Secciones
Detenido por matar a sus dos padres

Las nuevas pistas en su celular y los datos que complican al supuesto parricida de Vicente López

Si bien el acusado intenta desviar la investigación, las pruebas en su contra son elocuentes.

La investigación por el parricidio de Vicente López avanza, aunque lo hace a paso lento, ya que desde que se cometió el hecho el pasado 24 de agosto, la causa ya tuvo dos detenidos, aunque la empleada doméstica ya fue liberada y ahora el principal sospechoso es Martín del Río, a quien se lo acusa de haber asesinado a sus padres.

Por fuera de que el sospechoso niega totalmente los hechos e, incluso, ahora apunta hacia su hermano como el autor del crimen, lo cierto es que existen varias pruebas que lo incriminan.

Una de esas pistas tiene que ver con el registro fílmico, el cual muestra a un hombre de contextura física similar a Del Río, saliendo de la vivienda de las víctima durante el momento del asesinato.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La otra cuestión extraña es que en ese mismo momento el acusado dejó su camioneta estacionada durante dos horas en Nuñez, donde adentro quedó su celular encendido. Según declaró él, tras una reunión que culminó a las 16 en un bar de Palermo, caminó hasta el Hipódromo de dicho barrio porteño, se tomó un taxi y volvió a su camioneta, donde permaneció hasta las 18.30 contestando mensajes de WhatsApp y mails.

Sin embargo, esa coartada es totalmente falsa. Del análisis de dos teléfonos que se secuestraron, se desprende que durante las 16.50 y las 18.30, que es el período en el que el hombre encapuchado quedó filmado, se abrió el mail de Del Río y se confirmó que no envió ningún correo en esos momentos, todo lo contrario a lo que aseguró.

"Es un gran mentiroso. En una primera revisión que hicimos del celular que usaba con frecuencia Del Río, ya comprobamos que su coartada es falsa. La tarde del 24 de agosto en la franja horaria clave, no envió ningún correo electrónico", dijo una fuente judicial a, "Tampoco durante ese horario usó el teléfono, ni con datos, ni con GSM", sumó.

Lo que se cree es que Del Río dejó su camioneta estacionada ahí de forma adrede y que hizo lo mismo con su celular, primero para no se geolocalizado y segundo para tener una cortada durante el horario del crimen.

Durante los allanamientos contra el hijo de las víctimas se pudieron secuestras dos celulares. Uno es el que usaba normalmente el hombre. Se trata de un Samsung Galaxy A80 que le fue secuestrado el día de su detención, el 7 de septiembre, cuando llegaba a su casa del barrio Barrancas del Lago del country Nordelta.

El otro es un Samsung Galaxy S8+ que fue secuestrado en el allanamiento que se hizo en un departamento que alquilaba Del Río en el edificio "Forum Alcorta" del barrio porteño de Belgrano, y que ya se determinó que usó en algún período, pero solo como "backup".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!