Secciones
Crimen ocurrido en uruguay

La bronca de la familia de Lola Chomnalez por la absolución: "Creen que es responsable"

"Esperemos que un tribunal de mayor jerarquía revise la decisión".

A pesar del pedido de 10 años de prisión para Ángel “El Cachila” Moreira Martínez que había realizado la fiscal Jésica Pereira por el crimen de la joven argentina Lola Chomnalez en Uruguay, el juez de la causa, Juan Letrado Giménez Vera, en los último días decidió absolver al detenido por falta de pruebas y por el peritaje psiquiátrico que indicó una tendencia a la mitomanía del susodicho.

"No existe medio probatorio alguno en autos que posibilite responsabilizarlo del delito de encubrimiento, ni de cualquier otra conducta penalmente reprochable", explicó el magistrado a cargo de impartir justicia por el asesinato de la adolescente Lola Chomnalez ocurrido en diciembre de 2014 en el balneario de Valizas, Uruguay. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Sin embargo, en el periodo de tres días que indica la ley, el jueves 23 de junio pasado la fiscala presentó la apelación del fallo que dispuso la inmediata libertad de El Cachila en forma provisional y bajo caución juratoria. El cuidacoches se encontraba en la Unidad Penal II de Cerro Carancho, sospechado de encubrimiento. “Le recé a Dios y le pedí que me soltaran, porque era un hombre inocente”, declaró al salir de la cárcel.

La voz de la familia Chomnalez

La noticia de la absolución generó una gran decepción en los padres de Lola, la joven de 15 años asesinada el 28 de diciembre del 2014. Y aunque respetan el fallo del magistrado, esperaban con ansias la respuesta inmediata de Jessica Pereira: la apelación que ya se hizo efectiva. 

Al respecto, el abogado de la familia, el uruguayo Juan Raúl Williman, habló con BigBang, contó la impresiones del fallo y explicó las diferencias sobre el criterio de valoración de las pruebas que tuvo el juez. 

“Lo que indica la pericia es que el Cachila es una persona mitómana, pero esa condición puede ser a favor o en contra de él. Porque puede ser un mitómano que mienta y se ubica en la escena cuando no estuvo, o puede ser al revés, que claramente se ubica y va cambiando de posición”.

-¿Qué sintió la familia Chomnalez cuando se enteró de la absolución del mencionado Cachila?

-La familia respeta el fallo pero no necesariamente lo comparte. Están más cercanos a la posición que tuvo el fiscal Jorge Vas o incluso la fiscal Jessica Pereira. Vas, en su momento, pidió el procesamiento por homicidio y Pereira pidió una condena de diez años por encubrimiento. Es decir, ambos fiscales entendían que había responsabilidad.

De todas formas, esto no fue lo que entendió el juez, quien tuvo un criterio de valoración de la prueba bien distinto. Muy distinto, la verdad.

-¿Siguen creyendo, a pesar de lo escrito por el juez, que el cuidacoches tiene algún tipo de responsabilidad en el asesinato? 

-En ese aspecto, la familia está más inclinada a entender al absuelto como responsable, más allá del grado de participación. Nunca tampoco se planteó que fuera autor o coautor. En realidad, capaz que coautor sí, pero siempre se manejó la complicidad o eventualmente el encubrimiento.

-¿La familia no tiene la potestad de apelar? ¿Quién puede hacerlo?

-En Uruguay no existe la querella de parte. En realidad hay dos códigos que coexisten: uno que rigió hasta 2017 (por eso la causa está ahí, donde la víctima tiene muy pocas potestades), y un código más moderno que sí tiene prevista la participación de la víctima, con algunas discusiones, aunque en este caso no importa porque el hecho sucedió en el 2014. Pero respondiendo a tu pregunta, con el código viejo, la víctima depende cien por cien de la posición del fiscal.

-¿Qué esperan de la fiscalía?

-La familia de Lola piensa que la fiscalía va a apelar, de hecho ya lo hizo, para que un tribunal de mayor jerarquía revise esta decisión. De todas formas, la investigación sigue con el principal imputado, ese sí: acusado del homicidio muy especialmente agravado, y que es la persona que dejó su huella genética, la sangre en las pertenencias de Lola mezclada con la de ella. Esa investigación sigue y va a seguir.

Su ADN lo condena

Se trata de Leonardo David Sena, un uruguayo de 39 años con antecedentes por lesiones personales y violación, que fue detenido en el Chuy hace un mes gracias a una prueba de ADN que coincidió con la sangre encontrada en la escena del crimen. El imputado está detenido en la cárcel de Rocha mientras se realiza la investigación. 

A pesar de la contundencia de la evidencia, Williman explica su situación: “Está científicamente ubicado en el lugar del crimen. Reconoce haber tomado contacto con las pertenencias de Lola y que sustrae dinero de la mochila; reconoce lo que es imposible no reconocer porque la evidencia científica lo coloca en ese lugar, pero niega la autoría del crimen”.

El acusado en cuestión, según su prontuario, habría utilizado el mismo modus operandi que usó cuando violó a una adolescente allá por el 2009. El hecho sucedió en la localidad de La Paloma. Sena siguió a la víctima por unas cuadras, la amenazó con un cuchillo y la llevó a una zona boscosa donde la violó.

Su ADN surgió de un triple crimen ocurrido en el Cerro de Montevideo. La muestra fue derivada al registro de huellas genéticas y el entrecruzamiento de datos descubrió que la sangre de Leonardo David Sena tenía características similares al ADN encontrado en la toalla y en el DNI de Lola Chomnalez.

-¿Qué tiempo se estima que dura esa "investigación"? ¿Cómo sigue el proceso?

-Primero decide el Juez. Ahí le da vista a la fiscal para que acuse y pida la pena. Luego contesta la defensa y finalmente sí llega la sentencia. Pero falta todavía para eso.

-Es momento de esperar, digamos…

-O de novedades, no sabemos, depende de cómo avance la investigación. Ojalá de una vez confiese así sabemos bien la verdad.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!