Secciones
Policiales

Horror en Ituzaingó: ataron, amordazaron y asesinaron a una jubilada de 88 años

Dora Elena Marinic fue hallada en el piso de su casa, amordazada con pedazos de una sábana y junto a sus tres perros. 

Dora Elena Marinic tenía 88 años y fue encontrada sin vida en su casa. La mujer fue hallada tirada en el piso de su casa, atada de manos y amordazada con pedazos de una sábana en su casa, ubicada sobre la calle Posadas al 1300 de Ituzaingó. Fue su sobrina que, desesperada, llamó a un vecino debido a que su tía no le contestaba el teléfono y se había ausentado a un cumpleaños familiar.

Con el objetivo de tranquilizar a la joven, el vecino de la jubilada, acompañado de su hijo, se dirigió hasta la casa de la mujer para corroborar que estuviera todo bien. Allí, fue donde notaron que la casa de Dora estaba cerrada sin llave y no tenía indicios de que había sido forzada. Por esta razón, no lo dudaron y dieron avisó a la policía: efectivos de la Comisaría 1° de Ituzaingó ingresaron al hogar de la señora y la encontraron asesinada en su cuarto. 

En diálogo con El Trece, el vecino reveló que la casa estaba oscura y cerrada. "Le dije a mi hijo que pasara la rejita y vea la puerta. Cuando tocó el picaporte notamos que estaba abierta, así que llamamos a la Policía. Dora ni de casualidad hubiera dejado la puerta abierta”, explicó y reveló: “Cuando entramos estaba atada en el piso boca arriba, atada. La dejaron morir o se murió de un síncope, la verdad no sé”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La casa de Dora estaba de "cabeza", detallaron las fuentes del caso. De esta manera, el fiscal Patricio Ventricelli, a cargo de la UFI N° 2 de Ituzaingó, no descarta que la jubilada de 88 años haya sido víctima de una entradera con fines de robo y  dispuso la realización de la autopsia al cuerpo de la mujer para determinar con precisión las causas de su muerte ya que los efectivos que la encontraron detallaron que no tenía signos evidentes de violencia.

Dora no tenía más familia que solo dos sobrinos, a los que trataba como "hijos". De sus tres perros, dos se encontraban a su lado cuando la policía ingresó a la casa, mientras que el tercero fue hallado asustado debajo de la cama. Los efectivos de la Policía Bonaerense encontraron desorden, muchos objetos y pertenencias de la anciana tiradas por el living y las habitaciones.

La principal hipótesis de los investigadores es, hasta el momento, que la mujer fue víctima de un robo bajo la modalidad “entradera”. Si bien la puerta de la casa no había sido forzada, sobre una mesa en el living estaba el carnet de PAMI de Dora, que vivía de su jubilación y de la pensión que cobraba de ANSES tras la muerte de su marido, razón por la cual los investigadores calculan que cayó en el famoso "cuento del tío". 

Los vecinos definían a Dora como una mujer independiente que, a pesar de su avanzada edad, se manejaba sola y cuidaba de sí misma en su casa. Hasta el momento, se desconoce si la mujer guardaba objetos de valor o dinero dentro de su casa domicilio. “Yo vivo al lado de ella y tengo cuatro perros. No escuchamos nada ninguno de estos días y estamos todos encerrados. Adentro no había olor, ni nada, pero nos dijeron que puede ser porque estos días hizo mucho frío”, cerró su vecino.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!