Secciones
Policiales

Justicia por mano propia: golpearon, desnudaron y ataron con cinta a un ladrón en José C. Paz

Un joven de 17 años intentó robar un kiosco y los vecinos lo atraparon: fue golpeado, desnudado y humillado en público. 

Un delincuente de 17 años fue golpeado y humillado por un grupo de enfurecidos vecinos luego de que intentara asaltar un kiosco en el partido bonaerense de José C. Paz. Dentro del local, que funciona en una casa ubicada en las calles Maestro Ferreyra y Rodó, en la zona de Barrio Sarmiento, estaba su dueña, de 37 años, quien al ver como los dos delincuentes ingresaban al lugar activó la alarma vecinal que habían instalado debido a los constantes robos en la zona.

 

El hecho ocurrió este martes y si bien los delincuentes intentaron robar el dinero en efectivo que estaba en la caja registradora, el rápido accionar de la comerciante provocó que los vecinos acudieran en su ayuda. Al verse rodeados, ambos jóvenes intentaron huir del lugar, pero fueron perseguidos por los vecinos. De hecho, uno de ellos fue atrapado, golpeado, desvestido y atado con cinta a un poste de luz a pesar de que no llevaba un arma. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Las imágenes de lo sucedido fueron tomadas por algunos de los vecinos que protagonizaron la "caza del ladrón" y luego compartidas por el Diario Efecto. De acuerdo a lo que se pudo ver en las imágenes, celebradas claro está en el Barrio Sarmiento, el delincuente que no logró escaparse de la furia de los vecinos resultó con una herida sangrante en el rostro. Además, fue despojado a la fuerza de sus prensas con la excepción de la ropa interior.

 

Pero como si esto no fuera suficiente, usaron cinta de embalar para atarlo a un poste de luz hasta la llegada de la Policía. Sin ir más lejos, alertados por un llamado al 911, al lugar llegaron efectivos de la Comisaría 3° de José C. Paz, que aprehendieron al joven. Vale aclarar que el chico, al no haber utilizado un arma de fuego o ser menor de edad, fue liberado horas después. “Son menores y viven a unas cuadras de aquí”, manifestaron los vecinos.

A su vez, aseguraron que el barrio actualmente “es tierra de nadie” a causa de los reiterados asaltos que sufren los vecinos a todas horas. “Estamos hartos de los robos. A una vecina le robaron la bicicleta, a otra le entraron a la casa. También quisieron asaltar en la barbería del barrio. Queremos seguridad para poder vivir tranquilos”, agregó otra vecina al diario local.

A lo largo de la pandemia, varios episodios de este estilo se repitieron a lo largo del país: en octubre del año pasado y al grito de "lo van a matar", un grupo de vecinos intentó evitar que otro mucho más numeroso y enardecido siguiera golpeando a dos motochorros que fueron atrapados luego de asaltar a una joven en el barrio Néstor Kirchner, en la ciudad jujeña de Monterrico.

 

Los delincuentes, un chico de 24 años y un menor de 17 –ambos con domicilio en la ciudad de Perico–, le arrebataron por la fuerza el teléfono celular a una mujer de 28 años en plena calle. La secuencia fue vista por los vecinos de la zona, que rápidamente intercedieron y alcanzaron a los motochorros cuando estaban escapándose por la Ruta Provincial N° 45, a la altura del Cruce Moriconi. 

Fue en ese momento que más de 20 personas se acercaron al lugar y comenzaron a golpear a los ladrones entre todos. Toda la secuencia del feroz y salvaje ataque quedó registrada por el teléfono de uno de los testigos. En las imágenes se puede ver como cerca de 20 personas rodean a uno de los delincuentes y entre varios lo atacan a base de golpes y patadas por turnos. “No, ¡lo van a matar!”, se escucha gritar a una persona de fondo.

Los gritos se apoderaron de la escena, hasta que un patrullero -por el aviso de otro de los vecinos- se hizo presente. Los efectivos rápidamente intercedieron para evitar que los agresores terminen con la vida de los dos jóvenes. Los delincuentes fueron trasladados al hospital local, donde uno fue atendido por los golpes mientras que el otro debió ser trasladado al Hospital Pablo Soria debido a la gravedad de sus heridas.

 

Pero linchamientos y la justicia por mano propia se convirtieron en moneda corriente. A mediados de septiembre, un delincuente de 38 años fue brutalmente golpeado y humillado por un grupo de enfurecidos vecinos luego de que intentara asaltar un comercio ubicado en la calle Zeballos al 1600, esquina España, Rosario, con una pistola calibre 32. El hombre fue golpeado y desnudado en la vía pública.

Un hecho similar ocurrió a principios de agosto del año pasado en Berazategui, cuando Braian Ezequiel Bravo, de 24 años, ingresó a un almacén de la zona ubicado en la calle 133, entre 5 y 6, del Barrio Marítimo y amenazó a sus dueños con un arma de imitación con el objetivo de robar y huir rápidamente del lugar. El joven no pudo llevar a cabo el atraco gracias a que varias personas, sin dudarlo, lo interceptaron y lo redujeron a golpes cuando éste intentaba escapar.

La secuencia había quedado registrada con el teléfono de uno de los vecinos que participó del linchamiento: en las imágenes se puede ver como Bravo es golpeado en su rostro, con golpes de puños y patadas, y desvestido. También a mediados de agosto, un caso de "justicia por mano propia" terminó en tragedia en la localidad santafesina de San Lorenzo, cuando un grupo de vecinos atrapó a un ladrón que había robado una mochila, lo golpeó brutalmente y se lo entregó a la policía.

El joven de 21 años, identificado como Cristian Nahuel Álvarez, tenía antecedentes penales y se descompensó al llegar a la comisaría, mientras los efectivos le realizaban las fotos correspondientes para iniciar una causa por tentativa de hurto.Tan solo 15 minutos después, los médicos emergentólogos constataron que Álvarez había fallecido producto diversos traumatismos, tanto en la cara como en todo su cuerpo, producto de los golpes.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!