Secciones
Policiales

Escándalo en un centro de estética: denuncias por prostitución y una lista de masajes “especiales”

Ocurrió en San Juan. Una empresaria años de 59 fue detenida. 


Hace unos meses, un centro de estética de San Juan ocupaba las páginas de diarios y revistas provinciales y nacionales. El lugar, llamado Eros for men, era promocionado en diversas notas como “la primera estética solo para hombres de San Juan ofrece opciones por demás saludables y recomendadas para relajarte en un espacio confortable, cuidado y con profesionales de trayectoria a tu disipación”.

 

Todo fue borrado de golpe tras la denuncia de una ex empleada. La joven, de la que no se sabe el nombre, acusó a la dueña del lugar de obligarla a ejercer la prostitución. Por ese motivo, la mujer de 59 años y dueña del local, llamada Lilian Patricia Coria, fue detenida por “explotación sexual”. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 


Según la denunciante, Coria ofrecía masajes a los hombres que asistían al lugar. Pero, las empleadas también debían realizar diferentes prácticas sexuales. Todo ocurría en el local de Eros for men, ubicado en el 18 (E) de la calle 25 de Mayo, en la Ciudad de San Juan.

 

La joven ex empleada contó que trabajó durante dos meses en el centro de masajes pero que cuando la contrataron, le explicaron que solo debía realizar masajes convencionales. Finalmente, cuando formalizó su situación como empelada, se enteró que había un “listado de masajes especiales”.

Según declaró ante la justicia, cuando se quejó con la dueña, ella le habría respondido: “Vos podés hacer lo que quieras. Si los querés hacer, hacelos. De esa manera, vas a ganar más plata a fin de mes”. Durante un tiempo, la joven aceptó hacer uno de los denominados “masajes especiales”.

La lista

 

Pero, ¿de qué se trataban las diferentes prácticas que las empleadas debían realizar con sus manos en los cuerpos de los clientes? Según la denuncia, había dos tipos de masajes además de los convencionales o deportivos. Uno se llama “sensitivo” y para ello, la empleada debía estar con el torso desnudo. “A pedido de los clientes, las mujeres debían sacarse su camisa y su corpiño y realizar el masaje con sus senos al aire”, afirmó una fuente policial.

 

En tanto, los otros masajes se llamaban “completos”. Ese tipo de masajes era uno de los más requeridos por los habitués del lugar. Cuando llegaban al lugar, le comunicaban a la dueña que elegirían ese tipo de masaje y también con cuál de las empleadas preferían tratarse. Según consta en la denuncia, el masaje “completo” incluía “sexo oral y penetración”. Todo se realizaba en los box. 

 

Según la joven denunciante, durante unas semanas, debió aceptar realizar los masajes “sensitivos” porque tenía varias deudas que saldar. Al parecer, la chica se había ido a vivir sola hacía poco tiempo y necesitaba del dinero de forma urgente. Por ende, aceptó realizar masajes semidesnuda. Pero todo se fue, justamente, de las manos. 

La ahora ex empleada comenzó a ser acosada por la mayoría de los clientes. Cuando llegaba al box, los hombres comenzaban a insistirle para que acceda a realizar otras prácticas y no solo sacarse la ropa. Algunos de ellos, la manoseaban, le tocaban los pechos y algunos llegaron a tocarle su vagina y su cola. 

 

Como no recibió ninguna respuesta por parte de su jefa, después de renunciar, la joven realizó la denuncia correspondiente. Cree que hay muchas mujeres que trabajaban ahí que era explotadas sexualmente por Coria. “La dueña solo les paga el 30% de lo que ganan. Se queda con la mayor parte de la tarifa”, explicó ante la Justicia. 

En la tarde del domingo, el fiscal de la UFI, Juan Manuel Gálvez, ordenó un allanamiento en el local. La policía secuestró una netbook, un celular, siete pendrives, varios preservativos nuevos, tres cuadernos, dos recibos, dos cajas de preservativos vacías y un fichero de orden alfabético, entre otras cosas. Creen que existen algunos videos de los clientes. También encontraron un preservativo usado que fue enviado a peritaje. La empresaria fue detenida y declararía en las próximas horas. 

 

“La dueña era la primera que llegaba, abría todo y empezaba el movimiento aunque nada extraño. De vez en cuando se veía que entraba algún que otro cliente, pero nada raro que nos hiciera pensar algo malo", relató un vecino del centro estético.

 

En total, habría 14 mujeres que trabajaban en el lugar y realizaban las tareas de atención a los clientes. El fiscal de la causa explicó: "La prostitución está prohibida en cualquiera de sus formas. Al momento de allanar no había clientes, supongo que porque era domingo". Y agregó: “Al momento del allanamiento no había hombres. se verá las pruebas para determinar si accedieron a estas prácticas con fines sexuales".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!