuevo y la dejó a media cuadra de la casa de su madre. "Nunca dije que me lleve ahí. Ni nunca le dije la dirección de nadie", explicó. 

Y sumó: "Es obvio que me conocía y sabía quién era yo". El caso es investigado por la fiscalía 6 de Mercedes, la cual está intentando reconstruir los hechos a partir de las cámaras de seguridad de la zona. Por ahora, los investigadores ya ubicaron el auto blanco en el que estuvo la denunciante y un video registra que desde que la mujer subió al coche hasta que bajó, pasaron solo siete minutos.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!