Secciones
Policiales

Murió la estudiante de medicina golpeada en un supuesto asalto: buscan a los asesinos

Agustina era oriunda de La Pampa y se había mudado en marzo de este año a Cipolletti para comenzar sus estudios en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo).

María Agustina Fernández, la estudiante de medicina de 19 años que fue asaltada y golpeada de manera feroz, falleció anoche a causa de las graves lesiones en su cuerpo. Los médicos del hospital Pedro Moguillansky le diagnosticaron muerte cerebral por el salvaje ataque y le confirmaron el martes por la noche a Silvana Capello, su mamá, que la joven finalmente había fallecido.

La directora del hospital de Cipolletti, Claudia Muñoz, había informado en el último parte médico difundido que la estudiante se encontraba grave y no presentaba mejorías, pese a que continuaba internada con actividad cardíaca y asistencia respiratoria. Además, señalaron que, tras ser sometida a una serie de estudios, la joven nunca respondió a los estímulos. Finalmente, la familia de la víctima donará sus órganos. 

El hecho ocurrió el pasado sábado 5 de junio, entre las 19 y las 22 horas, en una casa ubicada en la calle Confluencia al 1300. Allí estaba Agustina, totalmente sola, esperando que el dueño de la casa, un amigo suyo, volviera: el joven había salido a comprar la comida. En ese momento, delincuentes entraron en el domicilió, la golpearon salvajemente y escaparon con los celulares de ambos y aproximadamente 1000 dólares que estaban en el lugar.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

La fiscalía sospecha que la estudiante de medicina se habría defendido en el supuesto robo, porque en sus manos tiene marcas compatibles con un intento de resistencia. “Ella no debía estar ahí y recibió la peor parte”, había dicho su mamá a medios locales y agregó: “No entiendo por qué tanta golpiza, le pegaron a matar. Ella recibió todos los golpes en la cabeza. Intentó defenderse, y por eso tiene la mano izquierda quebrada".

Cuando el dueño de la casa finalmente volvió con la comida en la mano se encontró con la espeluznante escena: la joven de 19 años se hallaba totalmente desfigurada, rodeada de sangre y completamente inconsciente en el piso.

Rápidamente dio aviso al 911 y una ambulancia la trasladó al hospital más cercano. En diálogo con radio LU19, Muñoz contó que Agustina fue sometida a toda clase de pruebas, sobre todo de presencia de reflejos, para determinar la presencia de actividad cerebral, algo que fue descartado con un último estudio. "Desgraciadamente hoy tenemos que decir que no; es muy triste la situación que nos toca vivir”, dijo la directora del nosocomio. 

La fiscalía continúa con la investigación para poder esclarecer el hecho y dar con el o los homicidas. Por el momento no hay detenidos en la causa. 

“Sabíamos que las expectativas ya eran malas y vinimos volando, de la peor manera. No entra en mi cabeza, no puedo entender la tremenda golpiza que le dieron. Pido justicia y que la Policía siga actuando como lo está haciendo. A mí no me cierra nada de lo que pasó”, dijo su mamá.

 Agustina era oriunda de La Pampa y se había mudado en marzo de este año a Cipolletti para comenzar sus estudios en la Facultad de Ciencias Médicas de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo).

 

El caso quedó a cargo de un equipo de fiscales conformado por Martín Pezzetta, Julieta Della Cha y Rocío Guinazú Alaniz. También participan en la investigación personal policial de la Brigada de Investigaciones, el Gabinete de Criminalística y la Unidad con jurisdicción en la zona. 

“Si bien la principal hipótesis que se investiga es la de un robo, no se descartan otros posibles móviles del ataque”, destacaron oficialmente desde el Ministerio Público Fiscal de Río Negro. Frente a la vivienda donde ocurrió todo, a pocos metros del portón que da al patio interno del domicilio, hay una cámara de seguridad que está fuera de servicio. 

Por ahora, ya se tomaron testimonios de más de una decena de vecinos y se relevaron cámaras de seguridad, tanto públicas como privadas, ubicadas en cercanías al domicilio. En total son más de 200 horas de video que están siendo analizadas de forma continua para encontrar indicios sobre el supuesto ataque de delincuentes o, de lo contrario, todas las miradas se posaran en el dueño de la vivienda, de quien cuyo nombre se desconoce pero las primeras versiones señalan que se trataría de una persona de un muy buen presente económico. 

Se pidió la intervención a la Oficina de Investigación en Telecomunicaciones (OITEL) del Ministerio Público para intentar dar el paradero de los dispositivos robados.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!