Secciones
La muerte ocurrió en 2019

Juicio por la turista electrocutada en Punta Cana: los testigos que complican al hotel

El proceso judicial continúa vía online. En los próximos días declarará una testigo clave.

El juicio por la muerte de Melina Caputo, la joven de 17 años que falleció en 2019 electrocutada en un hotel 5 estrellas de República Dominicana, se retomó en las últimas semanas vía online, y permitió que a finales de enero los testigos y familiares de la chica declararan ante la jueza, oportunidad en la que contaron cómo fue el terrible momento en que la adolescente sanjuanina falleció.

Tras haber contado con detalle la dramática situación y cómo fueron los intentos por salvarle la vida a Caputo, ahora los papás de la joven y sus hermanos esperan que en la próxima audiencia hable una testigo clave, quien también recibió una descarga eléctrica junto a Melina.

Melina Caputo murió electrocutada en un hotel de República Dominicana.

El momento de la descarga 

El 16 de agosto del 2019, en uno de sus últimos días de vacaciones junto a su abuela, su hermano y sus primos en Punta Cana, Caputo se dispuso a salir del mar por una escalera que daba al muelle del Hotel Be Live Collection Canoa de Bayahíbe (donde estaban alojados), y recibió una descarga eléctrica que le quitó la vida.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

En el lugar no había médicos para socorrerla, y a pesar de que varios de los testigos intentaron reanimarla sin éxito y luego su familia la trasladó a un salita médica muy precaria para salvarla, la adolescente oriunda de la provincia de San Juan falleció sin haber podido recibir asistencia.

La joven murió al salir del mar, mientras subía al muelle del hotel.

El juicio contra el hotel

Con un dolor inmenso por la pérdida que hoy en día aún duele más, sus papás iniciaron una demanda por "daños y perjuicios" contra el establecimiento turístico a nombre de la Sociedad Comercial Hotel Canoa S.A, y aunque la causa estuvo a punto de ser cerrada, finalmente el juicio comenzó a principios de marzo de 2020.

Sin embargo, por la pandemia del coronavirus se vio interrumpido, y aunque la fecha de reinicio se pasó primero para mayo y después para noviembre, la Justicia de República Dominicana decidió que finalmente el proceso continúe este año, y las audiencias se retomaron el pasado 23 de enero, cuando la familia de la joven declaró ante la jueza.

Ese día, el primero en hablar fue Leandro, el hermano mayor de Melina, y uno de los que vio cómo sucedió todo y cómo fueron tratados después por el personal del hotel.

"Fue todo por zoom. Mi hijo Leandro dijo unas palabras muy ciertas, cosas que yo no me había enterado, que él sentía de sí mismo. Fue bastante feo recordar todo tal cual pasó, lo dijo detallado y todos lo estábamos escuchando", explicó a BigBang Claudia Flores, mamá de Melina.

Según dijo, durante toda la audiencia online el abogado que representa a los dueños del resort se encargó de desacreditar a la familia de la adolescente, y hasta cuestionó a la abuela de Melina por haberla llevado de viaje junto a sus otros nietos.

Caputo había viajado con sus primos y su hermano.

"Le quisieron echar la culpa a mi suegra por llevar a menores de edad de viaje, pero ella tenía la autorización nuestra y solo Melina tenía 17 años, los demás eran mayores", dijo, y sumó que también quisieron dar a entender que Caputo había tomado alcohol la noche anterior y que por eso había sufrido un infarto.

Sin embargo, una de las pruebas que tiene la causa es el Certificado de Defunción emitido por el Ministerio de Salud Pública del país caribeño, el cual confirmó que la víctima falleció luego de sufrir un edema pulmonar y un shock cardiogénico a raíz de una electrocución, lo que no deja lugar a dudas.

"También decían que dónde estaba mi suegra cuando pasó el accidente. Ella con 77 años duerme todos los días la siesta, y son chicos grandes, podían estar solos. Ella eligió el hotel más caro para que no les pasara nada", se lamentó.

En general, la magistrada a cargo del juicio era quien hacía las preguntas, aunque los abogados de ambas partes también intervenían. Durante esa jornada, habló también Flores y su esposo, aunque anteriormente habían declarado varios turistas que vieron cómo fue el momento en que Melina se electrocutó.

"Ese día estaba bien, yo pude hablar y contar cómo era mi hija, sin ningún llanto, pude decir que era una mujercita tan buena, que hasta los cura de San Juan me piden que le pida a Melina que haga milagros a través de ellos", contó.

Además de un testigo francés y otro italiano, quien intentó reanimar a la joven, también vieron la terrible situación varios argentinos de distintas provincias, y todos ellos ya hablaron.

La última persona que falta que declare es Celina del Valle Caputo, prima de Melina, quien recibió una descarga eléctrica cuando su prima subía la escalera del muelle.

El hotel tenía una conexión ilegal en el muelle y por eso la familia hizo juicio.

"Ella recibió una patada, Celina iba nadando y empezó a los gritos cuando mi hija recibió la descarga, pedía que cortaran la luz y no había nada, no había disyuntor ni desfibrilador. Ella es una testigo crucial", aseguró Flores, al mismo tiempo que indicó que se estima que la próxima audiencia sea en 10 días.

Las pericias realizadas en el muelle por donde los turistas circulaban, las cuales ya fueron presentadas ante la Justicia, demuestran que los cables que pasaban por debajo no eran los correctos ni tampoco contaban con la aislación necesaria, y que fue eso lo que produjo la descarga contra Melina.

El dolor de la partida

Con una voz apenada, y algunos sollozos de por medio, Claudia Flores explicó que el dolor que siente hoy por la muerte de su hija es más grande que antes, y a que toda la familia le cuesta mucho superar la pérdida.

La madre de Melina siente mucho dolor por la pérdida.

"No se puede disfrutar nada desde que Melina partió. Nadie me la va a devolver, pero todos me dicen que es importante que se haga justicia", dijo conmovida, al mismo tiempo que reveló que toda la familia tiene pensando viajar a República Dominicana para la próxima Navidad, donde esperan hacer una despedida simbólica.

"Mi sueño es conocer el muelle donde mi hija murió, pero no sé si me permitirán entrar. Hasta ahora ellos nunca nos dieron las condolencias, nunca apareció una figura representativa pidiendo perdón. Se remitieron a que Melina tuvo un infarto y a que no fue una electrocución", cerró Flores.

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!