Secciones
Terrible crimen

Femicidio en Campana: los videos que incriminan al vecino, el rol de sus padres y el cuerpo carbonizado

Tanto el vecino de la víctima como sus padres están detenidos y declararán este lunes.

El femicidio de María Alejandra Abbondanza, quien fue encontrada descuartizada y quemada en la casa de un vecino de la ciudad de Campana, no deja de estremecer.

A medida que la investigación avanza y que se conocen nuevos detalles del crimen, las sospechas que recaen sobre los detenidos son cada vez más. Si bien inicialmente quedó aprehendido Agustín Leonel Chiminelli, como el autor del "homicidio calificado", luego quedaron privados de su libertad sus padres, Carlos Rubén Chiminelli y Liliana Esther Sánchez, acusados de ser sus cómplices.

Por lo que se pudo reconstruir hasta el momento, se sabe que alreredor de las 17.30 del viernes la víctima sacó a pasear a su perro y que, por esas cosas que aún no tienen explicación, justo se encontró con Chiminelli, quien la invitó a pasar a la vivienda en la cual vivía con sus papás.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Lo que pasó ahí adentro no está todavía claro. Lo que sí pudo determinar la fiscal Ana Laura Brizuela, de la UFI N° 2 del Departamento Judicial Zárate-Campana, es que María Alejandra murió de un traumatismo de cráneo provocado con un elemento contundente.

La principal hipótesis es que Chiminelli usó una mancuerna gris, de hierro engomado, que después descartó en una bolsa de residuos en un domicilio a 50 metros de la escena del crimen.

La denuncia por la desaparición de la fallecida se hizo a pocas horas de la salida de su casa, ya que con el paso del tiempo, su familia empezó a preocuparse porque no regresaba. Tras descartar que estuviera en distintos sitios, finalmente se alertó a la policía.

Con las primeras medidas investigativas, se empezó a reconstruir el camino de Abbondanza, y fue entonces que se determinó que había entrado a la casa de los Chiminelli, donde finalmente la encontraron asesinada en el galpón donde vivía el hijo.

Tras detenerlo, se constató que el acusado restauró su teléfono celular para que quede como de fábrica, lo que significa que borró toda la información antes de que los investigadores pudieran analizarlo.

También se sabe que el sospechoso salió varias veces con bolsas de basura que desparramó por diferentes sectores del barrio. Dentro llevaba la ropa ensangrentada, la mancuerna y hasta el pretal del perrito con manchas de sangre.

Aunque todas las miradas apuntan al joven de 24 años, la Justicia detuvo a sus padres porque creen que actuaron como cómplices. La principal sospecha tiene que ver con subieron el cuerpo de Alejandra por una escalera de 60 centímetros, para intentar incinerarlo en una parrilla que tenía en una especie de terraza.

Eso, creen los investigadores, el joven no pudo haberlo hecho solo. Además, durante la búsqueda de la víctima, la madre del supuesto asesino desvió a los policías para que revisaran su casa en último lugar, y dio información falsa al decir que el galpón de su casa era alquilado, cuando en realidad lo ocupaba su propio hijo.

Sumados estos datos, más el hecho de que el crimen ocurrió en la casa que compartían los tres, es que la fiscal los detuvo y que durante este lunes les tomará declaración a todos.

Además, trascendió que Chiminelli tenía una denuncia previa de una pareja anterior. De hecho, solo unos días atrás había recibidoen su domicilio la notificación de una restricción de acercamiento que le hizo llegar el Juzgado de Familia de Campana, tras la denuncia que radicó su ex por violencia de género.

Sin embargo, esto no sería todo, porque se conoció el relato de otra joven que contó a través de sus redes sociales que el joven era muy violento y que además siempre sus padres lo cubrían. Ambas serán citadas a declarar como testigos.

 

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!