Secciones
Policiales

"Llegué a ir 11 veces por día al baño con sangre”: el ex marido de Julieta Prandi irá a juicio por "abuso sexual"

El Juzgado N° 3 de Garantías de Escobar también le impuso a  Claudio Contardi una restricción de acercamiento por un plazo de seis meses.

En octubre de este año, la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Nº 4 del Distrito Escobar había pedido la elevación a juicio de la causa que investiga Claudio Contardi, el ex marido de Julieta Prandi, acusado de abuso sexual "con acceso carnal agravado", tras la declaración del empresario.  En el dictamen, el fiscal a cargo de la causa, Christian José Fabio, consideró que debe calificarse la conducta atribuida a Contardi como "constitutiva del delito de abuso sexual con acceso carnal agravado por causar un grave daño en la salud mental de la víctima", teniendo en cuenta lo que surge de las pericias realizadas a la modelo.

Lo cierto es que tan solo dos meses después, la Justicia aceptó el pedido del fiscal y elevó a juicio la causa contra el hombre de 52 años. Cabe remarcar que además de la elevación a juicio, el fiscal había solicitado que se disponga una medida cautelar de prohibición de acercamiento del imputado a la denunciante, como así también la prohibición de ingreso al domicilio que compartían.

Por esta razón, el Juzgado N° 3 de Garantías de Escobar también le impuso al empresario una restricción de acercamiento por un plazo de seis meses. Sin embargo, no hizo lugar al pedido de la defensa de la actriz de colocarle una tobillera electrónica o embargarle las cuentas.  “La verdad que es un alivio, igual entiendo que puede haber una apelación más”, sostuvo Prandi en diálogo con TN.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Según se describe en el escrito, el imputado "abusó sexualmente en reiteradas oportunidades de la misma, ejerciendo amenazas y violencia física sobre ella", mientras la víctima "se negaba a ello, ejerciendo el sindicado Contardi violencia psicológica" y hallándose "la víctima Prandi en una relación asimétrica de poder, no pudiendo consentir libremente la acción".

Los hechos, que ocurrieron en "fecha indeterminada, entre el 28 de julio del año 2015 y el mes de marzo del año 2018", fueron denunciados penalmente por la modelo el 13 de octubre de 2021 ante la Comisaría de la Mujer y Familia de la localidad de Martínez. Luego, el 13 de abril último, ratificó su denuncia con "un relato detallado de los abusos sexuales reiterados que sufriera por parte de quien fuera su pareja".

El fiscal, quien solicitó sea juzgado por el Tribunal de Jurados, consideró: "A esta altura, teniendo en cuenta lo que surge de la pericia psicológica realizada a la víctima, que los hechos traumáticos padecidos por la víctima en forma reiterada en el tiempo, provocaron un grave daño en la salud mental de la misma". 

Acerca de las declaraciones de Contardi, el dictamen detalla que "presentó un escrito de declaración espontánea donde refiere negar los hechos denunciados por Prandi, manifestando que la misma nunca con anterioridad había efectuado manifestaciones con relación a ello pese a haberse generado durante su separación diversas situaciones judiciales que hubiera dado lugar a efectuar a ese tiempo tales insustentables manifestaciones".

Además, el empresario sostiene allí que "tuvieron las relaciones sexuales propias del estado matrimonial". En respuesta, el fiscal manifestó que "denunciar un abuso sexual es un proceso doloroso, complejo y traumático, al que las mujeres difícilmente quieran o puedan someterse por su propia voluntad". "Si con anterioridad a la fecha en que se radicó la denuncia Prandi no lo hizo de ningún modo invalida el relato de la misma; advirtiendo entonces del propio relato del imputado un estereotipo discriminatorio en razón de género que no puede ser aceptado", remarcó Fabio.

Respecto al material probatorio, el escrito cita a la Corte Interamericana de Derechos Humanos que "reconoció que los dichos de las mujeres víctimas constituyen un elemento probatorio fundamental en esta especie de procesos y que dada la naturaleza de esa forma de violencia no se puede esperar pruebas gráficas o documentales". "No basta con exigir que se juzgue con perspectiva de género (...) es necesario que se actúe con la debida diligencia, reforzada por los estándares que imponen los instrumentos internacionales que rigen la materia, concretando una investigación seria, efectiva, sin dilaciones, exhaustiva y que explore todas las líneas posibles", expresó el fiscal.

Por otra parte, la denuncia señala que el acusado realizaba amenazas de muerte contra Prandi y le decía: "Si fueras hombre, no te dejo un solo hueso sano... Vos no vas a cumplir más años, vas a recibir una corona". Según contó la modelo en su declaración, las violaciones sucedieron “dos o tres años antes de la separación". La relación había comenzado en 2009, cuando se fueron a vivir juntos a un departamento en Avenida Del Libertador al 6600, en Núñez.

En su declaración, Julieta confesó que, tras el nacimiento de su segundo hijo, Contardi se puso “más agresivo verbalmente”. Y completó: “Tambén comenzó a controlar su vida para alejarla de mis seres queridos”. Luego dio detalles aberrantes sobre los abusos sexuales de los que fue víctima.

En el expediente, Prandi afirmó sobre las violaciones sexuales a las que fue sometida casi a diario: "Llegada la noche, encontrándose durmiendo, Contardi la tomaba del cuello, del cabello, por detrás y comenzaba a penetrarla... Ello lo hacía habitualmente y cuando tenía ganas y cuanto más la declarante le decía que no quería, él más se empeñaba en hacerlo". "¿Qué? ¿Estás con alguien, putita?", le preguntaba su ex mientras la sometía y ella se negaba.

En ese sentido, Julieta dijo: “Era tal el rechazo que cuando él llegaba a la casa, yo sentía ganas de vomitar. Me descomponía del miedo que le tenía”. Y agregó: “Él constantemente amenazaba con hacerle algo a mis padres y familiares si no hacía lo que él quería". Por las violaciones sexuales, Prandi también dijo que tuvo gravísimos problemas de salud: “Llegué a ir 11 veces por día al baño con sangre”.

Por esos motivos, Contardi habría realizado violencia de género y le repetía que “tenía un cáncer de estómago”. “Me decía que me iba a morir y que tenía que armar mi testamento”. El abogado de Prandi, Fernando Burlando, había hablado en Argenzuela, el programa de Jorge Rial en C5N, y dijo que pedirá, al menos, 25 años de prisión para contardi. Como el ex marido de la modelo negó los abusos, el letrado dijo: "Sería bueno que Contardi lea las pericias de la causa porque ahí está asentado que Julieta se manifestó con veracidad y los legistas en psicología y psiquiatría registran el abuso sexual. Vos te sentás a hablar con Julieta y no es necesario ser especialista para darte cuenta de todo lo que pasó".

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!