Secciones
Abuso sexual

Horror en Mendoza: dos hombres raptaron, drogaron y violaron a una chica dentro de una casilla

La joven de 16 años había desaparecido de su casa en la madrugada del jueves. Tras una intensa búsqueda, la policía la encontró maniatada en un puesto de seguridad. 

El jueves pasado por la madrugada, en la localidad mendocina de Lavalle, a un costado de la ruta 40, una joven de 16 años desapareció de su casa sin dejar rastros. Se encontraba mirando televisión en el living cuando escuchó unos ruidos extraños que provenían de afuera, y al abrir la puerta para averiguar de qué se trataba, fue sorprendida y secuestrada a punta de cuchillos por dos o más personas.

Estuvo desaparecida durante más 24 horas hasta que fue descubierta en una casilla atada y drogada. Los secuestradores estaban a punto de asesinarla.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"Se evitó un femicidio", fue lo primero que declaró la policía al encontrarla viva y maniatada. Se trata de Agostina Trigo. Su hermana menor se había despertado a las cuatro de la mañana y al no encontrarla comenzaron una frenética búsqueda para dar con ella.

Además de recorrer la zona y preguntarle a los vecinos sobre el paradero de su hija, la familia de la joven llegó hasta una casilla que se encontraba frente a su casa, por la obra en construcción de la doble vía Mendoza-San Juan, pero no obtuvieron ninguna pista. Luego de hablar con el sereno y el guardia de seguridad, ambos aseguraron que no habían visto a nadie por la zona.

Ya sin respuestas, cerca de las 16, se dirigieron hasta la Comisaría 17° y radicaron la denuncia de desaparición en la Oficina Fiscal N° 7. Entonces, comenzó el operativo por parte de los uniformados y efectivos de la Unidad Investigativa Departamental Lavalle (UID), con la colaboración del Cuerpo de Canes y de la División VANT (Vehículos Aéreos No Tripulados) y un dron dotado con cámara de visión nocturna.

A pesar de la lluvia, en las primeras horas del viernes continuó la búsqueda. Luego de entrevistar al sereno de la casilla, el ayudante fiscal de turno notó inconsistencias en sus dichos y lo citó a la sede judicial para prestar declaración. 

Paralelamente, los oficiales notaron un movimiento en las cortinas de la casilla y cuando miraron a través de la ventana, encontraron a la víctima. Luego de forzar la puerta, descubrieron a la joven acostada, tapada con unas sábanas en estado de semiinconsciencia y atada de manos.

Según trascendió después, los sospechosos de haber secuestrado a la menor fueron identificados como Tomas Irala Cardozo (37) y César Rubén Ricarte (51). Al entrevistar a la chica, declaró que la habían abusado sexualmente y previamente dopado. Los peritajes confirmaron la vejación, y en consecuencia el fiscal de Delitos Contra la Integridad Sexual, Gustavo Stroppiana, imputó a Irala como autor del abuso con acceso carnal agravado por la participación de dos o más personas, y a su presunto cómplice, Ricarte, por la misma calificación pero en calidad de partícipe primario.

Finalmente, el representante del Ministerio Público ordenó encarcelar a los imputados mientras se desarrollan los diversos peritajes. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!