Secciones
Crimen

Los llamados, el policía y la masajista: la nueva coartada de Nahir tras el crimen

La joven mensajeó a su víctima después del asesinato. Además, intentó armar sospechas alrededor de la posible intervención de un policía en el crimen.

Desde las 5 de la mañana hasta minutos antes de las 6, Nahir Galarza estuvo enviando mensajes de WhatsApp al celular de Fernando Pastorizzo, el joven que había asesinado momentos antes. Este dato, que surge de su propia declaración ante la Justicia antes de confesar el crimen, apunta a un dato clave: la frialdad de la acusada para construir su propia coartada. 


alt title nahir galarza
Nahir preparó varias coartadas previas. 

"Como no respondía lo llamé y no contestó. El último que le mandé fue a las 5.52; yo estaba esperando a que él me llamara, porque siempre me llamaba cuando llegaba, aunque sea para decirme algo", relató la joven. 

De acuerdo a su testimonio inicial, se enteró de la muerte de Pastorizzo a la mañana siguiente mediante un llamado de Silvia Mantegazza, madre del joven.

En ese momento, teorizó sobre un posible robo y señaló que Fernando tomaba alcohol "sólo cuando salía" y que nunca lo había visto consumir drogas. 

Pero no sólo eso: adelantándose a la investigación y buscando atajar su propia culpabilidad Nahir declaró haberse enterado de que el arma homicida pertenecía a la Policía.

"Yo sabía que Fernando tenía un compañero que tenía un papá o un tío, o un pariente que era de la Policía, porque él siempre le contaba cosas que pasaban en la ciudad y que sólo sabían los policías", expresó buscando apuntar sospechas hacia la propia fuerza. 

El aporte de la masajista

Estos intentos defensivos se suman al relato de una mujer de 38 años -cuyo nombre no se difundió- quien habría trabajado como masajista para Nahir y su madre, Yamina Kroh.

alt title yamina kroh
Yamina, la madre de Nahir, habría señalado los golpes que recibió su hija.

"Me contaba que la persona que salió con ella, un chico llamado Fernando, la molestaba, la llamaba, a veces la esperaba a la salida de su casa o de los boliches. Una vez recuerdo que vino toda rasguñada a la sesión y después, en otra sesión, le vi moretones en los brazos. Y, otra vez, en la parte baja de la espalda tenía un golpe como del grande de la boca de un vaso", expresó.

Mientras tanto, el jueves 21 de diciembre,  la masajista declaró que le preguntó a la madre de Nahir sobre las marcas. "Sí, las vi, pero no puedo hacer nada, ella no me lo permite, me dice que no me meta", habría dicho Kroh.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Temas

  • Nahir Galarza
  • Masajista
  • Policía
  • Fernando Pastorizzo
  • Silvia Mantegazza
  • WhatsApp

Comentarios