Secciones
Drama

Los tíos de Sheila confesaron: "Tomamos droga y alcohol, no sabemos cómo pasó esto"

Una fuerte conmoción se vivió esta tarde, pasadas las 18, en el predio de la localidad bonaerense de San Miguel. Allí, luego de que uno de los tío de Sheila Alejandra Ayala, la nena de 10 años desaparecida desde el domingo, fuera retirado por los efectivos de la Policía Bonaerense en un patrullero para calmarlo, dieron a conocer que encontraron los restos de la pequeña escondidos en una bolsa de basura.


Fabián González Rojas, de 24 años, confesó haber matado a su sobrina. 

"No puede ser", gritaban los familiares de Sheila luego de que trascendiera que encontraron restos en el predio donde la pequeña vivía con su padre. Al tío, que no es el detenido, se lo habrían llevado para calmarlo. “Alguien se va a tener que hacer cargo de esto”, gritaba al ser llevado por la policía, supuestamente para tranquilizarlo.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El cuerpo de la nena apareció dentro de una bolsa en medio de la basura, en un predio lindero al sitio de construcciones donde vivía la familia de la nena. El cuerpo estaba a muy poca distancia de donde se había visto a la nena por última vez.

Según las fuentes, los restos estaban a un costado de una camioneta Trafic de color blanca, cubiertos con sábanas, en una bolsa de basura. "Un final triste", dijo el subjefe de la Policía, comisario general Jorge Figini.

A su vez, el titular de la Superintendencia de Investigaciones en Función Judicial de la Policía de la provincia de Buenos Aires agregó: "Tenemos un cuerpo pequeño. No tenemos la identidad ni certificado que sea la niña que estamos buscando". 

Si bien el jefe policial dijo también que no había detenidos por el caso, minutos más tarde de haber encontrado el cuerpo de la nena fueron aprehendidos Leonela, la hermana del padre de Sheila Ayala y su madrina, y su pareja, Fabián González Rojas, de 24 años.

"Tomamos drogas, alcohol y no se como llegamos a esto", habrían confesado ambos al ser demorados y llevados a declarar ante el fiscal de la causa, informó el canal Crónica TV.  Ambos fueron aprehendidos por la DDI de San Miguel. 

Leonela, la hermana del padre de Sheila Ayala y su madrina. 

Tanto González como la tía de Sheila, que está cursando un embarazo, viven en el mismo complejo habitacional en el barrio Trujuy de San Miguel, donde vivía la familia de la nena de 10 años. Ambos son padres, además, de un bebé de un año y seis meses.

Leonela había dado entrevistas a canales de televisión denunciando la desaparición de la niña y pidiendo, entre lágrimas, su pronta aparición mientras que el cuerpo de la nena yacía sin vida en su casa. 

González Rojas tiene antecedente por robo en poblado y en banda agravado en el año 2013. Su departamento está ubicado en un segundo piso, contiguo al túnel donde apareció el cadáver. "La aguanté todo lo que pude y la tiré", le habría dicho el hombre de 24 años al policía que lo detuvo. Al parecer, el cadáver de la menor habría estado en el lugar en cautiverio antes de ser arrojada al túnel envuelto en una bolsa.

Uno de los posteos de Leonela. 

La tía y madrina de la nena había encabezado la campaña por encontrar a su sobrina desde las redes sociales. "Que aparezca mi sobrina Sheila Ayala, aparecé, te estamos buscando, desapareció ayer, si alguien la vio por favor comunicarse a estos números", publicó en un posteo en su cuenta de Facebook el lunes pasado. Hoy, confesó ser la asesina de la nena de tan solo 10 años. 

El lugar donde fue encontrado el cuerpo.

En el departamento de ambos, la policía encontró bolsas y cintas sobre un colchón, idénticos con los hallados en el cadáver de la menor. Pese a esto, la confesión de ambos deberá ser reiterada ante la Fiscalía Nº20 de Malvinas Argentinas para que tenga algún tipo de validez judicial.

Aunque no confirmaron que se trataba del cadáver de la nena porque faltaba la identificación en forma fehaciente, se da por descontado que se trata de a la pequeña. Además, el jefe policial confirmó que se trataba de una muerte violenta.

"La Policía de la provincia de Buenos Aires encontró hace instantes un cuerpo en un hueco entre dos paredes de construcción, lindantes de una de las casas del lugar, y fue hallada durante un rastrillaje realizado por efectivos de la fuerza de seguridad. Por razones propias de la investigación, se deberán realizar las pericias de rigor para que sea identificado el cuerpo", informó la policía.

La familia paterna de la nena había sembrado sospechas sobre la madre de la nena, a quien se vinculaba con el narcotráfico. Sin embargo, el desenlace del caso parece desmentir esa versión con la confesión de los tíos de la pequeña. 

Luego de que se conociera el hallazgo del cuerpo comenzaron a producirse incidentes en el lugar. "Todos somos Sheila", gritaban los vecinos mientras tiraban piedras a la policía. Los efectivos reaccionaron con balas de goma y gases lacrimógenos.

El lugar dond estaba el vehículo con el cuerpo.

Ofrecen recompensa

Más temprano el Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires informó que se ofreció una recompensa de 500 mil pesos a quien pueda aportar información sobre el paradero de Sheila Alejandra Ayala, la nena de quien se desconoce su paradero desde el 14 de octubre pasado cuando jugaba en un predio cerrado de San Miguel.

"El abuelo de la nena, Pedro Ramón Ayala, de 61 años, reveló que los días previos a la desaparición, la mamá de la menor tomó una decisión extraña que hizo “ruido” en la familia. “Mi hijo me dijo ‘papá, Yanina me trajo a Sheila y me pidió que yo la tenga porque tiene problemas con gente pesada’”. Luego agregó que se enteró a través de varios vecinos que verdaderamente “estaba relacionada con la droga”, agregó el diario.

En rigor las dos familias estaban en medio de una feroz disputa y se acusaban mutuamente por la desaparición, antes de que se hubiera informado del hallazgo del cadáver.

La familia del padre de la nena acusa a la mamá por la desaparición.

Mientras seguía la búsqueda, la Justicia decidió durante la mañana que los hermanitos de Sheila fueran llevados a un Hogar de Abrigo porque sus padres no están en condiciones de contenerlos.

La medida se adoptó por la disputa que mantienen Yanina y Juan Carlos, los padres de Sheila, por la tenencia de los menores y por el cobro de las asignaciones por hijo, además del duro cruce que sostuvieron ayer a través de los medios. Se trata de una medida de protección de los niños, pero no significa que se les haya quitado la patria potestad.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!