Secciones
Policiales

¿Esto es Boca? Salvio, de violencia de género y la pasividad del club

Las autoridades xeneixes no activaron el protocolo de prevención y acción en ningún caso. 


El jueves en la madrugada, Eduardo Salvio, jugador de Boca Juniors, y su ex mujer Magalí Aravena protagonizaron un episodio de violencia de género en las calles de Puerto Madero. La situación quedó grabada en las cámaras de seguridad de la zona. En plena discusión, el deportista atropelló con su auto a la madre de sus dos hijos, que se había parado adelante para que no arranque. 

 

Según contaron desde ambas partes, la pareja se había separado hacía un mes. Pero, en los últimos días, las peleas habían ido en aumento. El jueves, cuando Aravena descubrió por unas fotos en redes sociales que su ex estaba con una joven, llamada Sol Rinaldi, en lo que había sido su casa, se dirigió hasta el lugar furiosa. En ese momento, Salvio quiso escapar de ahí junto su nueva pareja. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En la calle, Aravena los interceptó y les cortó el paso. Discutieron durante varios minutos. “Solo quería que se bajara del auto para hablar. Me quieren hacer quedar como la mala de la historia”, dijo Magalí, quien terminó internada y radicó una denuncia contra el futbolista, después de que la golpeara. En tanto, la defensa de Salvio, con el abogado Mariano Cúneo Libarona a la cabeza, explican que la mujer se colgó del auto y se golpeó. Según Cúneo Libarona, Aravena también había destruido el auto de su ex.  

 

Tras la denuncia, Salvio deberá cumplir con una serie de medidas que dictaminó la Justicia: La primera, tiene prohibición de acercamiento a menos de 300 metros del domicilio donde se encuentre Magali Aravena. La otra, regirá la abstención de contacto con Magali Aravena por cualquier medio salvo las cuestiones relativas a los hijos en común por la que en principio se designa a una persona de confianza entre ambos. Tampoco podrá  conducir vehículos por 30 días. Finalmente, deberá dar aviso a la fiscalía y/o el juzgado pcyf N° 12 sobre su salida del país yq que se cree que el delantero puede participar en los partidos por Copa Libertadores.

 

Tras el escándalo, Salvio se presentó en el entrenamiento de Boca en la mañana del viernes en el predio de Ezeiza. Se puso a las órdenes del director técnico Sebastián Battaglia antes del partido contra Lanús, que se disputará en la Bombonera. Estaba acompañado por dos amigos. Uno de ellos era el que manejaba. Salvio trabajó sin ningún tipo de problemas.


Un par de horas antes, desde Boca había publicado el siguiente comunicado: Ante los hechos de público conocimiento, Boca Juniors, a través del departamento de Inclusión e Igualdad, se pone a disposición de la Sra. Magalí Ravena y de la Justicia para llegar a su pronto esclarecimiento y ratifica su compromiso absoluto en cuestiones de género e igualdad, según lo regulado por el Protocolo de Actuación antes Casos de Violencia en Razón de Género, Identidad de Género y/o Orientación Sexual”.

 

Y agregaron: “De igual manera pondrá a disposición de Eduardo Salvio el acompañamiento necesario del CABJ para ofrecer la asistencia que pudiera necesitar. Solo nos guían los valores del equilibrio, la igualdad y el respeto y entendemos que los clubes tienen un rol social determinante para dar esta pelea que tenemos como sociedad”.

 

 

Lo cierto es que Boca no activó el denominado Protocolo de Prevención y Acción Institucional. Para que eso suceda, es necesario que se realice la presentación de una denuncia ante el Departamento de Inclusión e Igualdad del club, sin necesidad de que se replique en el ámbito judicial. Después de eso, el Departamento de Inclusión e Igualdad deriva a la persona denunciante a un equipo interdisciplinario creado especialmente para el caso a los fines de una escucha activa y presencial.

Luego, el club estaría en condiciones de iniciar un sumario contra la persona denunciada o archivar el caso. Si se contase con un sumario, la resolución quedaría a cargo del Tribunal de Disciplina del club, que deberá tener por parte al Departamento de Inclusión e Igualdad. En el caso de Salvio en particular quedaría encuadrado en el artículo 6, inciso G, referido a la violencia contra las mujeres en el espacio público.

 

Ahí se lee “los comportamientos, acciones, omisiones y conductas realizadas por sus autoridades, dirigentes, asociados, asistentes, invitados, participantes, deportistas, auxiliares, empleados/as, terceros/as que presten servicios permanentes o temporales, gratuitos u onerosos, que colaboren con la institución, que se encuentren en la institución o en cualquiera de los ámbitos de aplicación y/o cualquier otra persona que se reconozca afectada en el ámbito de la institución o que afecten al mismo”.

Pero, en Boca ya ha quedado demostrado que frente a las denuncias por violencia de género nunca fue activado el protocolo correspondiente. Desde 2018 en adelante, el club de La Ribera tuvo  cuatro casos más en los que hubo violencia contra las mujeres por parte de varios deportistas del club. Ninguno fue castigado como correspondía. Entre ellos se destacan Frank Fabra, Cristián Pavón, Sebastián Villa, Oscar Junior Benítez y también Agustín Rossi, que ocurrió antes de su llegada a Boca.

Fabra

En enero de 2018, una mujer argentina y otra peruana denunciaron a los futbolistas Frank Fabara, Edwin Cardona y Wilmar Barrios por “abuso sexual, amenazas y lesiones leves”. A todo eso se le sumaba otra por “privación ilegítima de la libertad”. Según las dos mujeres, se habían juntado con los tres colombianos en un hotel de Puerto Madero, donde las habrían amenazado con armas blancas. Los tres negaron los hechos. La jueza de instrucción María Alejandra Provítola, exsecretaria del fiscal federal Carlos Stornelli, dictó el sobreseimiento de los tres jugadores un año después.


Cristian Pavón 

En 2019, Marisol Doyle denunció al delantero Cristián Pavón por violación. El hecho ocurrió el 1º de noviembre, en la localidad de La Bolsa, Córdoba, un conocido invitó a la mujer de 34 años a una fiesta en una casa. En una entrevista con BigBang, Doyle contó: “Era una bienvenida para Pavón. Supuse que iba a ser una fiesta tranqui, normal. Pero me encontré con una situación totalmente distinta. Una cabaña que se iluminaba sólo con las luces de un parlante, donde ocurrían hechos que para mí no son normales. Relaciones entre chicos y chicas, algunas consentidas y otras no. Yo soy hincha de Boca y Pavón es un jugador al que yo admiraba. Jamás creí que iba a pasar lo que pasó”.

Y continuó: “Yo fui a la fiesta junto a un amigo que lo conocía a él. En un momento, alguien me convidó un cigarrillo de marihuana. Lo acepté. Pero era la primera vez que consumía estupefacientes y eso me generó un malestar. Me descompuse. Mareada, fui hasta el baño y ahí entró él. Forcejeó la puerta, ingresó al baño y se produjo el acoso”. La causa judicial contra Pavón sigue en pie. 

 


Sebastián Villa

En abril de 2020, en medio del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio dictado por el Gobierno Nacional por la pandemia de coronavirus, Daniela Cortés, la ex novia de Sebastián Villa, publicó varias historias en las redes sociales en las que denunció al futbolista por violencia de género. Luego llevó la denuncia a la Justicia. En un primer momento, las autoridades de Boca emitieron un comunicado en el que aseguraron que no contarían con el jugador hasta que se estableciera qué había ocurrido. 

 

La decisión tomada por Boca fue fácil porque, en aquel momento, se habían dejado de disputar todas las actividades deportivas en el mundo entero. Pero, con la vuelta del torneo, el delantero volvió al primer equipo, que por entonces era comandado por Miguel Ángel Russo. Ahora la causa contra Villa por ”lesiones leves agravadas por el vínculo y por mediar violencia de género en concurso real con amenazas coactivas” fue elevada a juicio oral. En pocos meses, el jugador deberá sentarse en el banquillo de los acusados. 

 


Oscar Junior Benítez

El 20 de enero de 2022, Oscar Junior Benítez, quien se destacó en Boca, fue detenido e imputado por el delito de “violación de domicilio, amenazas, lesiones y resistencia a la autoridad”. Antes Benítez había golpeado a su ex suegro, Juan Carlos Ayala, cuando se presentó en la casa de su ex mujer para retirar a su hija. Según Ayala, su hija s víctima de violencia de género pero nunca lo denunció. Ante una amenaza, el hombre intercedió y el jugador lo golpeó. 

 

 

Cuando la Policía llegó para hablar con Benítez, él los agredió. Entonces quedó detenido. La causa quedó a a cargo de la UFI 16 de Lomas de Zamora, que derivó el expediente a la UFI 17 a cargo del fiscal Juan Manuel Baloira. Casi una semana después, el jugador fue liberado cinco días después por el juez de garantías de Lomas de Zamora Jorge López.


Agustín Rossi 

En 2017, Agustín Rossi fue denunciado por quien fuera su ex novia, Bárbara Segovia. Todo se había mantenido en silencio, hasta que el arquero fue vendido a Boca. A través de su cuenta de Facebook, la joven publicó todo lo que vivió junto al futbolista. "Tengo miedo de la Justicia que tiene este país, porque al haber hecho la denuncia en la comisaría de City Bell (La Plata), me respondieron: ‘Vos sabés que esto es difícil porque es jugador de acá’".

Y siguió, junto a fotos de su rostro golpeados y a capturas de chats con Rossi: "Tengo vergüenza y miedo. Tengo vergüenza de mi mamá, que me enseñó siempre lo que es el respeto, el buen trato que me educó para nunca permitir algo así (y le fallé). Tengo vergüenza de mis hermanas que llorar cuando él mismo en la cara les contó cada vez que me había levantado la mano, y se sintieron culpables por no haberse dado cuenta (la culpa la tuve yo)”.

 

Por último dijo: "Tengo miedo de mis sobrinas, que piensen que esto está bien, que es un ejemplo, que copien mi historia; miedo de que les pase alguna vez algo y no tendría palabras para describir el dolor que se siente; miedo de que alguna vez les pase algo parecido a alguien querido. Termino esta historia acá. Sintiéndome descargada por no callarme más. Por no ocultarlo más. Por no ayudarlo más. Pongo fin #NiUnaMenos #NosQueremosVivas".

En una de las capturas de la charla entre Rossi y Segovia, se puede leer que el arquero admite que la golpeó. "Te das cuentas, metés cosas que me pasaron a mí hace cinco años para intentar ocultar todas las veces que me pegaste vos a mí, ¡y eso no lo va a tapar nada!", le había escrito Segovia. Y Rossi le respondió: "Yo admito que te pegué, admití vos que siempre empezaste vos poniéndote nerviosa. Pero esas cosas de cinco años son parte de su vida y no estás bien, aceptalo".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!