Secciones
Juicio

Pachelo, cada vez más complicado: una testigo aseguró que le robó el perro a María Marta

Además, un empresario declaró y dijo que el acusado lo amenazó con matarlo, tal como hizo con su propio padre.

Este martes durante el juicio por el crimen de María Marta García Belsunce declaró un testigo que aseguró que el principal imputado, Nicolás Pachelo, lo estafó con la compra de una camioneta y que al pedirle la plata, lo amenazó diciéndole que si ya había asesinado a su padre, matarlo a él y a su madre no significaba "nada”.

Se trata de un comerciante de autos de Pilar, llamado Mariano Maggi, dueño de una agencia de compra y venta de autos de Pilar, quien explicó que conoció a Pachelo de adolescente por la relación que había entre su padre y el del acusado, Roberto Pachelo, que se dedicaba al automovilismo.

El testigo comentó que en el 2000 Pachelo le compró una camioneta Jeep Grand Cherokee que tenía en consignación valuada en 25.000 dólares y que el problema se dio cuando advirtió que lo había estafado porque le pagó con cuatro cheques que vinieron rebotados porque al menos uno de ellos estaba denunciado como robado, lo que motivó que realizara la denuncia ante la Justicia.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

“A Nicolas lo inhiben y es ahí cuando empiezo a sufrir amenazas. Me rompe los vidrios de la agencia dos veces. Una vez viene Nicolás, se sienta en el escritorio y me dice: ‘Yo te rompí los vidrios y no te prendí fuego la agencia porque te considero un buen tipo’ ”, reveló Maggi.

Sin embargo, esa no fue la única amenaza que vivió. En otra oportunidad recibió un llamado telefónico en su celular, y era Pachelo, quien le dijo, según él, una frase que aún hoy no puede olvidar. “Si yo tuve huevos de matar a mi padre, imagínate que matarte a vos o a tu vieja para mí no significa nada”, confesó.

Roberto Pachelo murió de un tiro en la sien en su tosquera de Pilar en 1996, aunque la causa fue archivada por la Justicia de San Isidro como un suicidio. Aún así, siempre hubo dudas en torno a si el ahora acusado del homicidio de García Belsunce tuvo alguna relación con el episodio, algo que hoy los fiscales dejaron expuesto con la declaración de Maggi.

Por fuera de este testimonio, otra persona declaró en contra del imputado. Se trata de una mujer que trabajaba como personal doméstico en la casa del country Carmel de Pilar de una familia amiga de María Marta García Belsunce. 

Se trata de Cristina Barrientos, quien interrogada por el fiscal Federico González, explicó que trabajaba como empleada en la casa de la familia Pfister y que a María Marta la conocía porque la socióloga tenía una relación "de amistad" con su empleadora.

Barrientos explicó ante los jueces Federico Ecke, Osvaldo Rossi y Esteban Andrejin que una de las noches en las que tras sus labores solía a salir a caminar por Carmel con otras empleadas de casas de familia del barrio, la joven que trabajaba en lo de Pachelo -cuyo nombre dijo no recordar-, le confesó que el acusado había secuestrado al perro de la socióloga.

"Comentó que este señor tenía secuestrado el perro de María Marta y quería rescate", afirmó la testigo. Barrientos dijo que tenía como testigo de esa confesión que hizo la empleada de Pachelo a otra amiga suya que también trabaja en una casa de familia, llamada Silvia Monzón.

También recordó que esta situación sobre el secuestro de perro se la comentó a su "patrona", la señora Pfister, y que ella quedó "sorprendida".

 

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!