Secciones
Córdoba

“Mi vida quedó desgarrada”: el papá de Emi, el nene asesinado por su madre y la pareja

En su cuenta de Facebook, José Luis Messa confirmó que será querellante en la causa.


El dolor y la indignación por el asesinato de Emiliano, un nene de dos años que murió tras recibir golpes en su cabeza, todavía siguen a flor de piel en Córdoba. Tras su fallecimiento, fueron detenidos Ana Yael Piedra, la madre del chiquito, y su pareja Jonathan Martínez

 

Según los médicos, Emiliano falleció por los golpes que le propinaron la mujer de 28 años y el hombre de 26. Los tres vivían en una casa de la localidad de Villa Nueva y fue internado en el Hospital Pasteur de Villa María. Sufría convulsiones y tenía una grave lesión cerebral. Su madre había dicho que había sufrido un “accidente doméstico”.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

 

Pero los médicos dieron aviso a la Policía porque las lesiones no correspondían con lo que la madre decía. Además presentaba otros signos de palizas y torturas. Pocas horas después de permanecer en el hospital, el chiquito murió. 

 

El 24 de diciembre, el fiscal de Instrucción del Tercer Turno, René Bosio, los imputó como presuntos autores de "lesiones gravísimas calificadas" contra el pequeño en la casa que compartía con su madre ubicada Colombia 924, en barrio Roque Sáenz Peña. 

 

“Llegó la noticia que nunca uno quiere saber. Escuchar a un hermano que te diga ME LO MATARON es lo peor que escuché en mi vida”, escribió su tía Natalia, hermana de José Luis Messa, el padre del pequeño, en Facebook.

 

Tras la autopsia, la conclusión a la que arribaron los peritos médicos señala puntualmente que se “sospecha de maltrato infantil”, sobre todo por “el relato inverosímil y discordante” de Piedra y Fernández, “que no permitiría justificar la multiplicidad de las lesiones y la evolución de las mismas”, que se observaron en el niño. Se precisó que “el examen de fondo de ojos (realizado al menor) es revelador de hemorragias retinarias bilaterales en distintos estadios evolutivos”.

Además, el informe añadió que este examen permitió concluir, “en forma inequívoca”, que las lesiones fueron causadas en manera “no accidental”, por lo que se concluyó que todo fue producto “de maltrato infantil mediante la modalidad ‘física grave’, (que incluye) traumatismo encefálico abusivo, psicológico”, como así también “grave negligencia en el cuidado, existiendo alto riesgo de muerte”, episodio que finalmente ocurrió durante la víspera.

 

Hace pocas horas, José, el papá de Emiliano, declaró ante el fiscal René Bosio y luego publicó una conmovedora carta en su cuenta de Facebook, en donde dejó en evidencia el dolor por la muerte de su pequeño hijo. En ese sentido, el texto comienza de la siguiente manera: “En los últimos días, han ocurrido en mi vida y la de mi familia una cantidad interminable de situaciones que mirándolas hoy en retrospectiva lamento no haber podido cambiar”.

 

Y continuó: “Pensar hoy, que Emiliano no está conmigo, todo lo que me pierdo y perderé de verle hacer como padre eso me desgarra en vida. Quiero comentarles que me he presentado como querellante particular para que, junto a la fiscalía que interviene, podamos lograr recolectar la mayor cantidad de prueba posible a fin de que en su momento se apliquen a quienes han cometido este hecho monstruoso, una verdadera condena ejemplar”.

Además, sumó una foto del chiquito, y dijo: “También para hacer saber que nos oponemos y nos opondremos a todo pedido de levantamiento de prisión preventiva. Hoy solo pido justicia por mi hijo, Emiliano, para que no sea un olvidado más”.

Y explicó: “Aun hoy me perdura en mi cuerpo la extraña sensación de sentimientos encontrados. El vacío y angustia de escuchar que te habías ido. Pensar que nunca más estarías a mi lado; que tu cálida sonrisa quedaría guardada en mi memoria. A pesar del gran dolor que me ha causado solo hoy puedo agradecerte por el amor que me diste en tu apenas dos añitos, y saber con la certeza de que este no es un adiós. Es un ‘hasta que nos volvamos a ver’”

Por último, Messa escribió: “Me queda la paz y tranquilidad de que no sufrirás más y que ahora irás a un lugar mejor en donde puedas reír, jugar y soñar sin que tuvieras miedos. Pido y pediré por vos una condena ejemplar que la Justicia debe dictar para que exista una sociedad menos violenta, con menos niños y niñas asesinadas. TE AMO HIJITO”.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!