Secciones
violencia de género

Fue violada por el mejor amigo de su marido: el abusador sigue libre, la acosa y la amenaza

La mujer vive en Berazategui y asegura que la Justicia no hace nada.

A mediados del año pasado, Irma, una mujer de 49 años que vive en Berazategui, al sur del Conurbano, comenzó a vivir una relación con el mejor amigo de su marido. El hombre, al que llamaremos Carlos Daniel T., también era compañero de trabajo del concubino de Irma y la infidelidad terminó a fines del año pasado.

Desde entonces, la vida de Irma se convirtió en una pesadilla. El ex amante comenzó a perseguirla, a acosarla y amenazarla. Ella le repitió en infinidad de veces que dejara de molestarla pero el acosador continuó. Hasta que el 21 de diciembre de 2021, cerca de las 23, y como sabía que su pareja no estaba, golpeó la puerta. 

 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Ella le abrió y creyó que iban a charlar para que el acoso llegara a su fin. Nada de eso ocurrió. El hombre la tomó, la empujó sobre la cama matrimonial, le sacó la ropa y abusó de ella en reiteradas oportunidades. Cuando se lo pudo sacar de encima, el hombre se escapó y le dijo que volvería a buscarla.

De inmediato, Irma hizo la denuncia en la Justicia. Pero, desde hace seis meses, sufre el acoso constante por parte del abusador y no obtuvo ninguna respuesta, ni dispusieron una orden de alejamiento para el hombre. En su cuenta de Facebook, la mujer escribió: “Escribo esto porque no quiero pasar otra noche sin dormir, ni pensar, ni poder respirar bien y con las luces encendidas por tener miedo. La Justicia está haciendo oídos sordos a mi denuncia”.

 

En una entrevista con el periódico local El Progreso, Irma contó: “Engañé a mi pareja con este hombre, a quien conocíamos desde hacía un tiempo porque trabajaban juntos en la estación de Berazategui. Cuando me arrepentí de la infidelidad, decidí ponerle un punto final y terminar las relaciones con él, pero todo se volvió en una situación peor”.  

 

En tanto, sobre la noche en la que la violó, Irma relató: “Mi marido y él ya no trabajaban juntos, pero este hombre conocía nuestros horarios y aprovechó que yo estaba sola para llegar hasta mi casa. Lo dejé entrar porque había confianza, pero se aprovechó de mí porque estaba sola. Y él lo sabía”. 

Y continuó: “Los días después del abuso no le dije nada a mi marido. Pero el 26 de diciembre le conté la verdad. Él se enteró de todo y el 3 de enero fuimos  hasta la comisaría de la Mujer y la Familia de Berazategui para radicar la correspondiente denuncia”.

 

Además, Irma dijo en la entrevista: “Los violadores no sólo están en los callejones oscuros esperando para atacar, los hay en las oficinas, en las confiterías, en las familias, en los parques y entre los amigos de la familia. Mi vida no puede reducirse a que me haya cruzado con un tipo que, dicho sea de paso, sigue con su vida normal, y yo tenga que encerrarme debido a que desde ese día sufro ataques de pánico; con miedo a salir a la calle o aterrorizarme cada vez que tocan a mi puerta”.

 

Por otra parte, Irma aseguró: “No quiero a este violador libre, lo quiero preso. Merezco volver a sentir cosas lindas y no este veneno que tengo dentro mio. Merezco volver a reír con ganas, tener una familia y unos amigos que puedan contar conmigo”. Y la Justicia aún no dictó una restricción de acercamiento contra el abusador. “Él trabaja en la estación de trenes de Berazategui y yo tengo que pasar por ahí a menudo; además pasa por la puerta de casa y se ríe, por la impunidad que tiene”, explicó la mujer. 

En tanto, explicó que el Centro Integral de Prevención y Asistencia a las Violencias (CIPAV) de Berazategui le dieron un botón antipánico, aunque aseguró: “El botón no sirve de nada sin la orden de restricción de la Justicia. Vivo medicada y con ayuda psicológica. Ya tuve varios intentos de suicidio. Tomo ansiolíticos, no puedo dormir de noche y se me cayó el pelo por todo esto que estoy viviendo”. 

Y por último dijo: “Por mis hijas y en nombre de tantas mujeres que pasaron por esta situación, por este infierno, me juré a mi misma que no voy a rendirme hasta que se haga justicia. Temo por mi vida ya que es una persona violenta”. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!