Secciones
Policiales

Es policía, salvó a una nena que sufría maltratos y pidió su guarda hasta que sea adoptada

Fue rescatada en Córdoba.


Héroes. Ejemplos. Modelos puro amor. Los protagonistas de esta historia pueden ocupar todos esos roles. Sus nombres son Leandro González y Analía Aballay.  El primero es un cabo primero y ella sargenta de la misma fuerza: la Policía de Córdoba. Hace pocos días, le salvaron la vida a A. (la llamaremos así para resguardar su identidad), una nena de dos años que sufría maltratos y torturas de su madre.

 

El sábado, cerca de las 3 de la mañana, González arribó a una casa en el Barrio Alberdi, tras un llamado de emergencia en el que un hombre denunciaba que su esposa lo había herido a cuchillazos y se había atrincherado con su hija de dos años y cuatro meses. Enseguida llegó en otro patrullero la sargenta Aballay. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Lo primero que vieron fue al denunciante herido en su brazo, totalmente ensangrentado. Aballay ingresó a la vivienda por una puerta lateral, redujo a la madre y rescató a la chiquita. Ella la calmó, le dio de comer y la durmió. Una hora después, el cabo se subió al patrullero, bajó en un supermercado y volvió al lugar. Había comprado comida, leche y pañales. 

 

“Yo tenía que retirarme a las cinco, pero me quedé voluntariamente a colaborar con Analía. Y así fue que empezamos nosotros a cuidarla”, le contó el cabo a TN, durante una entrevista. También agregó que la madre de A. quedó detenida y a disposición de la Justicia. 

Luego relató sobre la nena rescatada:  “No sabés el estado de maltrato y abandono que sufría esa nena. Tenía quemaduras de cigarrillos, moretones, una mordedura de perro en una manito que nunca fue tratada. Lo pienso y no lo puedo creer”.

 

Pero el cabo decidió que iba a ayudar de otra forma a esa pequeña. Por ello, más allá del rescate, el policía y su pareja decidieron hacer el reclamo en la Justicia para tener la guarda de la pequeña hasta que sea dada en adopción. Ahora le da un techo, comida y mucho amor a A.

 

Sobre su decisión, González explicó que quería darle todo a la nena porque lo conmovió el maltrato que había sufrido. “Estaba descalza con los pies lastimados y sucios. Le quisimos poner medias y se las sacaba. Los piojos se le veían a dos metros de distancia. Fue una escena emocionante y, a la vez, muy difícil”, relató. 

 

Entonces contó cómo fue el momento en el que decidió que iba a pedir la guarda de la chiquita. “Llamé a mi esposa y ella estuvo de acuerdo, así que pedí la guarda. Por el momento, la chiquita fue a un hogar de menores. Estoy esperando novedades, que me digan si puedo cuidarla hasta que encuentre a una familia. Queremos que reciba un poco de amor, algo diferente a lo que estaba acostumbrada”.

 

El policía de 33 años está casado hace varios años con Yanina y ya tiene tres hijos: Santino, de 9 años, Bautista, de 8, y Bruno de un año y medio. Para finalizar, contó: “En la Unidad Judicial nos dijeron que podíamos pedir la guarda. Y al principio, con Analía casi que nos peleábamos para ver quién de los dos se llevaba a la nena a su casa”, comentó.

Ahora, la Secretaría Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia (SENAF), el organismo nacional dependiente del Ministerio de Desarrollo Social, decidirá sobre el futuro de A. hasta que luego se expida la Justicia. González y su familia sueñan con poder pasar la Navidad con la pequeña rescatada. 
 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!