Secciones
Insólito

Mató a su madre, a su tía, y dice que se cree gato: inició el juicio y fue echado de la sala por maulllar

Gilad Pereg está acusado del homicidio de su madre y de su tía ocurridos en enero de 2019.

El israelí Gilad Pereg (40) conocido como el “hombre gato”, afrontó hoy la primera audiencia del juicio que lo tienen como principal acusado por el homicidio de su madre y de su tía en enero de 2019. En la previa hubo diferentes trascendidos de que no iba a quedarse callado y así fue. Terminó siendo echado de la sala porque no paraba de maullar.

El peculiar episodio comenzó cuando la jueza Laura Guajerdo le preguntó: “Señor Gilad Pereg ¿este es su nombre?”. Y el imputado decidió que le tenía que dar una respuesta escueta. Solamente atinó a decir dos sílabas: “miau”. Acto seguido, la jueza le dijo: “Antes de ingresar yo le advertí que sea en silencio y con decoro, de lo contrario habrá que retirarlo a una sala contigua”, a lo que el imputado volvió a responder con un “miau”.

“Basta señor, por favor. Trasládenlo”, ordenó la magistrada, por lo que Pereg fue retirado de la sala de audiencias por efectivos de la policía provincial y alojado en una habitación contigua. Tras ello, el fiscal del caso, tomó la palabra en su alegato de apertura y pidió al jurado que no se deje “engatuzar” y que “ladre más fuerte”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El acusado de matar a su madre, Phyria Saroussy (63), y a su tía, Lily Pereg (54), a quienes enterró en el predio en el que estaba su casa, llegó maullando a la sala de audiencias y no dejó de hacerlo incesantemente hasta que fue desalojado. Vestido con un short estampado, una remera roja y sandalias, el “hombre gato” ingresó poco antes de las 9 al recinto del Polo Judicial de Mendoza, procedente del hospital psiquiátrico El Sauce, donde se encuentra detenido. Pereg comenzó a ser juzgado por un jurado popular conformado ayer por una ama de casa, una diseñadora industrial, una peluquera, una psicóloga, dos mecánicos, dos metalúrgicos y un joven desocupado, entre otros, quienes deberán definir si es culpable del doble crimen o es inimputable.

A iniciarse la jornada, los 12 miembros del jurado fueron instruidos sobre sus deberes por la jueza técnica, quien luego dio paso a los alegatos de apertura del Ministerio Público Fiscal (MPF), representado por Fernando Guzzo y Claudia Ríos.

En su exposición, el fiscal Guzzo expresó: “Pido al jurado que no se dejen engatuzar y que ladren más fuerte”. Tras ello, la fiscal Ríos solicitó un veredicto “unánime” para que Pereg sea declarado “culpable” y que su madre y su tía “tengan justicia”, mientras que la querella, a cargo de la abogada Claudia Vélez, manifestó que el acusado “estaba en pleno uso de sus facultades mentales y sabía lo que hacía”.

Los alegatos de apertura continuaron esta mañana con la defensa del “hombre gato”, a cargo de Maximiliano Legrand y Lautaro Brachetta, quienes pidieron a los integrantes del jurado que “no acepten la única versión de pedido de condena y encierro penitenciario”, que tengan en cuenta que aunque sea declarado inimputable, Pereg seguirá encerrado en un centro de salud mental y que “se comporten como humanos y no ladren como perros” como pidió el fiscal.

Entre testimonios y pericias, el jurado popular deberá analizar desde ahora hasta el 3 de noviembre (fecha prevista para que se dicte el fallo) el informe del psiquiatra forense Mariano Castex, quien tras entrevistar a Pereg ya detenido, aseguró que el acusado “está loco, tiene delirio de transformación corporal y es inimputable”.

De acuerdo con la investigación, en enero de 2019, la madre y la tía de Pereg habían arribado a Mendoza para visitar al ahora imputado, quien residía en un predio con una casa muy precaria, llena de gatos y algunos perros en estado de abandono. Las hermanas israelíes fueron vistas con vida por última vez el 12 de ese mes en ese domicilio, situado en la calle Roca al 6000, de Guaymallén, y 14 días después la Policía Científica encontró sus cuerpos mutilados y tapados con piedras y tierra en un sector del mismo predio.

Tras ser descubierto el doble crimen, Gil Pereg quedó detenido y durante su estadía en la cárcel mostró comportamientos extraños y aseguró ser “un gato”, lo que reiteró en diversas oportunidades y audiencias.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!