Secciones
Policiales

Murió quemada por su marido y él quedó al cuidado de los hijos: el reclamo de la familia de la victima

Verónica Soulé murió al ser prendida fuego por su esposo, y la familia de la mujer de 31 años reclama que desde entonces no pueden ver a los hijos de la víctima.

Verónica Soulé falleció el lunes 23 de marzo luego de haber sido prendida fuego por su pareja una semana antes en la vivienda que ambos compartían en la localidad de Casas, Santa Fe.

Su caso se hizo público porque fue uno de los primeros femicidios que ocurrió en la Argentina durante los primeros días de aislamiento por la pandemia del coronavirus, y ahora, a poco más de 5 meses del hecho, su familia denuncia que tras el ataque, el agresor quedó en libertad y al cuidado de los dos hijos de la pareja.

A pesar de que fue detenido por el crimen a finales de junio porque existía un riesgo de fuga, los hijos de Verónica continúan sin poder tener contacto con la familia de su madre, y al día de hoy permanecen únicamente junto a los padres del femicida.

Verónica Soulé murió prendida fuego por su pareja.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

"El 26 de junio a él lo llevaron a la localidad de Sastre, porque como me había mandado a amenazar a mí, me dijo que se iba a ir con los chicos, se decidió aprehenderlo. El 29 del mismo mes se hizo la audiencia donde el juez dictó que iba a quedar con prisión preventiva hasta el juicio, por el motivo de que tienen miedo de que se fugue con los chicos", explicó a BigBang Andrea Soulé, hermana de la víctima.

Según contó, la noche en que su hermana fue quemada, el marido de Verónica fue hasta la casa de su suegra para decirle que necesitaba ayuda porque su mujer se había quemado dentro de la vivienda que ambos compartían junto a sus hijos. "Mire como estoy por salvarle la vida a su hija", le dijo Lisandro Cabral a la madre de Verónica, mientras le mostraba sus manos heridas por el fuego.

Ante esta situación, la mujer y una de sus hijas fueron hasta la casa de la víctima, donde la encontraron tirada en el suelo y muy grave. Por desesperación, la llevaron en su auto hasta el hospital de Carlos Pellegrini, donde le hicieron los primeros auxilios, y allí el médico que la atendió le dijo a su familia que el estado de la mujer de 31 años era crítico, porque tenía el cuerpo muy quemado. Aunque finalmente fue derivada a otro centro de salud en Rosario, Soulé falleció el 23 de marzo.

Desde el momento en que la madre de Verónica llegó a la casa para auxiliarla, Cabral desapareció de la escena del crimen, y con ayuda de su familia, se llevó a sus dos hijos, de 8 y 12 años, a quienes desde entonces ni ella ni su familia volvieron a ver.

"Desde antes que falleciera mi hermana no los veo, y mi mamá los vio un día. No nos dejan verlo, entonces estamos pidiendo que por favor nos ayuden, no conseguimos respuestas de ningún lado, a cada lugar que llamamos nos mandan a otro, y así. No hay forma de que alguien nos de una solución, es nuestro derecho poder ver a nuestros sobrinos", reclamó Andrea.

Es tanto el dolor que sienten y el miedo que tienen de no poder ver más a los hijos de Verónica, que la familia de la víctima organizó para este viernes 4 de septiembre una marcha a las 14 en el acceso a Casas, con el objetivo de visibilizar su situación.

"Estamos tratando de luchar y por eso haremos una marcha, con todos los recaudos, porque no nos queda otra. Hicimos de todo y nadie nos escucha", aseguró.

Cabral está acusado de haber cometido el delito de "homicidio doblemente agravado por haber mantenido relación de pareja y por mediar violencia de género", y aunque al principio la causa no fue investigada por el anterior fiscal como un femicidio, en los últimos meses el expediente dio un giro, y finalmente el agresor fue detenido con prisión preventiva el pasado 26 de junio.

"Desde la intervención de la fiscal Del Río y la nuestra, se lo imputó. Sin embargo, las primeras líneas investigativas no fueron por femicidio, por eso estuvo libre y se quedó con los chicos. Cuando Del Río y nosotras tomamos el caso, eso se modificó y con la actual calificación se acusará a la brevedad", explicó a este portal la letrada del Centro de Asistencia Judicial Vivian Galeano, quien representa a la familia Soulé.

Sobre esto, la hermana de Verónica indicó que ahora es la familia del femicida quien no deja que ellos tengan contacto con los niños, y que a pesar de toda la situación, el Estado no interviene.

Según contó Andrea, no tienen ningún tipo de comunicación con los niños, y la única vez que la nena les mandó un mensaje, fue para decirles que ellos tenían culpa de que el papa estuviera preso. "Eso es todo lo que los abuelos paternos le meten en la cabeza. Le están diciendo cosas malas de nosotros para que ellos no nos quieran ver. Y yo pienso que esa es su coartada. Saben dónde nos duele y es no ver a los niños", dijo consternada.

Soulé tenía 31 años al momento de su muerte.

Además, a pedido de Cabral, su abogado defensor solicitó que se le hiciera a los menores una Cámara Gesell, con el objetivo de que los chicos, quienes estaban en el lugar del hecho, declaren a su favor.

"El juez dijo que si los chicos estaban en condiciones, se podía hacer en Santa Fe. Estos 5 meses lo están preparando para que los chicos digan lo que ellos quieren y por eso no nos dejan verlos, así ellos creen que nosotros somos los malos", comentó. 

A pesar de su estrategia, lo cierto es que los resultados de la autopsia indican que al momento de ser quemada, Soulé estaba boca abajo y con las manos atadas hacia atrás, lo que descarta la hipótesis de un suicidio o accidente.

"Yo tengo fe que se va a hacer justicia. Está la autopsia que lo compromete mucho y eso no miente", cerró la hermana de Verónica.

Temas

  • murio
  • Prendida fuego
  • Pareja
  • Cuidado
  • Hijos
  • Reclamo
  • Familia
  • Santa Fe

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!

Comentarios