Secciones
Investigación

Lesiones en la piel y pinchazos: ascenderían a 13 los bebés muertos en Córdoba

Un grupo de padres convocó para este martes frente al Hospital Materno Neonatal Ramón Carrillo a todos los familiares de los bebés fallecidos para reclamar por "esclarecimiento y justicia".

La investigación por la muerte de al menos cinco bebés recién nacidos y "sanos" entre marzo y junio de este año en el Hospital Materno Neonatal Ramón Carrillo de la ciudad de Córdoba sigue a paso firme. Incluso, en los últimos días se reforzó con nuevos testimonios y denuncias, como el de Yoselín Rojas Gaspar, quien manifestó que el 6 de junio tuvo un parto normal en ese nosocomio, que su beba había nacido sana y que a los 45 minutos le comunicaron que había fallecido por un "paro cardiorrespiratorio". Al igual que los otros cuatro casos, la mujer sostuvo que luego del parto le informaron que su hija Angeline había "nacido bien, sana y sin complicaciones".

Sin embargo, reveló que tan solo 15 minutos después fue llevada a control y "a la media hora me avisaron que tuvo un paro cardiorrespiratorio y murió". Rojas Gaspar dijo que hasta el momento no había hecho la denuncia porque todavía no le entregaron los resultados de la autopsia, aunque señaló que sintió la necesidad de dar a conocer su caso para que "se investigue y se haga justicia por todos los niños" que fueron víctimas.

La primera denuncia judicial por Romina Ceja, la abuela de una de las víctimas, que, según contó, su nieta "había nacido sana y en perfectas condiciones" también durante la madrugada del 6 de junio. A pesar de eso, varias horas después le notificaron que la recién nacida había fallecido. "Mi hija de 17 años había comenzado con trabajo de parto el 5 de junio" último y en la madrugada del 6 "me avisan que mi nieta había nacido en perfectas condiciones", contó.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

De acuerdo con la mujer, su nieta nació con un poco más de 3 kilos y remarcó que la madre también se encontraba en buen estado de salud. Casi 24 horas después, en la madrugada del 7, le notificaron que la bebé había fallecido el día 6 a las 6.45 por una "descompensación" que le ocasionó dos paros cardiorrespiratorios. A su denuncia, se sumó el caso de Vanesa Cáceres, quien relató que su bebé nació y vivió 11 horas en ese hospital.

La mujer dijo que los médicos que la atendieron le informaron que el deceso se había producido por una arritmia. "Nuestro bebé nace sano luego de hacerme una cesárea. Me dijeron que tenía una arritmia, y, cuando lo pude ver ya estaba intubado. Vivió 11 horas y falleció en el día", apuntó y añadió que se quedó "con millones de dudas porque los médicos no sabían explicar qué es lo que pasó, ya que fue un embarazo totalmente controlado, totalmente sano".

Romina y Vanesa están representadas por el abogado Carlos Nayi, quien consideró "llamativo y sospechoso que ocurra la muerte de cinco bebitos en un espacio temporal relativamente corto, de madres sanas, con embarazos a término y sin inconvenientes" .Otro caso es el de María, quién relató que su hija nació sana aquel 6 de junio en la franja que ocurrieron los fallecimientos anteriores, pero sufrió lesiones que no le fueron explicadas.

Según su testimonio, horas después del nacimiento su hija cambio de color y se puso fría. "El enfermero me dijo que era normal y se fue", relató y agregó que ante el alerta de que otro recién nacido también se había descompensado los médicos se acercaron y cuando observaron que la bebé no estaba bien se la llevaron. "Me devuelven a mi hija estabilizada y con un hematoma en la espalda, que no lo tenía cuando se la llevaron", aseguró.

En ese contexto, María sumó que que por esa lesión su hija estuvo internada más de 20 días debido a una "necropsia" que se le formó en la espalda. A su vez, denunció que los médicos intentaron culparla y acusarla de haber golpeado o quemado a la bebé, quien hoy se encuentra bien pero realiza un tratamiento dermatológico por la cicatriz en la espalda. La abogada Daniela Morales, que representa a la mujer, dijo que pidió al fiscal Raúl Garzón, a cargo de la investigación por la muerte de los bebés, que sume el caso al expediente "para determinar si hubo mala praxis o intencionalidad".  Además, pidió que la familia de la bebé sea admitida como querellante particular en el proceso para que "se busque la verdad y se haga justicia".

La letrada sostuvo que "hay un contexto de coincidencia con los hechos que se están investigando", salvo que en este caso "la bebé sobrevivió". Por su parte Nayi, que reúne el patrocinio de las cinco madres de las víctimas fatales, reveló que las mujeres fueron convocadas "a prestar declaración y a brindar precisiones” por la Fiscalía del Distrito 3 Turno 7, a cargo de Raúl Garzón. Además contó que las madres ya tuvieron una primera reunión con el fiscal Garzón e informó que fiscalía está trabajando a destajo sobre los hechos que trascendieron la semana pasada. "Al fiscal lo veo abocado ciento por ciento en esta tarea”, remarcó el abogado. 

En total se habla de que serían 13 los recién nacidos fallecidos entre marzo y junio de este año. Para el Ministerio de Salud la principal hipótesis es que las muertes fueron intencionales dado que los recién nacidos tenían lesiones en la piel “no acordes a la evolución de un niño sano que está cursando las primeras horas de nacido”. De hecho, la autopsia practicada a los cuerpos reveló que los bebés tenían más pinchazos de los habituales y detectaron la presencia de cantidades elevadas de potasio. “Son bebés que nacieron sanos, sin factores de riesgo, y de un momento a otro tuvieron complicaciones”, relataron en Salud.

El bloque de legisladores provinciales del radicalismo presentó un pedido para que el ministro de Salud local, Diego Cardozo, concurra el miércoles a la Legislatura unicameral para que dé explicaciones sobres estos hechos, y exigió al vicegobernador Manuel Calvo, presidente natural del Parlamento, que arbitre todos los medios para que concurra el funcionario.

Por otra parte un grupo de padres de los bebés fallecidos convocaron, para este martes a las 10 en el Hospital Materno Neonatal, a todos los familiares de los bebés fallecidos para reclamar por el "esclarecimiento y justicia". Por su parte, el ministro Cardozo detalló que los fallecimientos de los bebés ocurrieron el 18 de marzo, el 23 de abril, el 23 de mayo y dos (decesos) el 6 de junio de este año, y sostuvo que esos desenlaces mortales "no son algo habitual".

 

Por esta razón, pidió "castigar con todo el peso de la ley" a los responsables. La cartera de Salud realizó la denuncia judicial el 7 de julio y, según el ministro Cardozo se solicitó a la Justicia investigar 11 defunciones ocurridas en esos cuatro meses, pero precisó que "podemos inferir que seis de esos casos fueron por patologías que están dentro de las posibilidades de ocurra la muerte". "Cinco nacieron sanos y tuvieron un desenlace no esperado", dijo.

El Gobierno provincial designó el pasado viernes a las nuevas autoridades del hospital, en tanto se mantienen separados de sus funciones a 23 empleados. Mientras tanto el fiscal Garzón comenzó a tomar declaraciones a nueve enfermeras, y pidió detalles de las historias clínicas y de otra documentación sobre el suministro de las dosificaciones de inyectables a los bebés fallecidos, particularmente lo referido al potasio, además de los dos estudios de autopsia que se realizaron.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!