Secciones
PolicialesEstremecedor

"Mi hija vio cómo se llevaron a Guadalupe": la declaración clave de una testigo y la pista más firme

La mujer dio detalles del secuestro.

Guadalupe Lucero fue vista por última vez el 14 de junio de 2021 en la casa de su tía en la provincia de San Luis, y si bien hace algunas semanas se realizó un nuevo rastrillaje cerca del lugar de la desaparición, en las últimas horas apareció un testimonio clave: el de Laura, madre de Sol, una joven que tiene un retraso madurativo y que, supuestamente, vio cómo se llevaron a Guadalupe de la calle, mientras jugaba.

"Mi hija volvió de jugar diciéndome que una señora mala le había quitado a la nena. Ella vio cómo se la llevaron”, aseguró la mujer.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

El relato de Laura, la mamá de la joven que jugaba con Guadalupe, fue muy doloroso. Mientras explicaba lo que sabía, aclaró que su hija padece un retraso madurativo que no le permite hablar del todo bien, en general cuando no puede expresarse bien, se comunica por el lenguaje de señas.

En un primer momento su familia no le creía la joven, pero luego de muchas manifestaciones de la chica de 24 años, decidieron estar atentos a sus señales. “Yo en su momento no le presté atención porque siempre la discriminan. Ella ya tiene 24 años, pero parece una niña de 10 o 12… Llegó llorando, pero yo pensé, como siempre la discriminan, que a la nena (Guadalupe) la metieron adentro y, como hacía frío, me la corrieron a ella”, dijo Laura.

No obstante, la señora detalló que su hija insistía con desesperación por “la nena”. Luego Laura aclaró que Sol fue la última persona que vio a la niña antes de ser raptada por una persona de sexo femenino, quien además la golpeó, la tiró al piso y le dijo que “se fuera a su casa”.  

El relato de Sol, tras la desaparición de Guadalupe 

Según su madre, después del episodio, la joven lloraba, gritaba que le habían quitado a su amiga y que le iban a hacer daño. Inclusive, le tiró con una zapatilla en señal de inestabilidad emocional a su mamá, algo muy raro, ya que la mujer señalo que su hija jamás fue una persona con tendencias agresivas. 

“Vino justo mi esposo, que es más tranquilo, la abrazó, le dijo ‘bueno, mañana vamos a ir a buscar a la nena’ y vamos a jugar con ella... Mi hija se tranquilizó un poco, pero a la noche no podía dormir. Como se quería levantar, tuve que sacar las llaves de la puerta”, contó.

“Ella dice que estaban jugando a la mancha en la placita. En la esquina la intercepta una señora que viene con un hombre en moto; y vienen tres motos más que se ponen alrededor. Mi nena dice que la mujer se la quita y que Guadalupe empieza a gritar ‘¡Dejame, dejame!... ¡Mamá, mamá!’”, detalló Laura. Luego de esta situación, la secuestradora le habría tapado la boca a la niña para que no grite y, según palabras de Laura, habrían golpeado a su hija, tirándola al piso y pegándole una patada una vez que estuvo en el suelo.

Siguió relatando la mujer: “Mi hija lloraba también por un bebote que ella quería y que Guadalupe se estaba llevando debajo del brazo. Entonces, la mujer agarró el bebote por la cabeza, se lo tiró y le gritó ‘¡Andate a tu casa!’”, exclamó. Laura contó, además, que sobre este episodio su hija “todo el tiempo lo recuerda y pregunta por Guadalupe". Y agregó: "A la mañana siguiente, cuando mi marido se levanta, prende el televisor y lo primero que ve es la foto de Guadalupe".

"Ahí mi hija me volvió a repetir ‘la señora mala me pegó y se la llevó’”, dijo sorprendida. Tras aquel momento, Laura no sabía qué hacer ni cómo comportarse. “Tenía que llevar a mi hija a la fonoaudióloga y fue ella quien me dijo que la llevara a la Policía, porque era a ella (a Sol) a quien le habían quitado la nena”. Tras esto, la puntana se acercó a la Comisaría 3° y realizó la denuncia el día 15 de junio por la mañana.

 A las pocas horas, Laura comentó que a eso de las 7.15 de la mañana, la tía de Lucero fue a golpear a su puerta. “Me preguntó si mi hija había venido con la nena”, afirmó. Después, aseveró que la tía de ‘Guada’ le dijo que su sobrina se había “perdido” y salió corriendo desesperadamente.

Pero Laura, en ese momento, no le dio demasiada importancia a la situación. “Mi marido vino a preguntarme quién se había perdido, pero yo le dije que la niñita (Guadalupe) seguro estaba jugando, porque en mi barrio jamás ha pasado nada”. A pesar de ello, las horas pasaron y la  mamá de Sol se percató de que algo extraño estaba sucediendo.

En diálogo con BigBang, José D'Antona, abogado querellante en la causa por la Fundación María de los Ángeles, explicó que el relato de esta chica existe casi desde el principio, aunque en un primer momento no se le quiso hacer una Cámara Gesell, ya que una psicóloga determinó que no estaba apta.

Sin embargo, luego otros profesionales acordaron que la joven podía declarar, y así lo hizo ya dos veces a través de Cámara Gesell, donde aportó nuevos datos sobre el momento en que la menor fue llevada por alguien desde la calle.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!