Secciones
Policiales

Muerte de bebés en Córdoba: la Justicia apunta a funcionarios y ampliaron la acusación contra la enfermera

La ampliación de la acusación está relacionada a los bebés que también fueron inoculados intencionalmente con sustancias tóxicas y sobrevivieron. 

La Justicia avanza a paso firme en el marco de la causa que investiga la muerte de al menos cinco bebés en el Hospital Materno Neonatal Ramón Carrillo de la ciudad de Córdoba. Incluso, en las últimas horas se amplió la acusación contra las imputadas en el caso, la enfermera Brenda Agüero y dos ex directivos del Neonatal, una de ellas es la ex directora, Liliana Asís, y se las acusó por el delito de "falsedad ideológica".

 

Si bien causa sigue bajo un estricto secreto de sumario, el fiscal Raúl Garzón, a cargo de la investigación, decidió ampliar la acusación por "falsedad ideológica" contra Agüero, acusada de “homicidio agravado reiterado por procedimiento insidioso”, la ex directora del Hospital, Liliana Asís y contra la exjefa del área de Neonatalogía Marta Gómez Flores, quienes se encuentran imputadas por los delitos de “omisión de los deberes de funcionario público”. 

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Se espera que el fiscal Garzón indague, en el curso de esta semana, a las dos ex directivas. Con respecto a la enfermera -detenida desde el 19 de agosto y acusada de inocular intencionalmente sustancias tóxicas a los bebés que luego les ocasionaron la muerte-, la ampliación de la acusación está relacionada a los bebés que también fueron inoculados intencionalmente con sustancias tóxicas y sobrevivieron. En principio, serán ocho, aunque esta lista podría ampliarse.

 

La abogada Daniela Morales Leanza, representante legal de María, una de las mamás de una de las bebas sobreviviente que nació el 6 de junio de este año, manifestó que su clienta es una de las que solicitó la ampliación de la acusación contra la enfermera. “Nosotros somos parte querellante y habíamos solicitado la ampliación de la tentativa de homicidio para la enfermera”, sostuvo la abogada.

Además, agregó que ya se aportaron elementos documentales probatorios para “acreditar esa hipótesis”. En ese contexto, dijo que entre las pruebas documentales presentadas se encuentran análisis que “confirman la inoculación intencional de potasio” que, según dijo, le dejó secuelas a la beba y resaltó que desde entonces se encuentra sometida a un “tratamiento de fisioterapia y dermatológico por pinchazos en la espalda".

 

De acuerdo a la letrada, esos pinchazos se transformaron en "hematomas" y después en "necrosis” de la piel. “La mamá llevó un embarazo controlado y su beba nació sana. Al nacer la llevaron a control y después la devuelven con pinchazos, luego viene la descompensación”, manifestó. De acuerdo con los datos oficiales, los fallecimientos de los bebés ocurrieron el 18 de marzo, el 23 de abril, el 23 de mayo y dos el 6 de junio de este año.

Los resultados de la autopsia concluyeron que dos de los cinco bebés iniciales murieron a poco de nacer en el Hospital Materno Neonatal Ramón Carrillo como consecuencia de "exceso de potasio" que fue "inyectado de manera intencional". Según el informe de la autopsia, "se detectaron sustancias tóxicas incompatibles con la vida". "Esto excluye la posibilidad de mala praxis o error”, sostuvo Carlos Nayi, uno de los abogados de las víctimas.

Semanas atrás, las mamás de las victimas se reunieron con el fiscal, dieron detalles de sus experiencias en el neonatal y apuntaron contra la enfermera: "Es un monstruo". Incluso, Damaris Bustamante, cuyo bebé falleció el pasado 23 de abril, reconoció directamente a Agüero como la responsable de la muerte de su hijo.  Además, denunció maltrato por parte de la auxiliar de salud y aseguró que la puede reconocer físicamente.

De acuerdo con Damaris, la enfermera la "maltrató" durante su estadía en el Hospital Materno Neonatal Ramón Carrillo. "Tengo pruebas de los moretones, fotos. Tengo informes del daño psicológico que ella me causó. Estoy segura de que se trata de ella, la reconozco físicamente, estuvo en sala de preparto, de parto, de recuperación, de UTI. Tuvo contacto conmigo, con mi bebé", denunció.

 

Y agregó: "Después entró a sala común a decirme que lamentaba mucho lo de mi hijo, me llamó mucho la atención que fuera amable después de tanto maltrato. Para mí, ella no hizo esto sola. Es un monstruo, las cosas que ella me dijo no se las deseo a nadie”. En tanto, Vanesa Cáceres, cuyo bebé fue el primero en fallecer en el Neonatal, afirmó: “Por primera vez, nos vamos con un poco de paz. El fiscal es un hombre comprometido. A nosotras nos da seguridad y confianza”,

Según le explicaron fuentes cercanas a la causa a este portal, la investigación tiene dos ejes centrales: "Uno lo que ha pasado concretamente con cada bebé" y el otro directamente relacionado con el ámbito de la "responsabilidad funcional" de las autoridades del hospital. Recordemos que estos casos derivaron en la renuncia del ministro de Salud provincial, Diego Cardozo, quien decidió dar un paso al costado tras el gran número de críticas.

 

Según la investigación, el ex funcionario ya estaba al tanto de lo que estaba ocurriendo desde marzo (la investigación judicial se conoció el 11 de agosto) y solamente se había iniciado un sumario administrativo interno. En su lugar asumió Gabriela Barbás, quien estaba al frente de la Secretaria de Prevención y Promoción de la Salud de esa cartera.

El siguiente paso en la investigación dependerá de las pericias psicológicas y psiquiátricas a la que deberá ser sometida la enfermera detenida por órdenes del fiscal. Los resultados preliminares de la autopsia de dos bebés nacidos el 6 de junio último concluyeron en que los decesos ocurrieron por cuadro de "hiperpotasemia" que fue causado por "por exceso de potasio inyectado de manera intencional", ya que se descartaron otras patologías, error y mala praxis en las muertes.

 

Por ahora, las mamás están convencidas de que Agüero fue la que asesinó a los bebés, aunque Damaris aclara. “No creo que haya sido sola. La creo capaz de haber hecho algo así, es un monstruo por las cosas que me dijo”. Mientras tanto, en una causa conexa, la Justicia investiga si algún funcionario judicial también había sido notificado sobre las muertes sospechosas de los bebés y no actuó al respecto.

Sin ir más lejos, el fiscal Guillermo González, a cargo de la unidad fiscal del Turno 2 en el Distrito Judicial N°1 de Córdoba, está siendo investigado en el marco de la causa, por los posibles delitos de “encubrimiento u omisión de deberes de un funcionario judicial”, tras que un forense revelara que el hombre sabía desde mayo sobre las inyecciones extrañas en recién nacidos y que no hizo nada al respecto. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!