Secciones
Tremendo

“Me da pánico de solo verlo”: el crudo relato de la hija del hombre asesinado por el Pity Álvarez

Jacqueline Guzzardi, hija del “Gringo” Díaz, la víctima del ataque, rompió el silencio. 

“No puedo escucharlo desde que mató a mi papá. No puedo escuchar ni siquiera su nombre ni una canción de él porque me mareo y me empiezo a sentir mal. Me da pánico de solo verlo". Con esas palabras, Jacqueline Guzzardi, hija del fallecido "Gringo Diaz", el hombre asesinado por el músico Pity Álvarez, contó el calvario que vive desde la abrupta muerte de su padre.

La joven de 19 años reconstruyó por primera vez la escena de la medianoche del 12 de julio del 2018 en Villa Lugano, cuando el Pity mató de cuatro tiros a Cristian Maximiliano Díaz, más conocido como “El Gringo”. El ex líder de “Viejas Locas” huyó de la escena del crimen y al día siguiente se entregó en la comisaría. 

El asesinato del “Gringo” ocurrió frente a la puerta de acceso a la Torre 12 B del barrio Samoré, en Dellepiane Sur y avenida Escalada, en el barrio de Villa Lugano. Jacqueline fue advertida sobre que algo le había pasado a su padre y al bajar de su casa se encontró con su cuerpo tirado junto a un charco de sangre.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

“Lo reconocí al verlo. Me lo quedé mirando en estado de shock, no sabía si estaba vivo, muerto o agonizando. Estuve unos veinte minutos pensando que iba a venir una ambulancia, hasta que llegó mi mamá y nos dijeron que estaba muerto”, recordó. Al enterarse que el Pity Álvarez era el señalado por el asesinato, no supo cómo reaccionar. “Yo no lo podía creer, uno sabía que estaba re loco pero conmigo siempre se llevó bien, es más, me saludaba, no sé si conocía mi nombre pero cuando lo cruzaba me decía ´hola amiga, ¿todo bien?´”, detalló. 

"Estuve todo el 2018 tratando de comprender que mi papá ya no estaba. Lo que yo tuve que pasar no se lo deseo a nadie porque no es fácil de llevar. Cada uno lleva el dolor como puede y como le toca, la diferencia es que es una figura pública y opinan. Y para los fanáticos es intocable", sostuvo.

Guzzardi aseveró que su padre y el guitarrista se conocían del barrio pero que no eran amigos y desestimó las versiones sobre que el hombre era el dealer de drogas del músico. “Si lo mató es porque sabía quién era. El Pity andaba diciendo que le iba a meter un tiro en la pierna por robarle una mochila. Esa noche mi viejo lo invitó a pelear de manos, él no tenía armas como dijeron y no es que Pity había querido defenderse”, subrayó. 

Además, sostuvo: "En ese momento estaba bien fresquito. Se comprobó que no se había drogado con nada, que estaba lúcido. Después tiró el arma y se fue. Sabía lo que hacía". Es por eso que no cree en las versiones que señalan la inimputabilidad de Pity por su condición psíquica. "Da bronca que quieran hacerlo pasar por loco. Espero que se haga justicia, que tenga su condena y que pague. Más allá de que sea famoso, tiene que cumplir su condena", exigió Guzzardi.

“Para mí está cancelado. Si suena una canción en la radio la saco. Mis amigas hacen lo mismo, ellas saben lo que sufrí”, dijo y sentenció: "El 'Pity' me dejó mal psicológicamente, por él tengo que ir a ver a mi papá al cementerio. Él me cuidaba mucho y me protegía. Mi papá era todo, era mi favorito". 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!