Secciones
Policiales

García Belsunce: la declaración del testigo que complica fuerte a Pachelo

Se trata de uno de los primeros policías que llegó a la escena del crimen.

Un jefe policial que participó en la pesquisa por el crimen de María Marta García Belsunce en el country Carmel de Pilar en octubre del 2002 aseguró que, de acuerdo a los elementos recolectados en la investigación del caso, el vecino Nicolás Pachelo "fue el autor del homicidio" de la socióloga, y dijo que si bien la primera hipótesis apuntaba "al entorno familiar", con la incorporación de pruebas, "eso se fue descartando porque aparece en escena" el ahora imputado.

Se trata del comisario mayor, actualmente retirado, Alejandro Elorz, quien aseguró que participó en las primeras diligencias que se realizaron en la casa de la víctima, y dijo que "según los elementos recolectados y todo lo ocurrido con posterioridad de este evento, todo hace presumir que el señor Pachelo fue el autor del homicidio".

Elorz, quien trabajaba bajo las órdenes del comisario general retirado Ángel Reinado Beserra que declaró el lunes, fue el primer testigo de la nueva jornada del tercer juicio por el crimen de María Marta y su testimonio apuntó de manera directa contra Pachelo (46), el vecino del Carmel que está siendo juzgado junto a los exvigiladores Norberto Glennon (57) y José Ortiz (45).

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Justamente el principal imputado por el homicidio de García Belsunce presenció la nueva audiencia en la que se mantuvo gran parte de la misma con los brazos cruzados, pero intercambiando palabras con sus abogados y realizando anotaciones en un cuaderno tamaño oficio que guarda en una bolsa negra de nylon.

Elorz realizó un pormenorizado relato de las primeras diligencias realizadas en la casa de María Marta, en el levantamiento de muestras hemáticas y en la recolección del famoso "pituto" (que fue la sexta bala que la familia arrojó por el inodoro), y cuestionó al entonces fiscal del caso, Diego Molina Pico, al asegurar que “la policía fue solapadamente corrida”.

"Teníamos elementos para ahondar en la investigación sobre Pachelo. Había hablado con Molina Pico, pero fue una investigación unidireccionada. Nosotros no participamos de la investigación, fue de la Procuración", explicó.

Para el jefe policial, la familia de la víctima "no tenía nada que ocultar" y por eso decidió no cremar el cadáver, a pesar de que en los primeros días, cuando aún se creía que María Marta había muerto en un accidente doméstico, pudo haberlo hecho.

"La primera hipótesis que se dio era la del entorno familiar, lo cual a poco de transitar se fue descartando porque aparece en escena el señor Pachelo", dijo Elorz, quien agregó que "hubo más de un elemento que lo vinculaba" con el crimen.

"Del relevamiento surge el nombre de Nicolás Pachelo. Empieza a surgir puntualmente que a Pachelo se lo sindicaba como autor del robo de una mascota de García Belsunce, que después de esa sustracción (la víctima) comenzó a recibir una serie de llamados en los que le pedían una suma de dinero para recuperar a su mascota. De hecho, María Marta había mencionado que la voz era similar a la de Pachelo", dijo.

 

El testigo, además, mencionó como evidencia contra el imputado "los robos de unos palos de golf en una casa vecina", otros asaltos en "el Torturas Country Club donde había habitado anteriormente Pachelo", el robo "de una moto" cuando el imputado "era adolescente" y "un incidente donde prende fuego a un hermano".Finalmente, respecto a los últimos minutos de vida de la víctima, Eloz resaltó ante el Tribunal Oral Criminal (TOC) 4 que, a su criterio, el homicida encuentra a María Marta "en el baño y le dispara aprovechando el estado de indefensión y la ejecuta de otros cinco balazos”.

“Luego mete la mitad de cuerpo en la bañera para simular un accidente. En mi opinión, el desenlace del homicidio se produce en el baño", agregó.

Luego de un breve receso, Edgardo Ferrer, vecino de Carmel se sentó frente al tribunal y relató que sufrió el robo de un portafolio y de una computadora que fue hallada en poder de una persona que salía de la casa del acusado.

El hombre expresó que Pachelo “no era un buen vecino” y que luego de que vendió su vivienda “inmediatamente después no hubo más robos” en ese barrio privado. Finalmente, declaró Nicolás González del Cerro, esposo de María José Díaz Herrera, la mujer que ayer sostuvo en el juicio que Pachelo “era capaz de cualquier cosa”.

El hombre dijo que "era imposible" dudar de la familia de la víctima, y reveló un encuentro que mantuvo con Pachelo al que concurrió armado con una pistola por cuestiones de seguridad, porque "sabía la persona que iba a tener enfrente".

"En un momento le dije 'vos sabrás qué hiciste o no con el perro y con el resto de las cosas, te aclaro que nuestros chicos tienen prohibido ir a jugar a tu casa y subirse a cualquier auto en donde estés vos o tu mujer'. La respuesta fue 'hacés muy bien, yo en tu lugar haría lo mismo'. No me sentí atemorizado, lo tomé como una advertencia”, explicó el testigo. Pero en ese momento, el hombre agregó que a ese encuentro concurrió armado con una pistola, de la cual es legítimo usuario.

Por último, reconoció que en el barrio le habían puesto a Pachelo una persona por turno de vigilancia (denominada “la sombra”) para seguirlo y que, sugestivamente, al momento del crimen de María Marta no se encontraba en el lugar. “Hubo una ventana de tiempo que coincide con el asesinato de María Marta que la cámara en ese sector no filmó”, expresó.

Telam

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!