Secciones
Policiales

Otro caso de mala praxis: la tenían que operar de una hernia, le perforaron un vaso sanguíneo y murió

Graciela Porsella había sufrido un pinzamiento del nervio ciático que tuvo tras caerse de una moto hace un año. Su familia denunció que fue víctima de "mala praxis". 

Graciela Porsella, de 46 años murió tras una operación de hernia de disco  en una clínica privada ubicada en calle 841 y 897 Solano, de Quilmes, y su familia no dudó en denunciar que la mujer fue víctima de un nuevo caso de “mala praxis” en suelo bonaerense.

Todo ocurrió el pasado 9 de agosto, cuando Posella ingresó a la clínica Modelo de Quilmes por una lesión en la columna (hernia de disco) y luego murió por un sangrado. El hecho se conoció esta mañana al ser denunciado por el marido de la mujer, Ramón Barrios, quien relató que el médico que operó a su mujer no le supo explicar qué le había pasado tras la operación.

Según consta en la causa judicial, el hombre explicó que Porsella fue operada, y que cuando salió del quirófano el cirujano le dijo que a ella "le había bajado la presión y no sabían el problema que tenía". "El mismo día la vuelven a operar nuevamente ya que localizaron sangrado en la zona del disco”, relató, visiblemente conmovido en diálogo con TN.

“Me dijeron que se había frenado el sangrado y suturaron una arteria, pero que su estado era crítico y que quedaba internada en terapia intensiva", agregó Barrios. Según relató, los médicos le aseguraron que la segunda cirugía había sido un éxito, pero más tarde se acercó una especialista y le confesó: "Tu esposa no tiene vuelta atrás porque tiene todos los órganos vitales muertos".

Pocas horas después, recibió un llamado y cuando se presentó en terapia intensiva, le comunicaron que su pareja había fallecido. "Todavía no me entregaron el informe de la autopsia.  Pero la autopsia dice que le perforaron un vaso”, denunció.

Y sumó: “Sé que le dañaron el vaso sanguíneo en la cirugía. El médico me había avisado que a mi mujer le iban a tener que hacer una operación de dos horas, y que después fueron cuatro. Me dijeron que iba a ser una operación simple y la mataron".

Los familiares hicieron la denuncia en la Comisaria Cuarta de Solano: el caso quedó caratulado como "averiguación causales de muerte" y es investigado por la UFI 22 del Departamento Judicial de Quilmes, a cargo de la fiscal Barbara Velazco. Graciela Porsella era la madre de cuatro hijos y buscaba recuperarse de un pinzamiento del nervio ciático que tuvo tras caerse de una moto hace un año. "Tenía mucho miedo de operarse", sentenció su marido.

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Comentarios

Graciela Porsella había sufrido un pinzamiento del nervio ciático que tuvo tras caerse de una moto hace un año. Su familia denunció que fue víctima de "mala praxis".