Secciones
violencia de género

La acusación contra el marido de la enfermera y la teoría del suicidio: “Le decía que se mate”

El esposo de la mujer, Silvio Espíndola, sigue detenido. Los investigadores creen que podría haberla inducido a quitarse la vida.

Hasta hace un par de horas, y desde la mañana el viernes 29, la Policía buscaba a Elizabeth Di Legge, una enfermera del Hospital Churruca, cuya desaparición fue denunciada por su marido, el también enfermero Silvio Espíndola. Finalmente, hoy, tras una allanamiento en el hogar donde vivían, un perro rastreador marcó un galpón que estaba cerrado y ahí encontraron a la mujer muerta. El cuerpo estaba en una silla y tenía un suero conectado a su brazo. 

 

Desde ese momento, el esposo de la mujer quedó detenido y la Policía Científica intenta determinar qué fue lo que le sucedió a la mujer. En primer lugar, determinaron que el galpón donde estaba el cadáver estaba cerrado desde adentro y la llave había estado en poder de la mujer. En segundo lugar, los investigadores intentan determinar por qué no encontraron a la mujer en los días previos si ya habían revisado el lugar. Por último, sospechan que el hombre sabía que el cuerpo estaba ahí.  

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Ahora el hombre fue aprehendido y trasladado a la comisaría. En tanto, ya había declarado que el día anterior a la desaparición, habían tenido una fuerte pelea. Por otra parte, el hombre se pasó todo el fin de semana brindando entrevistas a los canales de noticias. Incluso le dio un móvil en vivo a El Trece y el equipo periodístico estuvo dentro de su casa, a pocos metros de donde sería encontrado el cuerpo de la mujer. 

 

Desde el fin de semana, la Policía Bonaerense había montado un operativo en González Catán. Lo último que se sabía era que se había conectado por última vez a WhatsApp el viernes a las 10 de la mañana. Según su marido, a esa hora debía caminar hasta la estación de trenes del ramal Belgrano Sur para presentarse en el Churruca, donde debía trabajar en el servicio de guardia. De hecho, el sábado fue el esposo de la mujer quien radicó la denuncia por “averiguación de paradero”. 

 

La enfermera de 47 años era madre de dos hijos y mantenía una relación conflictiva con su marido. Ahora la Justicia quiere determinar si la causa debe ser caratulada como Homicidio agravada por el vínculo y en el marco de Violencia de Género. La causa quedó a cargo de la UFI 3 Descentralizada de Gregorio de Laferrere. Según el material que recabaron, la mujer era víctima de Violencia de Género. Según fuentes policiales, el cadaver tenía marcas de golpes y de cortes. 


Además la Justicia confirmó la existencia de un pliego en la Red de Asistencia del Hospital Churruca, de principios de julio, donde solicitó contención porque sufría “violencia de Género” y “no podía tomar la decisión de separarse de su marido”. En el mismo documento dejaron constancia que por ese motivo, la enfermera realizaba tratamientos con un psiquiatra y un psicólogo porque había tenido “intentos o deseos suicidas”.

 

Por otra parte, no se encontraron denuncias por Violencia de Género en la comisaría, ni en la Justicia. Pero, los vecinos y las amigas de la mujer aseguran que era víctima de “abusos y maltratos” por parte de su marido. Una allegada a Di Legge afirmó en una entrevista con TN: “ Él la mató física y psicológicamente. No sabés lo mal que la trataba, como a una basura. Fue él. Tengo un informe que me contaba atrocidades que hacía este HDP, la hizo pelota. Esta gente no tiene que salir más, es un enfermo. Ayer pasé y él me dijo que no sabía nada”.

 

En tanto, otra amiga mostró la charla que había mantenido con la enfermera en WhatsApp hacía varios días. “Imaginate que cuando llego estoy destruida y encima acá cada pelea con el otro HDP”, había escrito Di Legge. Y le decía a su amiga: “Estoy muy triste, me trata mal y mi casa es un desorden”. Tras mostrar esa charla, la mujer dijo en la entrevista: “Este hijo de puta la tiene que pagar. Tres días el cadáver en un galpón y nadie sabía nada. Y voy a andar por la calle diciendo que no sé dónde está mi mujer. Más vale que tengo que revisar toda la casa”.

 

Por último, una vecina afirmó: “Siempre la trató mal. Ella venía llorando a mi casa y yo le decía que venga a vivir conmigo. La mató él. No lo dudo porque siempre la maltrató, ella dos veces quiso matarse, pero no se animaba por lo nenes. Venía sufriendo de antes. Ella tenía una discapacidad auditiva y tomaba una medicación psiquiátrica. Estaba muy mal por culpa de él”. 


 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!