Secciones
Policiales

Femicidio en Santa Fe: tenía 83 años, la violó un vecino y murió de un paro cardíaco

El juicio contra el acusado comenzará en breve y la causa fue caratulada como “violación seguida de muerte”. 

“Lo de mi mamá fue crónica de una muerte anunciada”, sintetizó Flavia Montes, la hija menor de Raquel Benavídez, una mujer de 83 años que fue violada por su vecino y minutos después, murió de un paro cardiorrespiratorio causado por el shock. 

 

Todo ocurrió en la localidad de Godoy, en la provincia de Santa Fe. Durante meses, la anciana sufría los hostigamientos de parte de Horacio Oria, su vecino de 77 años. El hombre la manoseaba en la calle, le levantaba la ropa y hasta había entrado al hogar de la mujer. Pero, a pesar de las denuncias, la Policía jamás hizo nada. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Finalmente, el 12 de mayo de 2020, en la etapa más dura del Aislamiento Social, Preventivo y Obligatorio dictado por el Gobierno Nacional por la pandemia de coronavirus, mientras Raquel miraba su telenovela favorita, Oria rompió la puerta de entrada e irrumpió a la casa de su vecina. 

 

Después de sorprenderla, en la vivienda de la calle Belgrano 781, el criminal de 77 años arrastró a la mujer hasta su cama. Después de amenazarla de muerte para que no gritara, la desvistió y la violó. Minutos después se fue del lugar. Horas después, una de las hijas de la mujer, llamada María Elena junto a su esposo Fernando, la encontraron muerta. Los médicos constataron que había sufrido un paro. 

 

A partir de ese momento, la familia comenzó a vivir un calvario. El femicida estuvo escondido durante unos días hasta que fue detenido. Para entonces, la autopsia y el análisis de ADN había determinado que el autor del abuso había sido Oria. 

Pero la Justicia hizo todo muy lento y difícil para las hijas de la anciana. Primero, el violador fue declarado inimputable. Ahora, después de mucha lucha, la caratula cambió y ahora la causa es por “violación seguida de muerte”.

 

En una entrevista, Flavia, hija de la fallecida recordó lo que el abusador le hacía a su madre: “Cuando me contaba al principio yo pensaba que estaba inventando. A veces es propio de la edad. Pero me di cuenta que era muy convincente con lo que decía. Ella tenía miedo pero se quería quedar en su casa, y era lógico porque ahí estaba toda su vida”.

 

Y continuó: “Hasta que finalmente hizo lo que hizo y mi madre murió. Ese día viene mi hermana gritando que la casa de mamá estaba a oscuras, que algo le había pasado. Desde mi casa llamé al médico de cabecera y me fui corriendo a su casa. Cuando llegué la encontré muerta”.

 

En tanto, la mujer contó sobre los resultados de la autopsia: “Él la violó y ella después se murió de un infarto a causa del gran estrés que había vivido. No tenía problemas de corazón. Se murió de un infarto a causa del estrés y la tristeza de lo que estaba viviendo”.

En la causa están no solo las pruebas médicas del abuso y de que le generó la muerte sino también el testimonio de más de 20 testigos que vieron, en al menos una oportunidad, el acoso de Oria a la anciana. Aunque lo había declarado inimputable, la Fiscalía apeló y ahora será juzgado. 

 

Sobre el nuevo juicio, Flavia dijo: “Hace pocos días me llamaron para avisarme que la causa por fin va a juicio, que la jueza dijo que en esta etapa se encuentra en condiciones de ser juzgado. Pedimos Justicia. Quien comete un delito tiene que pagar, no importa la edad que tenga”. En el caso de ser juzgado, cumplirá la pena en prisión domiciliaria. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!