Secciones
Policiales

La jefa de enfermería habló de “genocidio" de bebés  y de "cosas espantosas" en el Hospital de Córdoba

La mujer advirtió que las muertes ocurrieron en "todos niños sanos". 

El Hospital Materno Neonatal “Dr. Ramón Carrillo” sigue en la mira de la Justicia a partir de la muerte de al menos cinco bebés entre mayo y junio de este año. A partir de la investigación que se inició a raíz de una primera denuncia particular, el ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, decidió apartar a la directora del hospital Materno Neonatal, Liliana Asís, y a la subdirectora Claudia Ringelheim.

Los fallecimientos ocurrieron en el Hospital Materno Neonatal "Dr. Ramón Carrillo", que depende del Gobierno provincial, y hasta el momento no hay personas imputadas al respecto. Sin embargo, ya fueron suspendidos más de una decena de empleados de la institución y la principal sospecha apunta a una enfermera. Por ahora, el fiscal Raúl Garzón intenta determinar si la mujer cometió un error involuntario o si se trató de crímenes intencionales.

El funcionario público, a cargo de la investigación, sostuvo que se trabaja sobre "varias hipótesis", entre ellas la de "mala praxis, homicidio o negligencia", entre otras líneas investigativas. Pero si bien se barajó la posibilidad de que las muertes hayan sido causadas por algún "virus hospitalario", el fiscal y su equipo de colaboradores dieron por descartada la hipótesis de muertes por causas naturales.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Por otra parte, la denuncia y la apertura de la causa judicial originó que el Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba abriera un sumario administrativo interno que, entre otras medidas, incluye la "separación preventiva de empleados" del área neonatal. De acuerdo a distintas fuentes consultadas por BigBang, el fiscal está trabajando sobre la muerte de 5 de 10 bebés posibles y en la suspensión de “40 empleados”, aunque esto fue descartado el Ministerio de Salud provincial.

En medio de este panorama, Gladys Edith Ríos, supervisora del área de enfermería del Hospital Materno Neonatal “Dr. Ramón Carrillo”, contó en diálogo con El Doce que ella fue la que pidió que se iniciara una investigación ya que “esto pasa desde marzo”. “Tengo pruebas de que un niño se quemó o lo quemaron. Hay una ‘mano negra’ y espero que la Justicia haga justicia por estos nenes que nada tienen que ver”, aseguró.

Si bien detalló que estos bebés tenían un buen peso y que sus mamás estaban controladas, supervisora del área calificó de genocidio la muerte de los cinco bebés. "Lamento que haya pasado todo esto y que recién ahora haya salido a la luz siendo que venía pasando desde marzo", expuso Ríos. Además remarcó que los casos ocurrieron "en el internado de la planta baja donde se antienden a todos niños sanos".

La supervisora destacó que los bebés afectados "tenían buen peso y eran de mamás controladas". "Ahí se desencadena esto que yo llamo como 'noche de terror'". Ríos contó que una vez iniciadas las averiguaciones internas "entrevistaban al personal a puertas cerradas, decían que teníamos que quedarnos calladas porque estaba en investigación". "No nos daban la posibilidad de hacer una defensa a favor de las mamás", subrayó.

En su descargo, la mujer le pidió a la Justicia que haga "realmente justicia por estos niños que no tienen nada que ver" y sostuvo que "la directora tendría que haber tomado cartas en el asunto antes". La supervisora relató que vio "cosas espantosas", comentó que la situación generó "angustia" en el personal que tenía a su cargo y que solo dos empleados a su cargo fueron suspendidos en medio de la investigación. 

También explicó que ante las sospechas por la cantidad de muertes de recién nacidos en poco tiempo les hicieron retirar lotes completos de vitamina K, aunque aseguró que "no estaban vencidos". "Pusimos lotes nuevos y en el único lugar donde ha pasado esto es en el Hospital Materno Neonatal", explicó Ríos. "¿Por qué no pasó en el Misericordia que se dedica al mismo trabajo nuestro?", cerró.

Este viernes, dos familiares de los menores fallecidos rompieron el silencio. Se trata de Vanesa Cáceres, mamá de un nene que perdió la vida en marzo, y de Romina Ceja, abuela de una niña que falleció en junio. “El embarazo fue totalmente normal, controlado totalmente. No era embarazo de riesgo, sí una cesárea programada. Mi bebé nació totalmente normal, sano. Y a la hora y media se descompensó”, dijo Vanesa en diálogo con Radio Mitre Córdoba.

Sobre aquel 18 de marzo, día de la muerte de su hijo, contó que le avisaron que la causa fue por una arritmia y que en ese momento el chico comenzó a sufrir paros cardíacos. Ante esa situación -sostuvo- los médicos comenzaron suministrarle medicamentos para que reaccione su corazón. “Después empeoran las cosas. Todo eso en el mismo día, a las horas. Al tercer paro cardíaco ya no pudo continuar”, agregó.

Romina Ceja contó que su nieta “había nacido sana y en perfectas condiciones” en la madrugada del 6 de junio, y que varias horas después le notificaron la muerte. “Mi hija de 17 años había comenzado con trabajo de parto el 5 de junio y en la madrugada del 6 me avisan que mi nieta había nacido en perfectas condiciones con un poco más de tres kilos y que la mamá también se encontraba en buen estado de salud”, aseguró la mujer.

En ese sentido, denunció que casi 24 horas después, en la madrugada del 7, le notificaron que la bebé había fallecido el día anterior a las 6:45 por una “descompensación” que le ocasionó dos paros cardiorrespiratorios. “Tipo 4 de la mañana nos avisan que había nacido una hermosa bebé”, dijo la mujer. Sin embargo, todo dio un giro dramático al día siguiente, cuando se enteraron del deceso de la recién nacida: “No sabían decirnos qué pasó ni explicarnos”, agregó.

La beba -remarcó- tenía manchas rojas en su cara y una perforación al lado de la nariz. A su hija, una adolescente de 17 años, le dijeron que era algo normal del trabajo de parto y que iban a desaparecer con el correr de las horas. “Se la llevaron con la excusa de que la iban a revisar mejor para ver qué tenía la beba, pero no le confirmaron nada hasta que yo llegué. Subí a la sala donde estaba mi hija y nos comentaron que la beba estaba en cuidados intensivos”, sostuvo la abuela. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!