Secciones
Policiales

Las pruebas que incriminan al presunto femicida de "Cielo" López, la chica descuartizada en Neuquén

Alfredo Emilio Escobar fue acusado por "abuso sexual agravado, homicidio doblemente agravado por femicidio y por haberlo cometido para ocultar la violación".

La Justicia de Neuquén dictó el miércoles la prisión preventiva por 60 días para Alfredo Emilio Escobar (28), acusado del femicidio de Laura “Cielo” López, cuyo cuerpo fue hallado mutilado el domingo último en la ribera del río Limay, a la altura del paraje China Muerta, 30 kilómetros al oeste de la ciudad de Neuquén.

El hombre de 28 años fue imputado por el delito de "abuso sexual agravado en concurso real con homicidio doblemente calificado" en una audiencia en la que el fiscal jefe Agustín García le dictó la prisión preventiva por 60 días.

El fiscal planteó que alrededor de las 3.40 de la madrugada del viernes, en la localidad de Plottier, Escobar pasó a buscar a la víctima por su casa y la llevó hasta su vivienda, donde se cree que abusó sexualmente de ella.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Luego del abuso sexual, Escobar “la agredió físicamente con un elemento romo en la parte frontal de la cabeza, lo cual probablemente le haya provocado la muerte, y seccionó el cuerpo de la víctima para luego dirigirse a la zona conocida como paraje China Muerta".

"Los restos los arrojó al río Limay, en un sector denominado Los Espigones. El domingo 15 de septiembre, pescadores los encontraron en esa área”, detalló García. Además, el fiscal señaló que como indicios para dictar la prisión preventiva se tomó en cuenta el hallazgo de restos de sangre en la parte trasera de la vivienda donde vive el imputado.

Los mismos –aclaró-  fueron lavados. También se tomó en cuenta el entrecruzamiento de llamadas telefónicas entre el acusado y la víctima; y se acreditaron ubicaciones de ambos brindadas por las antenas telefónicas y que los posiciona en los lugares donde se desarrollaron los hechos.

El imputado presenta lesiones en una mano compatibles en tiempo con la fecha en la que ocurrió el femicidio. Es por ello que, García lo imputó por homicidio doblemente calificado por haber sido perpetrado contra una mujer mediando violencia de género y para procurarse impunidad (criminis causa), en concurso real con abuso sexual con acceso carnal.

El fiscal solicitó que Escobar quede detenido con prisión preventiva por seis meses, argumentando que existe riesgo de fuga y de entorpecimiento. Finalmente, resaltó que “el delito atribuido al acusado, prevé una pena de prisión perpetua”, y especificó que por la pena prevista, “el juzgamiento debería realizarse mediante un juicio por jurados”.

La jueza de garantías Ana Malvido avaló la formulación de cargos y el pedido de prisión preventiva efectuado por el representante del Ministerio Público Fiscal por seis meses.

De esta manera, los puntos fuertes de la hipótesis de la fiscalía están relacionados con las llamadas telefónicas entre ambos. De acuerdo con las antenas de celulares, Escobar llamó cuatro veces a “Cielo” a partir de las 3:10 de la mañana del viernes 13. Además, el joven de 28 años fue el último que vio a la adolescente con vida.

Según trascendió, el fiscal –a través de las antenas de telefonía- tiene por probado que Escobar la pasó a buscar por el domicilio de ella, ubicado en el barrio Los Aromos, y la llevó a su casa a las 3:40 del viernes. La distancia entre ambos domicilios es de 21 cuadras, según detalló el portal Río Negro.

Por otra parte, García sostiene que las manchas de sangre humana encontradas en los fondos de la casa del imputado son suficientes para determinar que corresponden a “Cielo”. Además, el joven intentó borrarlas, ya que se detectaron rastros químicos en las manchas.

Al mismo tiempo, el cuerpo de la víctima presentaba restos biológicos, lo que demuestra que hubo una relación sexual, y signos de sujeción en el brazo izquierdo, mientras que el imputado tiene marcas de haber dado un golpe de puño con la mano derecha.

A pesar de esto, la fiscalía debe probar, aún, que los rastros de sangre - tomó 40 muestras- pertenecen a “Cielo” López y si los restos biológicos hallados en el cuerpo de la víctima son de Escobar. Cabe destacar que para la defensa, la marca de sujeción en el brazo de la víctima es una prueba demasiado débil para sostener que “Cielo” fue “violada y asesinada”.

Lo mismo argumentó con respecto a las lesiones en la mano del imputado. También la defensa del único acusado alegó que sólo demuestran que Escobar la habría pasado a buscar a Cielo. La antena de China Muerta “abarca un área muy grande”, señalaron.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!