Secciones
Tiene una denuncia en su contra

Exigen que Thiago Almada no juegue el Mundial: "No puede representar a la Argentina un abusador"

El ex Vélez fue imputado por "abuso sexual agravado" en una causa iniciada en 2020 y figura en la lista preliminar de Lionel Scaloni para el Mundial de Qatar 2022. 

La Copa del Mundo se desarrollará desde el 20 de noviembre al 18 de diciembre en Qatar y las expectativas de todos los argentinos es alta. De hecho, en este contexto de mucha ilusión y, sobre todo, ansiedad, Lionel Scaloni presentó el domingo la última prelista de la Selección Argentina antes del Mundial y más allá de los nombres conocidos, la nómina contó con una gran sorpresa: la convocatoria de Thiago Almada, actual jugador del Atlanta United.

El ex Vélez, que ahora milita en Atlanta United de la MLS, ya había sido convocado en noviembre de 2021 para la doble fecha de Eliminatorias en la que la Selección Argentina enfrentó a Uruguay y Brasil. Lleva cinco goles convertidos y seis asistencias en 21 partidos como titular en la liga norteamericana. Además, ingresó en otros cuatro partidos y es el jugador con más asistencias de su equipo, con más situaciones de gol creadas y más pases clave por partido (3).

Por esta razón, no es descabellado suponer que pueda ganarse un lugar en la lista definitiva que entregará Scaloni en las próximas horas. A menos, claro, que la causa por "abuso sexual agravado" que recae sobre sus espaldas sea suficiente como para dejarlo sin su tan anhelado boleto a Qatar. Es que en las últimas horas, el Equipo Interdisciplinario Red de Contención lanzó una petición para que el delantero no sea parte de la nómina definitiva del seleccionado argentino.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

¿La razón? Su imputación por "abuso sexual agravado por acceso carnal y abuso grupal" en aquella recordada fiesta clandestina que protagonizaron algunos ex jugadores de Vélez el 4 de diciembre de 2020. Almada está imputado en el hecho que se tramita ante la Fiscalía de Género de San Isidro, cuya causa hermana -que tiene a Juan José Delbene Acuña como principal acusado por abuso sexual agravado-  ya tiene fecha de juicio ante el Tribunal en lo Criminal N° 3 de San Isidro.

De esta manera y ante la inminente convocatoria de Almada, desde la  Red de Contención advirtieron: "No puede representar a la Argentina un abusador y entregador en un abuso grupal". A fines del 2020, una joven de 28 años denunció que durante la madrugada del viernes 4 de diciembre de ese mismo año fue abusada sexualmente en una fiesta realizada en una casa del country Camino Real, en el partido bonaerense de San Isidro, alquilada por el ex delantero del Fortín, Juan Martín Lucero.

Aquella fiesta contó, además, con la participación de al menos cuatro ex integrantes del plantel de Liniers: Ricardo Centurión, Thiago Almada y Miguel Brizuela, estos dos últimos imputados por abuso sexual. En menos de tres meses se cumplirán dos años de aquella aberrante fiesta y la última novedad es que la causa se dividió en dos partes.

"Se dividió en dos porque la fiscal que llevaba la causa se había peleado con este entrenador que se dio a la fuga, Acuña Delbene, que hoy está preso y va a juicio el año que viene. Y en la causa de Brizuela, Thiago Almada y Díaz, que es una mujer que también fue imputada por abuso sexual, están a la espera de los resultados de los ADN para poder avanzar. ¡Es una vergüenza!", disparó la abogada de la víctima, Raquel Hermida Leyenda.

A pedido de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Especializada en Delitos Vinculados en Violencia de Género del Distrito de San Isidro del Departamento Judicial de San Isidro, Juan José Delbene Acuña -por ahora el único detenido en la causa- fue sometido a un análisis de ADN como parte de las pericias ordenadas por la fiscal Laura Zyseskind. Aquel análisis de ADN fue realizado el jueves 2 de diciembre del año pasado, a las 10.00 horas, en el Laboratorio de Análisis Comparativo de ADN dependiente de la Dirección General de la Asesoría Pericial de la Suprema Corte de Justicia, ubicado en la calle 41 y 119 de la Ciudad de La Plata.

Pero en este lapso de tiempo, las cosas cambiaron. La fiscal que llevaba adelante la causa tuvo que ser apartada por un intento de suicidio -tal y como le informaron a este sitio- y la investigación recayó en manos de Marcelo Fuenzalida, quien hasta hace poco se desempeñaba como funcionario público en Tigre y que actualmente lo hace como agente fiscal de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio especializada en Violencia de Género. Lo llamativo es que sobre Fuenzalida recaen varias denuncias de parte de distintos organismos por su manera de obrar en las causas sobre abuso sexual y violencia de género.

Una de las denuncias contra el fiscal Marcelo Fuenzalida.

Por ejemplo, en junio de 2018 fue acusado ante la Fiscalía General Departamental por Sara Barni, Presidente de la Red Viva de víctimas de violencia y abuso sexual en la infancia, y Cristina Dominguez y Mercedes Delgadillo Navajas, en su carácter de progenitoras de víctimas de abuso sexual, inconformes con la atención de los casos que Fuenzalida llevaba en ese momento. "Denunciaron que no las recibía ni les informaba el estado de las causas y que seleccionaba parcializadamente los elementos obrantes para así archivarlas. También actuó en el caso de Luna Ortiz, una joven que fue asesinada y se la devolvió a la familia toda lavada para que no pudieran realizar ninguna autopsia", le detallaron a este sitio.

Aquella denuncia contra el fiscal que actualmente lleva adelante los casos contra los imputados por al fiesta clandestina de los ex integrantes de Vélez señalaba: "La Sra. Delgadillo, que formuló denuncia en orden al delito de abuso sexual en perjuicio de sus hijos Mateo y Ticiano y atribuible al progenitor de estos, la abuela paterna y la tía paterna, refiere que la causa se archivó sin haberse producido las medidas tendientes al esclarecimiento del hecho, que no se convocó a la psicóloga que los atendió oportunamente y que no se llevó a cabo la declaración en Cámara Gesell de ambos menores".

En diálogo con este portal, la abogada de la víctima, Raquel Hermida Leyenda, se mostró disconforme con la demora en las pruebas de ADN. "La víctima había declarado en el primer momento en contra de la fiscal, los había acusado de haber arreglado todo y haber escondido pruebas. Y ahora sigue pensando lo mismo, que hay un arreglo y que, obviamente, esta demora en el resultados de los ADN, que se tomaron el año pasado, está relacionado con el Mundial, para que pueda jugar en Qatar. Por eso lo mandaron a Inglaterra, para que pueda salir de ahí hacia Qatar y no desde la Argentina. Es todo una planificación que fue abonada por el Ministerio Público", denunció la abogada y agregó: "La víctima de los jugadores cree que ya arreglaron todo y que escondieron pruebas".

Las pruebas de ADN se llevaron a cabo el año pasado.

Los resultados de ADN estaban previstos para el 15 de enero de este año, pero a casi 9 meses de aquella fecha aún no hay noticias. Las causas por ahora tienen como imputados a Thiago Almada, Miguel Brizuela, Camila Díaz -la acompañante que estaba de manera circunstancial con Brizuela- y Juan José Delbene Acuña, quien deberá enfrentar el juicio el año próximo. Cabe recordar que el hombre permaneció más de siete meses prófugo de la Justicia y recién fue detenido el 30 de julio del 2021. Se trata de un rostro medianamente conocido en el ambiente del fútbol, particularmente en el Ascenso. Delbene Acuña tiene 44 años y una larga experiencia como director técnico.

De hecho, entre marzo de 2008 y noviembre de 2015 trabajó en el club Defensa y Justicia. Se encuentra detenido con un pedido firme de prisión preventiva en la Comisaria Segunda de San Fernando debido a que estuvo por más de siete meses prófugo de la Justicia. El miércoles 3 de febrero del año pasado había ampliado su testimonial Lucero, acusado por la víctima, identificada como María (cuyo nombre completo no damos a conocer a pedido de su abogada) y su amiga, Verónica, de haberles robado sus carteras con todas sus pertenencias, entre las cuales se destacaban sus teléfonos celulares y más de 5 mil pesos. Mientras tanto, el viernes 5 de febrero la víctima se presentó ante la fiscal Zyseskind y ratificó su denuncia.

Fue entonces que la fiscal había optado por imputar a Almada y Brizuela por presunto abuso sexual. "Centurión no prestó ayuda y Lucero podría llegar a ser imputado por robo. Lucero jamás llamó al 911 y Thiago (Almada) tuvo una relación sexual consentida al principio y después no", remarcaron las fuentes del caso consultadas por este portal.

La denuncia contra los futbolistas

Ante la fiscal, su abogada y los tres abogados defensores de Acuña Delbene, había contado que al evento organizado por los ex futbolistas de Vélez fue invitada por una amiga en común, identificada como Noelia A., con la que -aclaró- "no tuvo más contacto" después de lo ocurrido. Durante la fiesta mantuvo también con sus amigas una charla con Centurión.

De acuerdo a su testimonio, Ricky les contó que habían vuelto de Colombia ese mismo jueves 3 de diciembre del 2020. Además, les había dicho que al día siguiente debían viajar a Paraná para jugar contra Patronato. "Dijo que estaba re en pedo, que estaban desde las 12 escabiando y comieron un falso asado. Que estaba re loco, drogado y que tenía flores para fumar por si queríamos", denunció la víctima.

Según contó María. durante la velada se topó con Thiago Almada -figura de Vélez-, con quien se dirigió al primer piso de la casa. Allí -relató- habían tres habitaciones y un baño. "Entramos a una habitación, en la que había una balanza, un ropero con un espejo, una cómoda y una cama de dos plazas. Empezamos a besarnos y mantuvimos una relación sexual. En un momento siento que abren la puerta e ingresan dos personas", ratificó.

Y sumó: "Eran Brizuela y una morocha grandota de pelo negro y escucho a Thiago hablar con ellos. Me sentía mareada, mal y eso no me gustó. Le dije a Thiago 'basta' e intenté irme. Pero en ese momento, siento una mano y otra mano en mis zonas íntimas. Me comencé a sentirme mal, muy mal, y nuevamente dije 'basta,basta; no quiero más', dije que no me sentía bien".

La joven de 30 años recordó que les aclaró a los presentes en la habitación (Thiago Almada, Miguel Brizuela y una mujer de pelo negro largo, de 1.75 de estatura) que se "sentía mal". Sin embargo, remarcó que los futbolistas "continuaron" con el abuso. "Yo recuerdo que no podía salirme. En un momento abren la puerta y escucho la voz de Vero, dice algo así como si estaba bien", reveló.

A pesar de sus ruegos, los futbolistas no cesaron. "No recuerdo haberle respondido porque en ese momento Brizuela me tenía agarrada de los pelos, obligándome a hacerle sexo oral, mientras la morocha tenía sus dedos en mi vagina y Thiago quiso penetrarme por el ano. A Thiago le dije ´Basta, me siento mal´. Pero él continuó la relación sexual, no puedo afirmar ni descartar haber sido penetrada (por el futbolista de Vélez). Siento que vuelven abrir la puerta, había más personas en la habitación, sentía manos que me penetraban y me manoseaban, personas que entraban y más tarde salían de la habitación", recordó.

Luego apareció Verónica, su amiga, quien la encontró desvanecida sobre la cama. "Me cogieron todos. Vero me cuenta que cuando abrió la puerta yo estaba desmayada con una jarra de plástico en la mano y un pelado robusto (por Juan José Acuña Delbene) estaba saliendo de encima mío, subiéndose los pantalones y riéndose", explicó. 

La amiga de la víctima, de 38 años, reveló que hubo varios encuentros sexuales durante el festejo en la casa de Lucero, la cual arrancó a las 18 del jueves anterior al abuso sexual. Además, comentó que los jugadores de Vélez se opusieron a que llamara a la policía y que le robaron sus pertenencias. "Ninguno nos brindó ayuda y nos dimos cuenta en ese momento que nos habían robado la cartera con nuestras pertenencias", dice la denuncia de la víctima.

Lucero solicitó que le devuelvan su teléfono celular y otras pertenencias incautadas.

Al ratificar su testimonio, la fiscal Zyseskind decidió imputar a Almada y a Brizuela en la causa por abuso sexual, pero por ahora siguen en libertad. Según las fuentes, existe material suficiente para probar que Acuña Delbene cometió el delito de violación, no así de los jugadores. Por eso, los resultados de ADN serán claves. "La víctima ya declaró, ratificó todo lo que denunció y anda muy mal. Medicada, está con tratamiento, le afectó hasta cognitivamente", le contaron a este portal. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!