Secciones
Mala praxis

Llevó a su nena de tres años con fiebre al Hospital de Reconquista, no la atendieron y murió

Desde hace un año y seis meses, Mauro Ramoa reclama por una Guardia Pediátrica tras la muerte de su hija Valentina, a quien afirma que dejaron morir por la demora en su atención. 

Desde hace poco más de un año, Mauro Ramoa, un comerciante de 43 años del norte de Santa Fe, mantiene una difícil y dolorosa batalla con el Hospital Central de Reconquista, dirigido por el Dr. Fabián Nuzarallo. Este enfrentamiento se remonta al domingo 13 de octubre de 2019, cuando Ramoa y su mujer, Analia Queral, por entonces estudiante del Profesorado de Geografía, perdieron a su hija, Valentina Ramoa Queral, de 3 años. La pequeña había comenzado a manifestar un estado gripal el miércoles anterior a su muerte y al ver que su salud no mejoraba con los días, sus padres optaron por llevarla al pediatra el sábado 12.

Pero su sorpresa e indignación fue enorme al descubrir que el pediatra de la menor no trabajaba los fines de semana. Como la fiebre de Valen, tal y como le decían sus papás, subía y no lograban bajarla, y al mismo tiempo comenzó a sentir fuertes dolores estomacales, decidieron trasladarla de urgencia a la guardia del Hospital Central de Reconquista. Pero su llegada al nosocomio coincidió con el ingreso de un grupo de heridos que se enfrentaron con armas blancas en la cancha de carreras de La Sombra Negra, donde habían estando apostando y bebiendo alcohol. Como la guardia sólo contada con dos clínicos ateniendo, decidieron cerrarla hasta curar a las personas heridas.

Ramoa, Queral y su hija Valentina esperaron durante tres horas la llegada de un médico que los atendiera, pero nadie los ayudó y debido al delicado cuadro de la pequeña de tres años, decidieron llevarla a una clínica privada donde la medicaron y lograron bajarle la fiebre. Pero esta solución fue solo pasajera, ya que a la noche la cosa volvió a complicarse y la nena no pudo dormir por los dolores que tenía. Por esta razón, decidieron llevarla nuevamente al Hospital Central de Reconquista, donde la pequeña quedó internada y terminó falleciendo a las pocas horas, luego de ser diagnosticada con “neumonía grave”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

BigBang dialogó con Mauro Ramoa, quien desde el fallecimiento de su hija  por la falta debida atención mantiene una incansable lucha con los directivos del Hospital Central de Reconquista en reclamo de una guardia pediátrica  "Mi hija fallece en el hospital público. Es un hospital, supuestamente, modelo y de alta tecnología, pero no tenía los recursos para atender a mi nena. Ella fallece por falta de atención médica. El Hospital tenía y tiene faltante de personal e insumos. Pero lo peor fue la falta de atención médica y de profesionales que trabajan en la región. Como no la atendieron a tiempo, a Valentina se le mezcló un virus que le provocó una falla multiorgánica", contó.

Desde hace un año y seis meses, Ramoa viene exigiéndole a los directivos del hospital una guardia pediatrica. "El Hospital Central de Reconquista comprende alrededor de 400 mil personas. Hay sanatorios públicos en la zona, pero no tienen la complejidad de este nosocomio ni una guardia pediátrica. Acá los fin de semana, los pediatras desaparecen. Por eso terminas en el Hospital público y hace años qué hay una deficiencia enorme en atención. Por culpa de la pandemia no pude seguir reclamando, pero no es un reclamo injusto, la gente siempre me acompañó y llegamos a hacer marchas de 3 mil personas", sostuvo.

Y agregó: "Actualmente se han internado 120 personas con COVID-19 y murieron 109, entre ellos enfermeras. ¡Es una locura lo que pasa en este hospital! . Yo empecé a hacer marchas en enero, pero con un afiche de mi hija voy mes a mes a la puerta del hospital. En vez de contratar más enfermeros, pusieron sobre turnos. El Hospital Central de Reconquista deriva 4 mil personas porque no les encuentran soluciones a sus dolencias. Solo hay dos médicos que tienen que atender de Calchaquí (municipio del departamento Vera, provincia de Santa Fe) a Florencia (ciudad al Noreste de la provincia de Santa Fe). Toda esta distancia comprende el Hospital". 

Mauro Ramoa también es padre de Agustín, de 8 años, y recuerda con mucho dolor la muerte de su hija, ya que sostiene que la podían haber salvado si se la atendía como correspondía. "No digo que aquellas personas heridas por pelearse con cuchillos valgan menos o más que mi hija. Pero atendieron a tipos borrachos que habían estado apostando en una carrera y que se pelearon a punta de armas blancas, y a mi hija la dejaron morir como a un perro. Suspendieron la guardia para atenderlos a ellos. A mi me duele en el alma, hoy lo puedo contar porque ya lo hice tantas veces pero la pérdida de un hijo es el dolor más grande del mundo", sostuvo.

En este contexto, recordó que se le pasó por la cabeza "quitarse" la vida, pero que no lo hizo porque quiere luchar por su hijo y dejarle un país mejor. "Yo no quiero dejarle a mi hijo un país con esta deficiencia médica. La única vez que la voy a volver a ver a mi hija es cuando me muera. Yo ya no la voy a ver más. Agustín no tiene idea porque se fue su hermana. No le deseo a nadie que esté en mis zapatos. Mi mujer algunas veces no quiere hablar o trata de evitar este tema porque le hace muy mal. Ella es simpática y lo trata de sobrelleva, pero tuvimos que esconder la ropa de la nena, tratamos de no frecuentar los lugares donde íbamos con ella. Mi nene nos pide otro hermanito y nos dice que extraña a Valen", contó.

Y siguió: "Pero no sabemos qué decirle. Mi mujer ya no puede tener hijos. Nuestro plan de vida era tener dos hijos, criarlos y que no les faltara nada. Cuando ves algo o pasas por algún lugar donde es ibas con ella, se te parte el corazón". Según le remarcó a este sitio, su pedido es simple: dos o tres pediatras para una guardia. "Están utilizando el sistema de que cuando llega un enfermo, una enfermera tiene que evaluarlo y determinar si debe ser atendido o tiene que esperar. Y eso tampoco funciona. Este gobierno y el Ministerio de Salud no están buscando soluciones. Solo ponen parches, pero las ambulancias no funcionan y ni siquiera tiene una morgue el hospital", resaltó.

Sin guardia pediátrica y médicos precarizados: la actualidad del Hospital Central de Reconquista

La actualidad del Hospital Central de Reconquista preocupa a propios y extraños. Según pudo saber este portal, el personal que trabaja actualmente en ese lugar se encuentra precarizado. "Todos fueron contratados a causa de la pandemia del coronavirus y no pasaron por una evaluación previa", le confirmó una fuente a este sitio. Carlos del Frade, Diputado Provincial, elevó un pedido al Poder Ejecutivo, a través de sus organismos correspondientes, para que informe lo qué está sucediendo en el Hospital Regional de Reconquista, cabecera del departamento General Obligado.

En el escrito, el diputado busca conseguir un informe detallado de la gestión provincial en los últimos dos años, la identificación de los actores que se hacen cargo de la facturación, el total de esa facturación y el destino de la misma. También busca saber la situación del personal del Hospital. la relación laboral del personal de enfermería y la respuesta del gobierno provincial con respecto a la denuncia de ATE Reconquista que habla de una situación de “desmadre” en el Hospital Regional. Según afirma, la situación interna de dicho nosocomio parece complicarse con el paso del tiempo: esxisten denuncias de amenazas contra los directores del hospital.

Por otro lado, un documento presentado por la Asociación de Trabajadores del Estado de aquella ciudad del norte profundo santafesino habla que “primero fue una carta en mano al fugaz ministro Parola sobre la realidad del nosocomio; después armando una intersindical para que la Asociación Gremial Médica del departamento Gral. Obligado no se hiciera cargo de la facturación del hospital (entendiendo que hay trabajadores en la institución calificados para eso); luego en medio de la pandemia reclamando sobre la falta de equipos de protección para el personal; y por último con una asamblea multitudinaria en la entrada sur del hospital en contra de la persecución, maltrato, desmanejo y falta de gestión".

Desde ATE afirman que “a la mirada privatista y de fragmentación regional que se viene proponiendo como política sanitaria en la región, se le complementan decisiones tardías y a destiempo, y siempre corriendo detrás de los problemas. Esto nos hace ver lo enormemente lejos que está esta gestión de salud local de poder hilvanar una política integral e integrada que garantice derechos y accesibilidad de los ciudadanos del norte santafesino a los servicios de salud, y además cuidar a sus trabajadores”. En pocas palabrasm los directivos del Hsital fueron denunciados por "inexistencia de diálogo" y "decisiones unilaterales desde la hegemonía médica".

Además, se les reclama "falta de organización de la demanda; la falta de gestión para sumar a tiempo personal para que no siga trabajando siempre el mismo y termine agotado como ahora; una articulación con el privado en desmedro de lo público, lo cual muestra una vez más un lugar de debilidad estructural en la complementación entre lo privado y lo público, en donde sigue la situación de solidaridad invertida donde el pobre (lo público) financia al rico (lo privado); la incorporación de personal a través de contratos Covid 19 precarizados y por debajo del salario actual, sin consultar a los gremios".

Actualmente, los profesionales que atienden en el Hospital Central de Reconquista están "extenuados, arrasados, desgastados no solo por la exigencia de la pandemia, sino por una gestión que no los cuida, no los protege, no los contiene y menos los escucha”, sostuvo en su escrito el diputado Del Frade. Valentina Ramoa Queral fue la única víctima por "mala praxis" o "abandono de persona": en octubre del año pasado, Natalia Alegre, de 36 años y cuatro hijos, falleció en el Hospital de Reconquista y sus familiares no dudaron en denunciar públicamente la "falta de atención" que recibió la mujer al ingresar al nosocomio.

Otra muerte por abandono: los familiares de una joven mamá denunciaron "falta de atención"

Alegre había ingresado el domingo 18 de octubre por la tarde a la guardia con fuertes dolores y sin poder caminar por sus propios medios. De acuerdo al relato de la mamá de la victima, Natalia ingresó a la guardia donde estuvo mucho tiempo sola y solamente le suministraron suero. Recién al otro día fue atendida: la llevaron cirugía y un medico ginecólogo se acerco para alertarlos sobre la gravedad del cuadro.

Los familiares insistieron en que si la hubiesen tratado a tiempo, otra seria la historia, “Eso me dijo el propio medico que la atendió” dijo la mamá. En ese mismo relato contó que Natalia tenía un embarazo de 3 semanas y se produjo un derrame donde perdió muchísima sangre, sin que en el nosocomio se den cuenta de la gravedad del cuadro.

Por su parte, la Dra. Carolina Cardozo, desde el Hospital Reconquista, había manifestado que “en la historia clínica, la paciente ingreso el domingo a las 17,10. A las 20 hs, se pidieron nuevamente exámenes complementarios, tenia dolores y se tomaron las medidas habituales. Inicialmente se diagnosticó un Abdomen Agudo. A las 22.30, hizo un cuadro de hipotensión. Una vez se recibieron los exámenes complementarios se pidió al traslado a piso”.

La médica dijo que luego pasó a cirugía, pero no pudo ahondar lo que pasó de ahí en adelante, porque no sabía lo que ocurrió. “Los tiempos que manejamos con una paciente estable, desde que se la trata hasta que estén los estudios complementarios y se pida interconsulta, esta mas o menos dentro de lo normal, aunque se va a realizar una investigación como en cada caso”, había dicho Cardozo.

Temas

  • Mauro Ramoa
  • hospital de Reconquista
  • Santa Fe
  • Valentina Ramoa Queral

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios