Secciones
Policiales

La estafa de Vayo: la criptomoneda que expuso a Pampita, Cabak, Zaira, Tinelli y L-Gante

Las celebridades llegaban a cobrar hasta 10 mil dólares por un video en Instagram.


La fórmula es simple. Cuando un grupo de empresarios quiere que su marca sea famosa contrata, y valga la redundancia, a famosos. Esa lógica se multiplicó en las redes sociales, donde las celebridades se quedan con el efectivo y pueden publicitar desde marcas de autos hasta dudosos complementos para adelgazar, cortinas para el baño o nuevas formas de inversión.

 

Así como pasó con Generación Zoe, la empresa de Leonardo Cositorto, que estafó a miles de personas, las personalidades más reconocidas del país no dudaron en promocionar una desconocida criptomoneda: Vayo Coin. La flamante moneda, publicitada como la más importante de Argentina, cobró popularidad a través de diferentes voces y sus inversores se multiplicaron. Pero se trataba de una nueva estafa. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Por ahora, no se sabe cuántos fueron los damnificados por esta nueva estafa. Pero está comprobado que la empresa emitió casi una veintena de cheques. Todos están sin fondos. La deuda ya ascendió a 30 millones de pesos. Solo en marzo de 2022, Vayo Coin S.A. emitió 18 cheques sin fondos. El valor superaba los 13 millones de pesos. 

 

Al mismo tiempo, la compañía adeuda todos los aportes patronales de sus empleados. Según el Boletín Oficial, la empresa fue creada en 2020. Su social principal, dueña del 95% del paquete accionario, se llama Ana María Lavitola, tiene 68 y vive en un barrio humilde de Cómodoro Rivadavia. Algo suena raro, ¿no?

Todo se vuelve mucho más extraño cuando se habla del hijo de Lavitola. Su nombre es Leandro Usín y en mayo de 2021 fue condenado a un año y ocho meses de prisión por siete casos de “estafas y falsificación de documentos públicos”. Tras aceptar su culpabilidad y pagarle 600 mil pesos a los damnificados, a quienes les había pagado con cheques sin fondos. 

 

Entonces, si los dos principales apuntados no son especialistas en el negocio de las criptomonedas, ¿quién está detrás de ellos? Eso todavía no salió a la luz y la Justicia comenzará a investigar. De hecho, Lavitola, la supuesta dueña de la empresa, jamás pisó Buenos Aires, aunque Vayo Coin tiene una oficina, vacía, en un edificio arruinado en la zona de Balvanera. Los damnificados creen que los accionistas de la empresa son simples testaferros, una modalidad que suelen usar los empresarios que quieren ocultar activos. 

 

¿Cómo se creó?

Vayo Coin fue creada como un exchange de criptomonedas. Su estructura estaba dividida entre Walter Ramón Cárcamo, un ex empleado bancario con domicilio fiscal en una rotisería de Rada Tilly, que cumplía el rol de CEO, y Ena Ailín Andrada, de 31 años, contadora y, según ella, experta en criptomonedas, que en la compañía era la gerenta general de Universal Exchange, la empresa madre de Vayo. A ellos se sumaron otros empleados con roles menores. 

 

Lo cierto es que la pata fundamental de Vayo Coin fueron los famosos. De Carolina "Pampita" Ardohain y Marcelo Tinelli a L-Gante y Mica Viciconte, pasando por Natalia Oreiro, Zaira Nara, Horacio Cabak, Yao Cabrera, Estefanía Berardi, Andrea Rincón, Julieta Nair Calvo, José María Listorti, Candelaria Ruggeri, Federico Bal, Jimena Barón, Cande Tinelli, y Cinthia Fernández,entre muchos otros. Todos y todas realizaron sorteos y promocionaron a la criptomoneda. 

 

Oreiro, por ejemplo, anunció el sorteo de un auto 0 kilómetro para todos los que invirtieran, Zaira juró que todos sus ahorros estaban invertidos en esa criptomoneda, al igual que Viciconte y Ruggeri. Por su parte, L-Gante grabó una historia en su cuenta de Instagram donde dijo: “Para vos que querés cuidar la plata y a veces no alcanza, Vayo Group es la solución”.  

Después de estar publicaciones, la cuenta de Instagram de la criptomoneda, cuya primera publicación fue en enero, superó los 500 mil seguidores. No se sabe cuántos de ellos invirtieron. Por el momento, se cree que Vayo contó con, por lo menos, 200 inversiones con un promedio de entre 100 mil y 500 mil pesos. 

 

En tanto, el pago a los famosos se hacía en efectivo y, como mínimo, cobraban 350 mil pesos por la publicación de una historia en Instagram. Para las estrellas de la televisión o si el perfil del famoso en cuestión contaba con varios millones de seguidores, el pago podía ascender a los 10 mil dólares. Por supuesto, ninguna celebridad se hará cargo de la estafa. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!