Secciones
Policiales

Pidieron 16 años de prisión para el cura de Reconquista acusado de abusar de dos niños que iban a su parroquia

Este lunes todas las partes hicieron públicos sus alegatos, por lo que el próximo miércoles se conocerá la sentencia.

El juicio contra el sacerdote Néstor Monzón, acusado de abuso sexual, inició el pasado 5 de diciembre en la localidad de Reconquista, Santa Fe, que en los próximos días llegará a su fin, entró en su etapa decisiva: ya que este lunes todas las partes hicieron públicos sus alegatos. La fiscalía pidió 12 años de prisión, mientras que las querellas, que representan a los dos niños, solicitaron que el acusado reciba una pena de 16 años de cárcel.

Néstor Monzón es juzgado por abuso sexual.

Durante todo el proceso, el cura de la Parroquia "María Madre de Dios", se declaró inocente, e incluso en las últimas horas hizo uso de sus últimas palabras para defenderse una vez más. A pesar de su relato, y de la presentación de testigos a su favor, el fiscal Alejandro Rodríguez pidió una condena de 12 años de prisión por el delito de "abuso sexual gravemente ultrajante doblemente agravado por ser sacerdote de culto reconocido y por haber contagiado a la nena de una enfermedad de transmisión sexual".

Por su parte, el abogado de la niña desestimó la prueba del HPV, pero sí sostuvo el resto de la acusación vinculada al abuso y a la condición de sacerdote. De este modo, pidieron la pena de 16 años de cárcel, igual que lo que dijo el abogado del niño, quien además defendió lo tardía de la denuncia al referir que no todos los niños pueden hablar en el momento en que son abusados y que algunos incluso no logran hablar nunca.

¿Cuánto vale la verdad?
Tu apoyo es fundamental

Los alegatos duraron cinco horas, y los abogados de los menores coincidieron en que pedirán la inmediata detención del sacerdote en caso de ser condenado. En cuanto a la defensa de Néstor Monzón, el letrado pidió la absolución de su cliente porque considera que no se ha podido probar su culpabilidad.

Los abusos habrían ocurrido en la parroquia.

Luego de las exposiciones de todas las partes, el sacerdote hizo usó de sus últimas palabras para declararse inocente. "Quiero decirles que no tiene sentido para mi seguir si me quitan lo que yo tengo para dar, que es el servir y amar a la iglesia. Cómo podría mirar yo a mis sobrinos. Cómo podría seguir viviendo, ser sacerdote, si yo hubiera cometido este delito grave del que me acusan. ¿Qué sentido tendría para mi seguir viviendo, predicando el amor de Dios? Yo hubiera preferido la pena de muerte antes que dañar a los niños que son los preferidos de Jesús, que son lo más santo y lo más puro de Dios", dijo.

Además, le habló directamente a los padres de las víctimas, y les aseguró que si pudiera mirarlos a los ojos, le diría que tengan la certeza de que él nunca tocó a los niños.

Durante las audiencias, declararon alrededor de 60 testigos, entre ellos, la psicóloga que llevó a cabo la Cámara Gesell realizada a la niña, mientras que también habló uno de los médicos que le hizo las pericias al sacerdote, lo que permitió determinar que el cura había tenido sifilis y que había sido sometido a tratamiento.

La sentencia se sabrá el próx

Esta información es clave, ya que según dijo el profesional, la prueba de HPV no se le pudo realizar para determinar si portaba esta enfermedad, aunque a pesar de eso, la familia de la menor sostiene que el acusado contagió a la nena.

Del mismo modo, durante el primer día de audiencia declararon los padres de los menores implicados, y hasta el propio Monzón abrió el debate con una exposición en la que se declaró inocente.

Las víctimas son dos niños menores de edad, tenían 1 y 3 años durante los hechos, y según se comprobó en la etapa de instrucción de la causa, fueron abusados a finales de noviembre de 2015 por el sacerdote en una casa que pertenece a la Diócesis de Reconquista, dentro de la Parroquia María Madre de Dios, donde vivía el imputado.

A raíz de esto, la denuncia contra el religioso fue realizada casi un mes después por la madre de la pequeña, y desde ese momento Monzón cumplió durante 60 días una prisión preventiva, hasta que finalmente quedó en libertad. La mamá de la niña contó que el sacerdote le contagió HVP cuando la abusó, y que además también agredió sexualmente al primo de la pequeña, que es la otra víctima que lo denunció cuando el caso ya había salido a la luz.

Tras el debate, y por decisión de los abogados querellantes, la sentencia será transmitida en vivo por los canales locales el próximo miércoles 18 de diciembre, cuando finalmente los jueces Claudia BressanSantiago Banegas y Martín Gauna Chapero hagan pública su decisión.

Temas

NEWSLETTER

Las mejores historias, todos los días

Recibilas en tu mail todas las mañanas

Suscripción exitosa! Recibiras en tu mail todas las mañanas.
Suscripción Fallida!