Secciones
Policiales

La emoción del abuelo de Lucio Dupuy cuando le regalaron un peluche con la voz del nene

A casi seis meses del asesinato del chiquito de cinco años.


En las últimas horas, la familia de Lucio Dupuy, el nene asesinado a golpes por su madre y su novia, en La Pampa, el 26 de noviembre de 2021, recibió una caricia en el alma. Todavía repletos de tristeza por lo que significó la pérdida del chiquito de cinco años, tuvieron un momento de emoción cuando a Ramón Dupuy, el abuelo, le regalaron un peluche con grabaciones de la voz del nene. 

“A ti, mi querido ‘teto’ Ramón, te dedico esto desde el día vi a mi ángel y morí de amor y tristeza. Quisiera cambiar el tiempo, cambiar el destino. Pero usted y mi ángel van a cambiar el futuro. Por eso hoy, junto a tu preciosa hija, queremos darte esta sorpresa, para que tengas un poquito de consuelo y alegría. Los quiero Familia Dupuy”, rezó la carta que le escribió Vanesa, una amiga de la familia, que le hizo el obsequio tan especial.  

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Durante todo momento, Ramón abrazaba al muñequito que tiene la forma de un nene rubio con la camiseta de Boca, el número 5 en la espalda y el nombre Lucio. “Ay, no”, alcanza a decir el hombre al notar esa inscripción en la parte posterior del peluche. Pero luego, su hija le mostró la sorpresa de la grabación. 

 

Por supuesto, el abuelo del chiquito se quebró de emoción. Esos momentos quedaron registrados en dos videos, en los que le aprieta uno de los botones al muñeco, y escucha diversos momentos de la vida de su nieto, en las que se ríe, dice palabras, repite su nombre o simplemente, habla con Ramón. 

 

La investigación

 


En cuanto a la causa, desde el momento del crimen, las dos asesinas se encuentran alojadas en la Unidad N.º 1 de San Luis, después de que los vecinos del barrio quisieran lincharlas. La madre del nene, Magdalena Espósito Valenti, y su pareja, Abigail Páez, siguen detenidas y, según las pericias psicológicas, se determinó que ambas asesinaron a Lucio porque “interfería en la convivencia de la pareja”.


También se comprobó que ambas sentían desprecio hacia el género opuesto. Si bien los 11 puntos periciales que presentó la familia paterna del pequeño fueron rechazados por las acusadas, los exámenes psicológicos y psiquiátricos obligatorios fueron suficientes para determinar su condición.

 


En una entrevista, el abuelo del nene había brindado detalles de lo que fueron las últimas horas de vida de Lucio. Y realmente queda en evidencia que vivió un calvario. En una entrevista en A24, el hombre dijo: “Nadie me lo va a devolver. Todavía me sigo preguntando por qué lo mataron. Ellas dos son asesinas pero la jueza Clara Pérez Ballester  que no le dio la tenencia a mi hijo también es culpable”.

Luego sumó:  “La Justicia va a determinar quién lo mató, ya están las pruebas de que fueron las dos. Le pegaron entre las dos y lo violaron. Están los ADN de Lucio en los juguetes sexuales de las dos, está comprobado. Entre las dos lo mataron”. La causa está caratulada como  "homicidio agravado por el vínculo" y "abuso sexual gravemente ultrajante".


Según el abuelo de Lucio, el 26 de noviembre, las dos mujeres pasaron a buscar al pequeño por el jardín de infantes alrededor de las 17.30. Después de eso, desde que llegaron a su casa y hasta las 18.30 le dieron una paliza y abusaron sexualmente del nene. "Quedó agonizando hasta las 20:00, cuando una de las asesinas llevó a trabajar a la madre en moto", dijo Ramón.

Y agregó: "Cuando llega de nuevo a la casa, la pareja de la madre de Lucio le tira un balde de agua para reanimarlo, pero ya estaba muerto”. Según el informe de la autopsia, y que fue agregado a la causa, Lucio tuvo una descompensación en su casa y cuando llegó al Hospital Evita de la Pampa ya estaba muerto. 


En el informe de la autopsia, los forenses también determinaron que el nene tenía heridas de viaja data al igual que lastimaduras por los abusos sexuales. También revelaron que su vida había sido un constante sufrimiento ya que tenía golpes múltiples, fracturas en sus muñecas y en otra parte de los brazos, quemaduras de cigarrillo y mordeduras. 


Luego del crimen se determinó que el niño en tres meses había sido asistido al menos cinco veces por politraumatismos en distintos centros asistenciales de La Pampa. Pero, por el contrario, ningún profesional médico denunció esto.

El abuelo del pequeño también reveló que en los dibujos que su nieto hacía en el jardín retrataba señales de abusos y violencia que ninguna persona del sistema notó. "Hacía sus dibujos sin ojos por cosas que no quería ver, o (cosas) que le hicieron ver y no quería ver. Y dibujos sin piernas por las violaciones que sufrió durante mucho tiempo”, contó el abuelo.

Ese material fue secuestrado del jardín al que iba el niño por la Justicia para sumarlo a la causa, y por ese motivo su abuelo cargó contra la maestra jardinera sobre quien sostuvo que se tendría que haber dado cuenta de lo que ocurría. Los peritos analizaron los dibujos y determinaron que allí se presentan signos de abusos que padecía el niño. Así lo manifestó el abogado de Ramón Dupuy querellante en la causa, José Mario Aguerrido, en declaraciones al diario Clarín.

 

“El informe da cuenta que, los dibujos, son de un niño sufriente y gritando gráficamente La pericia dice que el nene enuncia con sus tachones, borroneos y colores lo que no podía o no se animaba a verbalizar. Lucio no encontró interlocutores que lo escuchen o descifren en lo que sí decía dibujando”, agregó. 

“La pericia concluye que en los dibujos se registran signos observables que son indicadores que permiten inferir abuso sexual infantil por parte de su entorno familiar más próximo”, remarcó. 

 

En otro de los pasajes de la entrevista, el abuelo de Lucio apuntó contra la jueza Clara Pérez Ballester, que fue la magistrada que le dio la tenencia a la madre del niño impidiendo que la familia paterna tenga acceso a él. "No le hizo un seguimiento, no le preguntó con quién iba a vivir, con qué lo iban a mantener. Después de estar de dos años de mochilera la madre, vino, lo reclamó y se lo dio de un día para otro”, dijo. 

 

“Lucio entró al hospital cinco veces en un mes y medio. Por esos hacía dibujitos sin piernas y dibujitos sin ojos. Son la mayoría de los que se secuestraron en el jardín. La maestra se tendría que haber dado cuenta. Pero bueno, ahora ya es tarde. Nadie se dio cuenta que un nene de 5 años se expresaba así con los dibujos”, denunció el abuelo. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!