Secciones
Policiales

Nueva imputación contra Luque, Cosachov y el resto de los acusados por el "homicidio" de Maradona

Los fiscales que investigan la muerte de Diego citaron a declaración indagatoria a los siete profesionales de la salud imputados bajo el delito de  "homicidio simple con dolo eventual". 

A comienzos de mayo se dio a conocer la conclusión de la junta médica interdisciplinaria que inició el pasado 8 de marzo y que determinó, entre varios otros puntos, que la muerte de Diego Armando Maradona se pudo haber evitado; que el astro agonizó durante 12 horas; que el control sanitario en la casa del barrio San Andrés fue “deficiente, inadecuado y temerario”; y que a Diego lo “abandonaron a su suerte”.

Los peritos oficiales señalaron que: “Si bien resulta contrafáctico afirmar que Diego Armando Maradona (DAM) no hubiese fallecido de haber contado con una internación adecuada, teniendo en cuenta el cuadro documentado en los días previos a su muerte, en un centro asistencial polivalente recibiendo una atención acorde a las buenas prácticas médicas, concordamos en que hubiese tenido más chances de sobrevida”.

Al mismo tiempo, sostuvieron que "el actuar del equipo de salud a cargo que atendía a fue inadecuado, deficiente y temerario como se registró en detalle en el presente. Según las buenas prácticas médicas y una vez resuelta la patología aguda que dio origen a su internación en Clínica Olivos (hematoma subdural) y considerando el cuadro clínico, clínico-psiquiátrico y el mal estado general debió haber continuado su rehabilitación y tratamiento interdisciplinario en una institución adecuada".

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

A raíz de esto, los fiscales que investigan la muerte de Diego, ocurrida el 25 de noviembre pasado en un country del partido bonaerense de Tigre, citaron el miércoles a declaración indagatoria a los siete profesionales de la salud imputados, entre ellos el neurocirujano Leopoldo Luque y la psiquiatra Agustina Cosachov, en la causa por "homicidio simple con dolo eventual" y solicitaron que se les prohíba su salida del país.

Las indagatorias con la calificación agravada comenzarán el próximo 31 de mayo con este orden de citación: el enfermero Ricardo Omar Almirón (37); la enfermera Dahiana Gisela Madrid (36); el coordinador de los enfermeros Mariano Perroni (40); la médica que coordinaba la internación domiciliaria para la prepaga Swiss Medical, Nancy Forlini (52); el psicólogo Carlos Ángel "Charly" Díaz (29), Cosachov (35) y Luque (39).

  • Ricardo Almirón: 31 de mayo de 2021 a partir de las 12:00 hs.
  • Dahiana Madrid: 2 de junio a partir de las 12:00 hs.
  • Mariano Perroni: 4 de junio de 2021 a partir de las 12:00 hs.
  • Nancy Forlini: 7 de junio de 2021 a partir de las 12:00 hs.
  • Carlos Díaz: 9 de junio de 2021 a partir de las 12:00 hs.
  • Agustina Cosachov: 11 de junio de 2021 a partir de las 12:00 hs.
  • Leopoldo Luque: 14 de junio de 2021 a partir de las 12:00 hs.

Todos ellos, hasta el momento, sólo habían sido notificados de que se los investigaba por “homicidio culposo”, un delito excarcelable con una pena de 1 a 5 años de cárcel, pero el equipo de fiscales de San Isidro integrado por Patricio Ferrari, Cosme Iribarren y Laura Capra, ahora los acusa formalmente de un “homicidio simple con dolo eventual”, con una pena en expectativa de 8 a 25 años.

Por otra parte, Luque también será indagado por "uso de documento privado adulterado", delito que ya le habían imputado cuando se descubrió que con una firma falsificada de su paciente pidió una historia clínica, y Cosachov por “falsedad ideológica”, ya que la acusan de haber asentado en un certificado y en una historia clínica que, en octubre pasado, el ex astro futbolístico se encontraba en buen estado de salud mental, sin ir a visitarlo.

Los fiscales sostienen que Luque, "en su carácter de médico de cabecera, violando las reglas del buen arte de curar a las que en definitiva despreció porque tenía pleno conocimiento de la sintomatología presentada por el paciente en el último período, evitó asistir y/o al menos propiciar la debida atención médica a Maradona, ya que no garantizó su debido seguimiento con controles y estudios cardiológicos".

A su vez, sostienen que "no convocó especialistas en materia cardiovascular, hepática y renal, conforme su cuadro requería, librando su destino a su suerte”. “Además, en forma sistemática, ignoró y menospreció los síntomas y signos compatibles con la insuficiencia cardíaca que le eran informados por personas ajenas al equipo médico y que personalmente tuvo la oportunidad de evaluar”, agregan.

Y afirman: "Frente a las advertencias del estado de salud del paciente relativas a su hinchazón y a la posibilidad cierta de que se encontrara cursando un edema agudo de pulmón, se abstuvo de actuar conforme las reglas del buen arte de curar, asumiendo el evidente, notorio y previsible riesgo que ello aparejaba, el que en consecuencia aprobó con desprecio, dejando al descubierto el reprobable ánimo que implicaba despreciar los claros signos que anunciaban el riesgo de muerte”.

Con respecto a Cosachov, el equipo de fiscales sostienen que tuvo "pleno conocimiento de la patología cardíaca que afectaba a la víctima, no adoptó los recaudos adecuados a su lex artis al momento de realizar las debidas visitas que el cuadro del paciente exigía, ya que al tiempo de no imponer límites al doliente, no aseguró la correcta administración de la medicación y psicotrópicos que había indicado a Maradona".

De esta manera, aclaran que la psiquiatra se desentendió "de los efectos adversos y eludiendo los controles y/o estudios apropiados a los fines de su evolución, que en el caso de los estudios cardiológicos, clínicos y bioquímicos, implicaban un imperativo ineludible”: "Evitó la asistencia correspondiente mediante el apartamiento expreso de los acompañantes terapéuticos Carlos y Alejandro Cottaro, a la vez que obstaculizó la concurrencia al domicilio de un médico clínico y un nutricionista”.

En su acusación, también resaltan que "teniendo la posibilidad real de evitar la situación de peligro objetivo que creaba su comportamiento, ante el resultado que se presentaba como previsible y evitable, permaneciendo indiferente frente a las graves falencias apuntadas que no tendió a revertir, asumió desaprensivamente los riesgos que corría la salud de Maradona, y las consecuencias que ello podía generar”.

Y concluyen: “Los síntomas visibles de desmejoramiento del paciente, como así también las advertencias de su entorno, exigían al menos la asistencia médica inmediata, circunstancia que, no sólo no procuró, sino que obstaculizó. Omitió encargarse personalmente de la reanimación del paciente al momento en que se detectó que no poseía signos vitales aquel 25 de noviembre, conforme las buenas prácticas médicas le exigían”.

Como parte de su defensa, Luque aseguró que en el entorno había personas con “intereses” que no eran “principalmente la salud de Diego”. “Hay mucha gente que hoy se pasea por canales de televisión, hablando de su salud, pero los domingos yo le mentía a mi mujer, que Diego me llamó, pero no me llamó, para ir a verlo, para ver como estaba, y estaba solo”, relató el neurocirujano en una entrevista a Telefe Noticias, donde además manifestó que fue su “médico”, su “amigo”, “todo”.

Durante la nota, grabada mucho antes de conocerse la decisión de los fiscales de citarlo bajo el delito de "homicidio simple con dolo eventual", Luque admitió que Matías Morla lo “echó” previo a la muerte de Maradona. “Él (Morla) decide eso y yo lo respeto, porque es el apoderado (…) Ese era el mundo Diego, un mundo de gente cuyos intereses a veces, no de todos pero de algunos, no era principalmente la salud de Diego”, aseguró el neurocirujano.

Y continuó: “Que digan no podés ser el médico fanático de Diego es una mentira para mí, porque sí, para estar con Diego había que tener un amor extra, era lo que yo sentía, tolerar algunas cosas de Diego (…) si no era imposible, si no, te comportabas como mucha gente se comportó con él”.

En el final de la nota, dijo que le “duele el comentario del maradoniano” que lo compara con Morla, ya que él es “médico”, no estudió “para lastimar a una persona”, y que va “al hospital del Cruce de Florencio Varela a atender al que no tiene nada. “Mi empuje, mi conocimiento, mi preparación, se la di a Diego. Mis energías yo las gasté con Diego, yo sé lo que hice por él, que hice todo lo que pude, lo que me permitieron y lo que me permitió Diego”, concluyó. 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!